NG Noticias

Ni víscera, ni emociones, ni religiones, mejor razones

septiembre 23
17:25 2016

Pablo Rodríguez Regordosa

Sigue el intenso debate acerca de la posibilidad de modificar la Ley para permitir contratos civiles entre personas del mismo sexo, pero lamentablemente la víscera, las emociones y las religiones han sido la base de la discusión, que más bien parece pleito.

Personalmente creo que la política se acaba cuando se rompe el diálogo y que las descalificaciones abundan cuando se agotan los argumentos.

Cualquier debate político y más si es público y mucho más si se tocan temas sensibles para grandes sectores de la sociedad como es el tema que nos ocupa, debiera basarse en las razones y motivaciones para que nos permita llevar un diálogo constructivo que nos acerque a perfeccionar el marco legal y nos ayude a armonizar las interacciones entre los seres humanos.

Por eso nuevamente aprovecho este espacio para plantear ideas, esperando encontrar retroalimentación con argumentos que no estén basados en la víscera, las emociones o las religiones.

Hace unos días expresé el sentido del voto del grupo parlamentario del PAN respecto de la reforma al Código Civil que a nivel federal presentó el Presidente Peña y a nivel local (en el Estado de Puebla) presentaron una diputada del PRD y otra del PVEM. El sentido del voto se funda en razones de 4 naturalezas distintas: etimológica, jurídica, democrática y política.

Desde la perspectiva etimológica, la palabra matrimonio proviene de la palabra latina matrimonium, que a su vez proviene de las palabras matrem (madre) y monium (calidad de) y lo explica Alfonso X el Sabio (1252 – 1284) en Las Siete Partidas, explicando en la Cuarta que se asocia la palabra matrimonio al acto del casamiento porque este implica la maternidad y “… la madre sufre mayores trabajos con los hijos que no el padre…”.

La razón etimológica es que la palabra matrimonio tiene una natural orientación al reconocimiento de la maternidad, situación que resulta biológicamente imposible en parejas del mismo sexo que mutuamente se guardan fidelidad.

Desde la perspectiva jurídica, el artículo primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su párrafo tercero establece que “queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”.

Es claro que las personas tenemos derecho a la autodeterminación, pero también es claro que el matrimonio no es un derecho, sino un tipo de contrato civil.

La Ley reconoce diversos tipos de contratos entre personas y normalmente reconoce y nombra de forma distinta a contratos que, aun siendo muy similares entre sí, guardan también diferencias. Ejemplo de lo anterior son las figuras de personas morales, que pueden ser “sociedad anónima de capital variable”, “sociedad de responsabilidad limitada”, “sociedad civil” entre muchas otras.

Actualmente el Código Civil establece que “el matrimonio es un contrato civil, por el cual un solo hombre y una sola mujer, se unen en sociedad para perpetuar la especie y ayudarse en la lucha por la existencia”.

Es claro, como ya fue afirmado, que resulta biológicamente imposible la procreación en parejas del mismo sexo que mutuamente se guardan fidelidad, es decir, dos personas del mismo sexo que se unan a través de contrato civil no pueden colaborar en la perpetuación de la especie y por lo tanto habría que crear otro contrato civil que distinga del matrimonio a este tipo de unión.

¿Deja de ser matrimonio un contrato entre un varón y una mujer que no pueden tener hijos? La respuesta es no, porque la imposibilidad de la procreación no se ha debido a la naturaleza de los contrayentes, sino a circunstancias accidentales de las personas, que normalmente se terminan identificando a posteriori de la celebración del contrato de matrimonio y entre ellos existe una ignorancia invencible no culpable de la imposibilidad de abonar a la perpetuación de la especie, contrario a como sería el contrato entre personas del mismo sexo, pues a priori  es evidente la imposibilidad de la procreación.

La razón jurídica es que el matrimonio no es un derecho, sino una figura contractual que describe una sociedad en particular que entre sus alcances tiene “la perpetuación de la especia”, alcance que no puede satisfacer una pareja de personas del mismo sexo derivado de la imposibilidad biológica que tienen a procrear.

Desde la perspectiva democrática, es fundamental atender la voluntad de las mayorías al tiempo que se da atención a los intereses de las minorías.

Sin duda son mucho más los ciudadanos que piden sea respetado el contrato de matrimonio como actualmente se encuentra descrito en la Ley, es decir, para describir la unión de un varón con una mujer con los propósitos de la perpetuación de la especie y para ayudarse mutuamente en la lucha por la existencia.

En la democracia también es cierto que es necesario reconocer el reclamo de las minorías, que sobre este particular solicita del Estado el reconocimiento de un contrato civil para la unión de dos personas del mismo sexo. Eso creo que también es atendible.

La razón democrática es que son más los que piden que el matrimonio describa sólo el contrato celebrado entre personas de sexo distinto que los que piden que se incluya a parejas del mismo sexo.

Finalmente, desde la perspectiva política, el Partido Acción Nacional, que es en el que milito, cuenta con una plataforma de doctrina que ha orientado su actuar desde que fue fundado. Si bien no hay una mención expresa al matrimonio, también es cierto que en la Asamblea Nacional de 2002, durante los debates de la proyección de los principios de doctrina, se hizo un claro reconocimiento del matrimonio como ese contrato entre un varón y una mujer.

La razón política es de congruencia con la doctrina del partido en el que milito, que reconoce al matrimonio como el contrato que celebran un hombre y una mujer.

Es así que, basado en las razones etimológica, jurídica, democrática y política expuestas sostengo que el matrimonio debe mantenerse como el contrato civil que reconoce la unión de un varón con una mujer con los propósitos de perpetuar la especie y ayudarse mutuamente en la lucha por la existencia y por lo tanto mi voto es en contra de las iniciativas que han sido presentadas en las que se pretende extender el alcance del contrato de matrimonio para que pueda aplicar a personas del mismo sexo.

Sostengo también que es dable que el Estado reconozca el contrato que celebren dos personas del mismo sexo, para el cual habrá que acuñar un nuevo término porque actualmente no existe ni en el derecho, ni en el diccionario uno que lo haga y establecer en el Código Civil la descripción y los alcances de ese tipo de contrato.

Así como la comunidad lésbico, gay, transexual, transgénero, bisexual e intersexual (LGTTBI) distingue con palabras diferentes, algunas incluso acuñadas por ellos, preferencias sexuales distintas entre sí, así que el derecho reconozca contratos diferentes entre sí para cuando se unan personas de sexo distinto y cuando lo hagan personas del mismo sexo.

Eso no es discriminar, sino distinguir. Justo es lo que hace la comunidad LGTTBI respecto de las preferencias sexuales de sus integrantes.

Por cierto, que alguien me explique la diferencia entre los significados de las palabras “transexual” y “transgénero” o “bisexual” e “intersexual. Congruencia por favor.

About Author

NG noticias

NG noticias

Artículos relacionados

0 Comentarios

¡No hay comentarios aún!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Síguenos

RSS

Mancera dijo que si el Frente elige a su candidato a la Presidencia por dedazo y no mediante un méto [...]

El Gobierno de la Ciudad financiará proyectos de reforzamiento a inmuebles afectados por el sismo y [...]

La CDMX accedió a 300 mdp del Fondo de Reconstrucción federal, que será potencializado a través de u [...]

Pese a que representantes legales de dueños de A. Obregón 286 rechazan que el predio sea expropiado, [...]

Ante el amparo de Uber contra el reglamento de la Ley de Movilidad, Mancera sostuvo que la regulació [...]

Clima

Puebla de Zaragoza
6°
cielo claro
Humedad: 70%
Viento: 2m/s NNO
Máx: 6 • Mín: 2
16°
Mie
18°
Jue
18°
Vie
20°
Sab
18°
Dom
Weather from OpenWeatherMap