El rave político del niño maravilla

0
183
  • Anaya estuvo en Puebla a días de terminar su precampaña y fue arropado por los peques albiazules, los baby panistas que volvieron el momento su hora del recreo


Erick Almanza Ferrer

Fue el rave político de los baby panistas que eufóricos se arrojaron hacia el (pre) candidatazo…literalmente.

En la víspera de que concluya la precampaña del otrora dirigente  panista, del niño maravilla, el chiken little de la carrera presidencial estuvo en Puebla para demostrar el young power de los Millenials y la generación Z del albiazul y algunos colados del PRD y Movimiento Ciudadano .

Los panistas sabían que ante lo cerrado de la próxima elección, tanto Ricardo Anaya, como Martha Erika Alonso de Moreno Valle y Eduardo Rivera Pérez necesitan un empujón, el problema fue que lo tomaron al pie de la letra y el tumulto se volcó sobre los dreamers del voto popular; la exsecretaria del PAN fue la más asustada con el slam juvenil de quienes buscaban una selfie con ellos, asfixiándolos al desbordar su emoción cual Elvira de los Tiny Toons. Lalo Rivera y Anaya sí disfrutaban la avalancha de pueblo…están acostumbrados.

La hora de recreo estaba destinada a los jóvenes asistentes; las personas más grandes prefirieron marcar distancia o quedarse en sus asientos aunque no vieran nada, pues la “chaviza” apañó los lugares al frente y cubrieron cualquier posibilidad de visión al mover sus banderas en alto y coronar el detalle subiéndose en hombros de otros o en sillas, “this is insulting and unacceptable”.

Pero aún con un total desorden, el show era para ellos, jóvenes arropando a un candidato joven (o por lo menos así se autodenominó). Es por ello que Martha Erika les dijo que en las manos de las nuevas generaciones está el destino de quién gobernará México y quién gobernará Puebla. No es para menos, el 30 por ciento del listado nominal poblano es de personas de memos de 29 años.

Luego Anaya se pronunció con un discurso combativo. Aseguró que el PRI realiza una guerra sucia contra el PAN porque les tienen miedo; sentenció que el tricolor defraudó a los mexicanos y ahora quiere apostar al olvido.

Tras el alud de aplausos y porras sostuvo que el país requiere un cambio pero no hacia el populismo que hace promesa sin decir cómo cumplirlas pues esos “son políticos charlatanes”, dijo.

Afirmó que logrará ser presidente de México, Martha Erika Alonso gobernadora y Eduardo Rivera Pérez presidente municipal. Fue ahí cuando recordaron que también estuvo Lalo pues a él no le cedieron la palabra aunque le dieron el privilegio de salir en la foto, junto a los invitados de lujo, el edil Luis Banck (quien tuvo que renunciar al sueño de quedarse en el Charlie Hall) y el hijo del gobernador, Antonio Gali López, así como Santiago Creel.

El evento en el salón Girasoles de San Andrés Cholula concluyó entre la música de Alex Syntek cuando aún tenía a la gente normal, un obsequio vintage para los presentes; en el fondo la modernidad de la sociedad kitsch …la voz de Yuawi y el movimiento naranja (na na ra na na, na na ra).

Deja un comentario