La voz del pueblo es la voz de Dios: poblana en NY

0
222
  • La corrupción y el saqueo hicieron gritar un no rotundo a todo el pueblo de México, tanto desde el interior como del extranjero, para buscar un cambio en el poder, aseveró migrante erradicada en Manhattan.

Arturo Cravioto

La ola antisistema que en México impulsó Andrés Manuel López Obrador también bañó al extranjero, sus remanentes se sintieron en Manhattan, donde desde hace un par de años, quizá más, ha generado una gran simpatía en los connacionales.

Los mexicanos, en su mayoría poblanos radicados en la llamada franja triestatal de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, han venido manifestando su simpatía al proyecto alternativo de nación del virtual presidente electo de México, y lo han mostrado tanto en tierra con movilizaciones y diversos actos, así como en aire, a través de redes sociales.

Así lo ve Griselda García Castilla, poblana radicada en “El Barrio”, sección del añejo barrio de Harlem, en Manhattan, donde se asentó la comunidad mexicana en Nueva York, en los años 80 del siglo pasado; ahí tiene una tienda llamada Tepeyac Grocery, en la Avenida Lexington, entre las calles 102 y 103.

Para ella, la llegada del Tabasqueño a la silla presidencial, después de casi 20 años de lucha y tres campañas presidenciales resultó de casi un dato divino, un destino marcado por la voz, o tal vez un grito de un pueblo agraviado, como lo viera Luis Donaldo Colosio hace casi 25 años.

En esta elección fue la primera vez que tuvo oportunidad de votar desde el extranjero, pero más allá de la final disposición de las autoridades para promover esta modalidad de sufragio, revela que lo hizo porque “sentía asco, pero se pronunció el pueblo y la voz del pueblo es la voz de Dios; se llega a un punto tan extremo de corrupción y de tanta mentira

y de tanto saqueo que por eso estamos aquí tantos millones de mexicanos y la vía democrática es la única forma, es el llamado que nos hicieron a todos y está fue la única oportunidad que tuvimos de alzar la voz”.

Al pedir su opinión sobre el fenómeno lopezobradorista en Puebla, su tierra de origen, los catalogó como “un efecto interesante, donde la gente votó por el cambio de partido, a diferencia de la federación que es la figura de López Obrador que es inigualable; no soy tan vieja, pero no creo que haya alguien que haya ganado con tanta soltura, con tanta ventaja, como lo hizo este señor.

– ¿Qué espera de López Obrador?

-Espero poco, porque estoy consciente que el cambio es de todos, debemos trabajar, la transformación será producto del trabajo en equipo, no podemos pretender que el señor cambie el país de la noche a la mañana; el proceso será largo, ni siquiera podrá ser en seis años, pero estoy consciente que se van a asentar las bases para una refundación del país.

 

El barbarismo

Griselda atiende una tienda que podría catalogarse de comercio de nostalgia mexicana; ahí junto con productos de higiene personal de la era global cuyos empaques, colores y marcas son distintivos en cualquier comercio del mundo, conviven mercancías mexicanas, latas de chiles en vinagre, tortillas empaquetadas y algunos licores tradicionales.

En esa atmósfera, propia de miscelánea de colonia popular, desde el Bronx de Manhattan, Griselda reflexiona sobre la elección en Puebla por Casa Puebla, cuyo proceso lo califica de barbárico, “compra de voto, con lo mismo, el saqueo, endeudado a nuestra querida Puebla, no sé por cuántas décadas y el despilfarro y el cinismo en su máxima expresión.

Sobre el proceso electoral y la posible resolución del mismo en los tribunales, luego de la inconformidad del candidato de MORENA, Miguel Barbosa por las irregularidades y la inconsistencia entre las encuestas de salida con los cómputos del Instituto Estatal Electoral, la señora García Castilla, conocedora del contexto de su entidad de origen, descartó que se pueda limpiar la elección, al considerar que el organismo electoral local “es la casa chica de la gubernatura, a dónde vamos a parar”.

Para finalizar la entrevista, se le pide un mensaje para la sociedad poblana, ante ello, en tono holístico la migrante poblana, luego de unos segundos de reflexión suelta:

“…No nos queda más que resistir, nadie nos gana en eso, pero estamos en un cambio de era, debemos de reorganizar, incluso nuestras propias vidas, hacer un llamado a nuestros valores, nuestras tradiciones, nuestras costumbres y principios y de ahí, hacer un paquete y arrancar de nuevo”.

Deja un comentario