Barbosa, la cabeza sacrificable

0
144

Erick Almanza Ferrer

(parte 2)

La llegada de Martha Erika Alonso al gobierno del Estado no es un hecho definitivo pues Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) ha emprendido la defensa legal para echar abajo su virtual triunfo. Para ello lo que se busca no es que se reconozca una victoria de Luis Miguel Barbosa sino que se declare nula la elección para convocar una extraordinaria en la que, bajo el argumento de que los candidatos que contendieron no garantizan probidad y gobernabilidad, se tengan a nuevos contendientes.

Para Morena ello significa una carambola de dos bandas pues fuentes al interior de la dirigencia del partido revelan que si bien no desean la permanencia del morenovallismo en manos de la esposa del otrora gobernador Rafael Moreno Valle, Luis Miguel Barbosa tampoco les es un personaje cómodo, por lo cual el escenario de un posible fraude puede ser capitalizado a su favor para poner a un personaje afín de los intereses del lopezobradorismo.

La hipótesis no es descabellada, y los agoreros del mal, indican que la mayor muestra es que el propio López Obrador no ha señalado de manera tajante que hubo un fraude, como sí lo hiciera en 2006, cuando incluso por ello tomó por varios meses la Avenida Reforma en Ciudad de México; en este caso sólo pidió no caer en provocación ni violencia y señaló qué hay cosas irregulares que debe investigar la autoridad.

Esta presunta estrategia encuentra mayor fuerza en el discurso del propio Barbosa, quien había sentenciado que no buscaba invalidar los comicios sino que se reconociera su victoria, empero, hace algunos días se dijo dispuesto a que se echara abajo la elección, bajo el pretexto de que lo importante es no permitir un fraude.

Para la dirigencia nacional de MORENA, la apuesta no sería tan arriesgada pues se basa en la ola lopezobradorista que les dio un triunfo mayoritario en la pasada jornada, actuando bajo el supuesto de que en una nueva elección el voto les favorecería.

(Continuará)

Deja un comentario