La última visita del tlatoani mayor a Puebla

0
169
Enrique Peña Nieto hizo lo que al parecer será última visita a Puebla como presidente de México, al acudir al Foro Global Agroalimentario

Enrique Peña Nieto hizo lo que al parecer será última visita a Puebla como presidente de México, al acudir al Foro Global Agroalimentario

Erick Almanza Ferrer

Ya nadie le grita “Peña, bombón, te quiero en mi colchón”, la música en su andar no es más la del ritmo acelerado que va de la mano con el festejo, en realidad es un tanto deprimente.

Enrique Peña hizo lo que al parecer será última visita a Puebla como presidente de México al acudir al Foro Global Agroalimentario que por tercera ocasión se realiza en Puebla, en donde participan 20 entidades y 17 países, entre ellos Argentina, Brasil, Ecuador, España y Reino Unido.

Icónico resultó que su visita fuera un día después de que Martha Érika Alonso fuera ratificada como gobernadora electa por el Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP), como si hubiera llegado “la pinche señal” de un pacto entre el priismo y el neopanismo, pero en realidad proyectaba en dado caso un pacto endeble entre lo que queda del priismo y lo que ha sobrevivido del morenovallismo y que hoy enfrentan una ola mundial de predicadores de izquierda, aunque infiltrada por la hoy agonizante derecha y el tricolor revolucionario.

Más delgado que hace casi seis años, con un semblante agotado, vencido por la edad, la presión y tal vez hasta por ser blanco de burla constante por millones de mexicanos, dio su discurso en el que aseguró que se iba dejando un campo fortalecido, “hoy podemos decir que México cuenta con un campo fuerte, productivo y competitivo, el éxito del sector agroalimentario también ha contribuido a uno de los mayores logros de esta administración, la histórica generación de empleos formales”, sostuvo.

Irónico resultaba que el mensaje de fuerza saliera de un personaje tan mermado. Simplemente no era el mismo, el dios había perdido a sus creyentes y ante la ausencia de fe su poder se desvanecía entre las sombras del pasado.

No pudo volverlo a la vida ni siquiera el discurso adulador del gobernador Antonio Gali Fayad, quien le aplaudió el trabajo hecho para que México rescatara un acuerdo trilateral con Canadá y Estados Unidos, el heredero del TLCAN que ahora se llamará USMCA, porque era un exceso llamarlo el acuerdo de Trump y los otros.

Gali aplaudió también el apoyo del Presidente para sectores como el campo, asegurando que de la mano lograron fortalecer el sector del campo en puebla que “es asunto prioritario” y que ha permitido fortalecer la seguridad alimentaria y contrarrestar los efectos de la pobreza como lo señala el Coneval.

Los aplausos forzados llegaron, las fotografías y los abrazos mientras en la lejanía algunos poblanos seguían buscando cómo sobrevivir con el dinero logrado en el agro, evitando la tentación de ser incorporados a la delincuencia, lo mismo que hace seis años.

El aire de melancolía regresaba, el sueño había terminado.

Deja un comentario