Centro Histórico, los riesgos para comercios y empleados

1
239
  • Empresarios y trabajadores de los 10 mil comercios que se encuentran en el Centro Histórico son potenciales víctimas de los asaltantes, y ya no importa la hora, el peligro está latente.

Manuel Flores

(Parte 1)

El Centro Histórico ha sido uno de los pendientes de la actual administración, iniciando por el tema de la seguridad, pues los empleados de los más de 10 mil comercios que existen en el corazón de la ciudad son potenciales víctimas de los delincuentes que ya tienen un modus operandi de conseguir un motín.

No solo eso, los turistas y burócratas que laboran también terminan siendo una posible víctima de un hecho delictivo de los carteristas y las personas que halconean en las calles del Centro Histórico de Puebla.

De acuerdo a testimonios de diferentes personas que han sido víctimas de un hecho delictivo, esto es lo que ocurre a escasas cuatro calles a la redonda del Palacio Municipal.

Modus operandi

En el caso de los asaltantes en su modalidad sin violencia hay dos escenarios bien armados por los amantes de lo ajeno, el primero es en las calles donde se instalan los comerciantes informales, sobre la 12 y 14 Oriente – Poniente existe la presencia de lo que se llaman “halcones”, estos incluso son de los agremiados a las organizaciones de ambulantes que se encuentran en estas avenidas de la ciudad.

Observan detenidamente las posesiones que llevan las personas, su condición física y si sus aparatos o dinero se encuentra a la visa para volver más fácil el atraco, en caso de que lleven el celular en la mano y no tener una figura atlética comienzan a sonar diversos silbidos para que más adelante con un choque entre personas el dispositivo móvil cambie de dueño.

Un segundo escenario se ubica en la calle 2 Oriente entre la 4 y 6 Norte, ahí en unas oficinas de correo abandonadas se sienta una hombre -la mayoría de las veces es- de aproximadamente un metro con 80 centímetros, tez morena y delgado, observa a las personas y si lleva un teléfono móvil en la mano posiblemente será una de sus víctimas. El sujeto corre hacia la calle 6 Sur y dobla a la izquierda para ingresar a una casona que se encuentra en la 6 Oriente entre la 4 y 6 Norte.

En cuanto a los casos donde el asaltante lleva un arma punzo cortante o arma de fuero es en las noches, principalmente en los corredores donde existe un número importante de restaurantes u hoteles, un ejemplo de ello es la calle Don Juan de Palafox y Mendoza, pues en la noche llevar una camisa blanca y un pantalón negro es indicio de ser mesero y ante ello, los asaltantes buscan las propinas y/o paga del día.

Ataques a comercio

En el caso de los ataques a comercio existe otro grupo que vigila por las noches las actividades comerciales de los negocios, principalmente cafeterías, bares y restaurantes, observan por fuera cuales los accesos y los objetos de valor; tales como equipo electrónico (pantallas, bocinas). Esperan la hora del cierre, que los trabajadores, encargado o dueño abandonen el lugar y y hayan abordado sus taxis para revisar por fuera si hay cámaras de vigilancia y si cuentan con alarmas contra robos, en caso de carecer de ello inician su ataque.

Con una barreta para forzar las puertas, candados y cortinas es como intentan ingresar al comercio, el hecho debe consumarse en poco tiempo, de lo contrario abandonan el lugar en busca de un nuevo objetivo.

Continuará…

1 Comentario

Deja un comentario