Claves para entender las elecciones presidenciales de Venezuela

0
74

Aunque muchos ya se apresuran en colocarle nuevamente la banda presidencial a Nicolás Maduro, el envión final de su principal rival Henri Falcón, quien en las últimas semanas su popularidad y la intención de voto a su favor ha manifestado un crecimiento inusitado, ofrece un escenario propicio para la generación de alguna sorpresa de último momento.

Aunque algunas encuestas se animan a vaticinar un empate técnico entre Maduro y Falcón, otras le otorgan un amplio margen de intención de voto al presidente por sobre el  líder opositor.

Por su parte, la comunidad internacional, con EE.UU. a la cabeza, advierte que no reconocerá los resultados al tratarse de una elecciones que están lejos de ser libres y transparentes.

Pero, qué le espera a Venezuela en estas elecciones presidencial del próximo 20 de mayo. A continuación las claves de un  proceso eleccionario que ha generado polémica tanto afuera como adentro  de un  país  convulsionado por sus diferencia políticas y sociales.

1.- El triunfo de Maduro y la profundización de la crisis

Aunque el mundo habla de la “crisis venezolana”, para los seguidores del presidente Nicolás Maduro esta situación no es tal cual la muestra la prensa internacional. Incluso los chavistas aseguran que el momento que atraviesa Venezuela se debe principalmente a los que llaman la “guerra económica”, que lleva adelante el gobierno de Donald Trump contra el gobierno venezolano.

El propio Maduro ha sabido cimentar su poder y sacar provecho al ponerle nombre y apellido al enemigo, en este caso, Estados Unidos. El 96% de los ingresos de Venezuela provienen de la comercialización de petróleo. De lo que produce, un tercio se lo vende a Estados Unidos, lo que representa 1.5 millones de barriles por día. Hoy la empresa petrolera estatal, Pdevesa, se encuentra en bancarrota y posee conflictos de todo tipo en diferentes frentes.

Hace algunos días, Nicolás Maduro se atrevió a manifestar que si gana llevará adelante cambios profundos en la economía venezolana. Aunque las palabras de Maduro fueron interpretadas más como un gesto de desesperación ante el embate de popularidad de Falcón, que como una promesa posible de cumplir.

“Me comprometo que con la victoria presidencial dedicaré toda mi vida a construir las condiciones económicas que necesita nuestra patria, a construir el nuevo modelo económico postpetrolero, productivo y de riqueza para todos los venezolanos”, dijo el mandatario venezolano, sin profundizar en cuáles serían estas medidas.

2.- Henri Falcón, entre el oficialismo y la abstención de la MUD (Mesa de Unidad Democrática)

Para la oposición más radical, el dos veces gobernador del estado de Lara, Henri Falcón, es visto como un hombre que le hace el juego a Nicolás Maduro y que no representa la verdadera oposición a su gobierno.

Falcón se debate en un terreno de juego gris, sin demasiadas pretensiones ideológicas ni mensajes claros. Esta a medio camino entre el poder propagandístico que ostenta el gobierno y el llamado de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) a no concurrir a las urnas. 

Lo que sin dudas atraerá Falcón son a los chavistas disconformes con el modelo de Nicolás Maduro, sobre todos aquellos que consideran al actual presidente un traidor a la causa que embanderó Hugo Chávez. 

Por su parte, la oposición que encabezan hombres como Henrique Capriles o Leopoldo López (con prisión domiciliaria), ven en Falcón a un candidato que se entiende con el actual gobierno y no le perdonan su pasado chavista.

Por su parte, Falcón se reunió hace algunos días con representantes de Naciones Unidas en Nueva York para pedirle al organismo que envíe a Venezuela una misión de observación electoral.

3.- Un proceso electoral marcado por la abstención opositora

Aunque una baja participación podría favorecer a Nicolás Maduro, según los analistas, la oposición más férrea al gobierno sigue adelante con su campaña “No lo llames elección”.

La (MUD), cercana a los mensajes antichavistas de Estados Unidos, algunos países de América Latina y la Unión Europea, cree que el proceso electoral del próximo 20 de mayo está totalmente condicionado por la manipulación del gobierno y que desembocará en fraude. La inhabilitación de líderes y partidos y un supuesto favoritismo del Consejo Nacional Electoral, al que la oposición acusa de actuar en consonancia con el Ejecutivo.

Los concentraciones en la vía pública convocadas a lo largo de Venezuela por el Frente Amplio Venezuela Libre, que integra la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se han multiplicado durante las últimas semanas.

“Venezuela dice no al fraude del 20 de mayo. Sí a verdaderas elecciones libres”, es el lema que se viraliza en Twitter y en otras redes sociales desde las agrupaciones contrarias al presidente Nicolás Maduro, que buscará ser reelegido hasta 2025.

4.- El papel de la comunidad internacional

Según expertos, todas las condiciones que rodean estas elecciones presidenciales desembocan en una abierta violación de los derechos de los electores y, por ello, la oposición emprendió una campaña internacional en búsqueda de apoyo.

Países como Estados Unidos, Francia, Canadá y los integrantes del Grupo de Lima, entre los que se encuentra Argentina, Colombia y Chile, han manifestado que no reconocerán los resultados, pues consideran que la convocatoria, los tiempos y las condiciones no permiten considerar que estas serán unas elecciones libres y creíbles. A pesar de ello, el  Parlamento Europeo no observará las elecciones presidenciales.

La esperanza internacional está puesta en que, tras un triunfo de Maduro o Falcón, el arco político reconozca la victoria y el triunfador llame a a una negociación entre fuerzas chavistas, militares y opositoras, para un gobierno de transición.

Por su parte, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) reiteró a través de un comunicado su llamado a suspender las elecciones presidenciales, ya que se desarrollarán “sin garantías suficientes”.

5.- Los candidatos a la presidencia no tan opositores 

Ante la ausencia de la MUD, serán cuatro los candidatos que sueñan con arrebatarle la presidencia a Maduro. Sin embargo, la apuesta más firme para pelearle el lugar al actual presidente es la de Henri Falcón. Falcón, quien es abogado, fue dos veces gobernador del estado de Lara. Se autodefine como “progresista”, lo que le permitió tener una base de votantes tanto oficialistas como opositores. Causó la ira de la MUD al decidir inscribirse en las presidenciales.

El ingeniero Reinaldo Quijada (Unidad Política Popular 89) fue el primer candidato en inscribirse en la contienda. Se presenta como un “defensor del proceso revolucionario”, pero es crítico con Maduro.

El pastor evangélico Javier Bertucci es famoso por dirigir la Iglesia cristiana Maranatha y liderar la agrupación “El Evangelio Cambia”, que se dedica a rescatar a personas con adicciones o en situación de indigencia. Fue relacionado al escándalo de los “Papeles de Panamá” en 2016.

Por último, el empresario Luis Ratti se presenta como independiente, aunque es sabido que apoyó a Chávez y a Maduro hasta 2016, por lo que la oposición lo considera un candidato “de relleno” para legitimar los comicios.

Fuente: El Nuevo Día

Deja un comentario