NG Noticias

50% de candidaturas para mujeres pero sufrirán violencia e inequidad: Lucero Saldaña

50% de candidaturas para mujeres pero sufrirán violencia e inequidad: Lucero Saldaña
septiembre 30
06:30 2016
  • Exigimos la perfección a una mujer cuando pensamos que se sale de ‘su territorio’ para invadir tierras consideradas masculinas. Por eso las mujeres ‘debemos pagar un precio’. Eso es violencia.

Erika Rivero Almazán

(Parte 3)

Para las elecciones del 2018 el PRI designará el 50 por ciento de sus candidaturas para las mujeres, y aunque esto significa un gran paso en la búsqueda de la equidad, también significa que esas candidatas deberán enfrentar violencia política de género, dado que en la sociedad actual no existen condiciones reales para que la mujer entre a una competencia electoral sin sufrir discriminación y violencia, que en casos extremos, llega al maltrato físico o al asesinato.

Lucero Saldaña concede una entrevista a NG Noticias, y en esta tercera entrega, habla del difícil tránsito de la mujer en la política y sobre todo, frente a una competencia electoral.

Tuve oportunidad de participar en un diálogo de 30 mujeres con Enrique Ochoa Reza, antes de que rindiera protesta como presidente nacional del PRI, y le expuse el tema en el que vengo trabajando desde hace 4 años: la violencia política de género… en esa reunión sólo respondió a mi propuesta. Ochoa dijo que ese día había aprendido mucho sobre el campo de la política que no se había explorado, y por eso, ahora para el 2018, el PRI aplicará el criterio de otorgar el 50 por ciento de candidaturas a mujeres y el otro 50 por ciento a hombres.

Así, por ejemplo, tan sólo en Puebla habrá el 50 por ciento de candidatas a presidencias municipales, diputadas locales, federales, regidoras… y con sus respectivas suplencias… por eso es importante que las mujeres nos pongamos las pilas para ser competitivas ante esta gran oportunidad…

 

—¿Hay algún riesgo en esta igualdad de oportunidad para las mujeres en competir por una candidatura?

—Si. Al haber más mujeres en políticas va a haber más violencia, porque la violencia de género se ejerce contra el más débil y vulnerable. Actualmente en México ‘el piso no está parejo’ entre hombres y mujeres, por eso estamos presenciando contiendas disparejas, difamación por cuestiones personales y hasta asesinatos, por el sólo hecho de ser una mujer en política, en cargos administrativos o en campañas. Este es un nuevo delito electoral: es la violación a tu derecho como mujer a ser candidata, ascender en la política o buscar cargos públicos. Este delito es difícil detectarlo, porque se vuelve invisible ante otros, como el del crimen organizado, por ejemplo.

 

—¿Cómo se puede diagnosticar la violencia política de género?

—Es un tema de análisis personal desde hace mucho tiempo. En mi tesis de doctorado expuse cómo se está construyendo la paridad en México, y concluí que no sólo se requieren leyes para frenar la violencia política de género, sino que primero se necesita eliminar estereotipos, creencias, prejuicios.

 

—¿Hubo algún suceso que te cimbró de manera personal?

—Siempre pienso que una acción progresista, liberal, tiene una reacción contraria… así ha sido en mi vida, y en la de muchas mujeres. El caso de las Juanitas fue un detonante también. Hoy por eso, sé que con el hecho de que haya más mujeres con la oportunidad de ascender a puestos políticos, también se presentarán más casos de violencia en su contra: estarán más expuestas a que no lleguen, a que les den los distritos más difíciles, a que pongan a más mujeres a competir entre ellas…

 

—Si tuvieras un termómetro para medir la violencia política contra las mujeres, ¿cómo andaría Puebla?

—Puebla en esto de la percepción confía en que la mujer puede hacer un cambio, ser más responsable, menos corrupta, pero cuando hablamos de ser candidata a un puesto político, esta percepción cambia al exigir un estereotipo de mujer ‘perfecta’. La crítica es exacerbada y desmedida en contra de la mujer: se le cuestiona desde cómo se viste, si se aplica bótox, si es mala madre o mala esposa… se le señala desde la estética física hasta cosas íntimas, temas en los que jamás se le cuestiona a un hombre cuando se lanza a una candidatura, ¿por qué?, porque no hay  piso parejo. Exigimos la perfección a una mujer cuando pensamos que se sale de ‘su territorio’ para invadir tierras consideradas enteramente masculinas. Y por eso, las mujeres ‘debemos pagar un precio’. Eso es discriminación, eso es violencia.

 

—¿Puebla está preparada para que gobierne una mujer?

—Sí está preparada, pero es muy exigente. La vara es distinta con la que miden a una mujer a un hombre en los periodos de campaña, y mientras más alto sea el cargo al que aspira una mujer, es mucho mayor la crítica. Hay que romper muchos ‘techos de cristal’, y desafiar muchos ‘pisos resbaladizos’. Para las mujeres cambiar una ley represente un avance, pero lo más difícil es cambiar una cultura: será siempre más vulnerable una mujer en campaña que un hombre. Por eso, nuestra fortaleza interna y externa como mujeres deberá ser mucho mayor. No puedes darte el lujo de tener alguna debilidad.

 

—¿Tú has sido violentada políticamente?, te lo pregunto porque en varias ocasiones has levantado la mano para ser candidata a la presidencia municipal o la gubernatura, pero tu partido no te ha apoyado…

—En caso de la presidencia municipal, en el 2006, que venía de ser senadora, pero el partido me dijo que no pensaban en una mujer. Los invité a que diéramos el primer paso, pero fui relegada porque el género no me ayudaba en ese momento, según mi partido. Después, con el caso de Lydia Cacho y el papel que adopté en defensa de la periodista me valió que definitivamente me congelaran, dijeron “sí una mujer, pero Lucero no…”, pensaron: “si ayudó a la periodista, entonces no ayudó al gobierno”.

 

—Es decir, ¿el gobierno de Mario Marín te bloqueó para ser candidata a la alcaldía?, ¿te pesó políticamente ayudar a Lydia Cacho?

—Políticamente sí, pero socialmente no. El tema recurrente en mi carrera política es la defensa de los derechos humanos. Para la gente actué de manera congruente. Muchas organizaciones a nivel internacional de derechos humanos me llamaron para preguntarme si era oficial la detención de Lydia Cacho. Eso fue en diciembre. Jamás fui protagónica, ni se lo dije a nadie, mucho menos busqué a los medios, sólo traté de ayudar. Ya había terminado el periodo de sesiones y al otro día salía de vacaciones con mis hijos. Pero debía cumplir con mi trabajo. Decidí intervenir en un asunto para evitar que fuera un problema mayor. Fue hasta febrero 15 cuando los medios nacionales publican las grabaciones de Lydia Cacho en donde dice da las gracias a ‘la senadora priísta’ por defenderla, de ahí se supo mi injerencia. Para ese momento, ya era un escándalo. Creo que la vida te pone en situaciones en donde te da a elegir: actuar o detenerte, alzar la voz o callar. Hice lo que debía, y no me arrepiento por eso.

Foto: InstantPress

Foto: InstantPress

About Author

NG noticias

NG noticias

Artículos relacionados

0 Comentarios

¡No hay comentarios aún!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Deja un comentario

Síguenos

Síguenos en Twitter

RSS

Con aparatos y rescatistas, se busca rescatar a una mujer atrapada en el edificio en Enrique Rébsame [...]

Semar informó que en Colegio Rébsamen han muerto 25 personas, se ha rescatado a 11, y no hay indicio [...]

Otro cuerpo fue retirado de entre los escombros del edificio en Medellín y San Luis Potosí, en la Ro [...]

Cifra de decesos tras sismo subió a 142; se trata de 91 mujeres y 51 hombres. Además, van 60 persona [...]

Brigadistas aún buscan a 50 personas entre los escombros de edificios caídos en la Ciudad, informó e [...]

Clima

Puebla de Zaragoza
15°
nubes
Humedad: 93%
Viento: 2m/s ONO
Máx: 15 • Mín: 10
22°
Vie
21°
Sab
21°
Dom
23°
Lun
20°
Mar
Weather from OpenWeatherMap