Bala que asesinó a vicepresidente de Televisa coincide con arma de su escolta

0
155
  • Adolfo Lagos Espinosa fue asesinado el domingo cuando circulaba en bicicleta en la carretera Tulancingo-Pirámides.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) informó que la bala extraída del cuerpo del vicepresidente de telecomunicaciones de Televisa y director general de Izzi, Adolfo Lagos Espinosa, asesinado el domingo cuando circulaba en bicicleta en la carretera Tulancingo-Pirámides, fue disparada por el arma de uno de sus escoltas.

El resultado de las pruebas realizadas por ambas dependencias (la FGJEM y la Procuraduría General de la República) es coincidente en determinar que la bala que fue extraída de músculos intercostales internos derechos de la región abdominal de la víctima, por sus características balísticas, fue disparada por el arma que portaba la persona (uno de los escoltas) que manejaba la camioneta al momento de los hechos, informó la dependencia en un comunicado.

Precisó que en el lugar de los hechos, hasta el momento se han localizado siete casquillos, los cuales, luego de las pruebas realizadas, se ha podido establecer que son .9 milímetros y corresponden a las armas que ambas personas encargadas de la seguridad de la víctima portaban en el momento de los hechos y las cuales fueron presentadas ante la fiscalía para su análisis.

Ambas personas (los escoltas) refirieron en su declaración ante el Ministerio Público que seguían a la víctima a algunos metros a bordo de una camioneta, y dispararon sus armas de fuego al percatarse de que ésta era objeto de un aparente asalto mientras iba a bordo de su bicicleta.

Horas antes, el titular de la FGJEM, Alejandro Gómez Sánchez, informó que cuenta con el retrato hablado de uno de los dos sujetos que intentaron despojar de sus bicicletas a Lagos Espinosa y a la persona que lo acompañaba. Añadió que se trata de un hombre de 30 a 35 años y que la imagen es distribuida en las comunidades aledañas al sitio del ataque, para que los lugareños colaboren en su localización.

Agregó que elementos de investigación de la fiscalía peinan la zona donde ocurrió el intento de asalto y realizan pruebas periciales a fin de determinar con exactitud cómo ocurrieron los hechos.

Señaló que se trabaja en coordinación con la Procuraduría General de la República, por lo que esperan dar resultados lo antes posible. Gómez Sánchez confirmó que la línea de investigación más sólida de lo sucedido es la de un asalto que terminó en homicidio.

De acuerdo con el testimonio de los dos escoltas de Lagos Espinosa, éste y un acompañante circulaban en bicicleta en la carretera Pirámides-Tulancingo, cuando detrás de una nopalera salieron dos sujetos, uno de ellos armado, que intentaron despojarlos de los vehículos.

Se dio un forcejeo y se escuchó una primera detonación, disparo que se alojó en el tórax del señor Lagos. Los escoltas, que iban unos metros atrás en una camioneta, bajaron de inmediato y activaron sus armas de fuego; se dio un intercambio de disparos y los dos agresores huyeron por la nopalera, relató el fiscal mexiquense.

De acuerdo con esta versión, al ver herido a Lagos, los escoltas lo subieron a la camioneta para trasladarlo a un hospital, pero se le bajó la presión a una de las llantas de la unidad y sólo llegaron a la caseta, donde encontraron una patrulla de la Policía Federal. Los agentes llamaron a una ambulancia, que llevó al herido a un nosocomio del municipio de Coacalco, donde falleció.

Gómez Sánchez indicó que entre la noche del domingo y la madrugada del lunes decenas de agentes estatales y federales, así como efectivos del Ejército acudieron a Otumba, Teotihuacán, Nopaltepec, Axapusco y comunidades de los límites con Hidalgo, donde recabaron testimonios y recuperaron celulares de personas que se dedican a cometer robos similares.

Los escoltas de Lagos Espinosa refieren que uno de los ladrones resultó herido. El fiscal informó que se rastrea dónde pudo ser atendido o si se encuentran huellas hemáticas cerca del lugar. Anoche nos comentaron de un lesionado con arma de fuego en un hospital de Pachucha, Hidalgo, pero ya confirmamos que éste nada tuvo que ver.

fuente: La Jornada

Deja un comentario