¿Y si los morenovallistas sabían de la derrota?

0
399

Los conjurados

 

Erika Rivero Almazán

 

Sólo así tendrían lógica algunas decisiones, acuerdos y conductas que tomaron los morenovallistas para la elección del 1 de julio…

 

  1. Quitarle la bota del cuello a su enemigo Eduardo Rivera Pérez y premiarlo con la tan codiciada posición de la alcaldía de Puebla.

A Lalo le ofrecieron la manzana envenedad… y su ambición y codicia pudieron más que dignidad.

 

  1. Los morenovallistas cuidaron y protegieron a sus mejores cartas, entre las que se encuentran Tony Gali Jr., el propio gobernador Tony Gali, Luis Banck, como principales, mientras otros jugaron posiciones estratégicas seguras, como Marcelo García Almaguer, Pablo Rodríguez Regordosa (a través de su esposa Mónica Rodríguez Della Vecchia) y los más leales colaboradores de la pareja RMV y MAE: María Mercedes Aguilar López y David Rosas Armijo. No olvidemos al yerno de Melquiades Morales, David Villanueva, a quien bajaron de la contienda cuando las apuestas eran que se convertiría en candidato.

 

  1. Caballada flaca. El resto de los candidatos del PAN y sus alianzas eran desconocidos, de bajo perfil, otroras adversarios sacrificables (perredistas como Roxana Luna) o de confianza a quienes ya se les había premiado (Fernando Morales, Genoveva Huerta, Blanca Jiménez, El Capi). Incluso nadie tomó en serio su campaña. Muchos preferían tomarse 3 horas de desayuno en Los Almuerzos, (¿verdad Genoveva?).

 

  1. De ahí que cuando los morenovallistas proponen que Tony Jr. se baje a la segunda posición en la fórmula del senado, de inmediato se desechó la idea y ordenaron a Mario Riestra a tomar este lugar. Riestra, sin formar parte del círculo dorado, era un candidato sacrificable.

 

  1. El Ayuntamiento de Puebla no movió su maquinaria. Simplemente Luis Banck bajó la cortina y sacó las manos. Algo completamente inusitado en un periodo electoral.

 

  1. Así, la base trabajadora del Ayuntamiento apoyó a su líder sindical, Gonzalo Juárez en su búsqueda de la alcaldía por Compromiso de Puebla, partido ligado a los morenovallistas. La leyenda en los pasillos de la comuna era: “vota por la Señora pero no por Lalo”. Y lo que empezó González Juárez lo continuó Víctor Gabriel Chedraui, con Pacto Social de Integración.

 

  1. Y así, al no existir coalición en Puebla, se fragmento aún más el voto angelopolitano, que por lo regular, simpatizaba con la derecha.

 

  1. Mientras, Eduardo Rivera seguía inflando su sueño: con toda la libertad impuso a su gente en las regidurías y tomaba decisiones en el método de su campaña. Nadie le hizo sombra. Nadie detuvo a esa locomotora que iba directo al precipicio.

 

  1. Y mientras Lalo se tronaba los dedos y “pasaba el sombrero” para acumular recursos para su campaña, de parte del equipo de Martha Erika, esto jamás se verificó. Es decir, los morenovallistas no hicieron el tradicional pase del sombrero.

 

  1. Así se explica, en parte, por qué el día de la elección no bajaron los recursos a las bases, a las más pequeñas de la cadena alimenticia que se retiran felices con sus 200 pesos. Ese dinero jamás llegó. Se quedó a la mitad del camino. Se depositó en los mandos altos y uno que otro en los mandos medios. No tenía caso invertir en una batalla que de antemano ya estaba perdida.

 

  1. Por eso, a la 1 pm de aquel 1 de julio, los morenovallistas enviaron su última orden a sus operadores (incluidos presidentes municipales): “abandonen todo… sólo salven a la señora”.

 

  1. De ahí también se explica la generosidad de los morenovallistas para repartir entre la chiquillada tantas candidaturas y posiciones de privilegio. Sabían que iban a perder.

 

  1. Por eso, toda la artillería se centro de hacer ganar a Martha Erika. Y entregar el resto de las plazas de Puebla.

 

De ahí la aguerrida lucha.

Fue, es y seguirá siendo sin cuartel.

La sobrevivencia del morenovallismo así lo exige.

Por eso, pese a las denuncias y evidencias de MORENA y Luis Miguel Barbosa, jamás procederán en Puebla.

A menos que MORENA nacional y AMLO estén dispuestos a secundar la empresa de su militancia poblana.

Ahora, esa es la gran incógnita.

Depende si el caso llega a los Tribunales Federales Electorales.

Entonces conoceremos la verdad.

Toda.

Deja un comentario