Fraile, el oscuro pasado del pastor sin rebaño

0
493

El pastor pastoreado

Erika Rivero

Era el cierre de campaña del 2010 en el estadio Cuauhtémoc… Rafael Moreno Valle era el centro del escenario que rompió en aplausos y vítores con su discurso anti-Marín… la euforia era la antesala de la victoria que ya se empezaba a sentir… mientras que su contrincante, Javier López Zavala, tuvo un resultado gris en la misma plaza, con apenas unas horas de diferencia…

Entre la larguísima fila de felicitaciones para Rafa se formó el otrora vocero de la ultraderecha y “pastor” de una extensa lista de discípulos de la organización, Francisco Fraile García.

La sorpresa del entonces candidato apenas se percibió en su saludo y abrazo efímero.
Frío.

Y es que nadie invitó a Fraile para pasar al templete de ese día dorado.

La indiferencia de los morenovallistas fue la punta de lanza de lo que le esperaba al Pastor en un sexenio en donde sintió el exilio calar en sus huesos.

Había razones.
Y de mucho peso: la traición.

Por su puesto, jamás formaría parte del primer gabinete panista que llegaría al gobierno estatal… al buen Pastor le vendrían acusaciones en su contra por desvío de recursos como delegado del IMSS y la inhabilitación por su vergonzoso desempeño.

Se le fincaron cargos, que a la larga no se hicieron efectivos.
Pero el daño ya estaba hecho.
Lo peor fue la deshonra y la exhibición pública.

El origen del exilio de Paco Fraile del poder y del círculo morenovallista fue una reunión “secreta” con su equipo de cercanos y colaboradores.

Era la mera efervescencia de la campaña del 2010 y a dos meses de que se definiera la historia que ya todos conocemos… y ya para entonces algunos intuíamos… pero para Fraile, pudo más su víscera que su agudeza política, así que, sin dudar, dio una orden a su equipo y allegados: les tenía prohibido participar, ayudar, colaborar o hasta hacerse presente en la campaña de Rafael Moreno Valle.

Y de pilón, en la de Eduardo Rivera, por la presidencia municipal de Puebla.
La justificación que dio para tal arranque fue “que lo peor del panismo” no debía llegar a gobernar Puebla.

Y que ya estaba en franco acercamiento con Javier López Zavala para planear un futuro prometedor.
Él a la cabeza del PAN, por supuesto, al ser necesario una alianza con los adversarios en el fiel de la balanza electoral, pues para entonces, la derrota habría dejado fríos a RMV y a ERP.

Por supuesto su otrora rebaño no sólo dejó de serlo, sino que fueron a delatarlo con Rafa y con Lalo.
Ellos si se percataban de la realidad y no estaban dispuestos a jugar las contras a su propio partido.

La verdad se supo y el traidor tuvo su castigo.
Casi 8 años en la congeladora.
Hoy, Francisco Fraile se alza con voz sonora para presentarse como el vocero de la candidata Martha Erika Alonso.

Y dentro de sus fugaces intervenciones en campaña, al invitar al independiente Enrique Cárdenas a unirse al PAN, su figura cansada y poco actualizada sólo alcanzó para que Cárdenas ni siquiera le contestara un “no gracias”.

Simplemente no lo peló.
Ni se tomó la molestia de responderle formalmente, y fue gracias al empeño de la prensa que Cárdenas le dedicó una frase: “voy a seguir con lo mío… otro proyecto no me interesa”.

¿Cuál será la proxima idea de Fraile?
¿Qué dirá el vocero en su proxima intervención?
Si es que tiene otra…

Deja un comentario