Claudia Rivera y la rifa del tigre

0
251

Si cumple sus promesas de campaña, la Morenista deberá destinar 30% del presupuesto a juntas auxiliares, un aproximado de 1 mil 500 mdp, que se suma a un gasto corriente de aproximadamente 55% de los ingresos totales más el pago de la deuda. Cumplir promesas dejaría a la comuna con pocos recursos para trabajar.

Erick Almanza Ferrer

 

Las promesas hechas en campaña y los compromisos de gasto del gobierno municipal representan un alto desafío para el gobierno municipal de Claudia Rivera, pues tan sólo en una de sus promesas planteó destinar el 30 por ciento del presupuesto a las juntas auxiliares, lo cual se suma a que el gasto corriente de la comuna es en promedio del 55 por ciento del presupuesto.

Partiendo de este hecho se tendría el 85 por ciento del presupuesto comprometido para el primer año de gobierno y ello se suma a los compromisos de pago para liquidar la deuda que carga la comuna, lo que hace prever que la promesa de destinar más de un cuarto del presupuesto a las 17 juntas auxiliares del municipio, quedará sólo en palabras.

El presupuesto del municipio para este 2018 fue de 4 mil 744 millones de pesos y aunque el de 2019 se discutirá en este segundo trimestre del año, se puede tener una expectativa promedio de 5 mil millones de pesos.

Partiendo de este supuesto tendría que destinar 1 mil 500 mdp a juntas auxiliares y 2 mil 750 mdp al gasto corriente, es decir, 4 mil 250 millones.

Pero además debe abonar al pago de la deuda que, hasta diciembre de 2017, totalizó 592.8 millones, Asimismo, se reporta un contrato de modernización, complementación, renovación y mantenimiento preventivo y correctivo de luminarias, cuyo saldo era 123.2 millones, y se debe pagar además del fondo de pensiones.

Deja un comentario