Estado

2019, entre asesinatos, linchamientos y falta de justicia en Puebla

0

En lo que va del año, 16 policías municipales han sido asesinados, 33.99 por ciento de aumento en incidencia delictiva del fuero común y 18 ejecuciones tumultuarias

(Segunda parte)

Causa Común señaló que Puebla es sexto lugar nacional en homicidios de elementos de seguridad durante 2019, al sumar 16 uniformados asesinados mientras estaban en labores. La entidad sólo es superada por Guanajuato, Michoacán, Chihuahua, Guerrero y Jalisco.

Además, si se consideran los 28 oficiales caídos durante 2018 la cifra es de 44 en un año y siete meses, un plazo en el cual el estado ha tenido cinco personas al frente del Poder Ejecutivo.

María Elena Morera, dirigente de Causa Común, reveló que hasta julio pasado habían sido asesinados 249 agentes en el país, pero la mitad de los casos fueron sólo en seis estados: Guanajuato con 24; Michoacán, 22; Chihuahua, 21; Guerrero, 20; Jalisco, 18; y Puebla, 16.

Sonora también tiene 16; Estado de México, 15; Veracruz, 10; mientras que con ocho cada una están Durango, Ciudad de México y Oaxaca.

En nuestra entidad, los 16 casos de uniformados asesinados ocurrieron en los siguientes municipios: Puebla, Guadalupe Santana, Tehuacán, San Salvador Huixcolotla, Los Reyes de Juárez, Yehualtepec, Jolalpan, San José Chiapa, Acatzingo, Ahuazotepec y Tlatlauquitepec.

Sube incidencia delictiva

Los delitos del fuero común aumentaron en Puebla 33.99 por ciento en el primer semestre de 2019, respecto a los ocurridos en 2018 durante el mismo periodo, pues pasaron de 29 mil 756 a 39 mil 872 casos.

Así lo revelaron los Reportes de Incidencia Delictiva al Mes de Junio 2019, difundido por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), con lo cual la entidad está entre los tres estados con mayor incremento delictivo.

Sólo para citar un ejemplo, junio de 2018 tuvo cinco mil 66 reportes, pero el mismo mes de este año la cifra subió a seis mil 865, 35.51 por ciento más.

El informe del SESNSP precisa que en homicidios dolosos Puebla registró en junio 102 casos, el lugar 12 nacional que en este rubro encabezó Baja California con 272.

Respecto a secuestros, la entidad tuvo 46 casos durante la primera mitad del año: en junio hubo cuatro; en mayo, siete; en abril, cuatro; en marzo, 10; en febrero, 10; y en enero, 11.

Este lunes, la organización Alto al Secuestro, que encabeza Isabel Miranda de Wallace, reveló que a nivel nacional ocurrieron 158 casos de secuestro en julio, de los cuales siete ocurrieron en Puebla, con lo cual la entidad se ubica en cuarto lugar nacional.

El Secretariado Nacional de Seguridad Pública reportó que de enero a mayo de 2019 se presentaron 104 denuncias por acoso sexual, 205 por violación simple, 119 por violación equiparada y 3,101 por violencia familiar.

Justicia por propia mano

La impotencia de la sociedad se ha puesto de manifiesto. En lo que va de 2019 los pobladores han linchado a 18 presuntos delincuentes, cifra que está a seis de alcanzar las 24 ejecuciones tumultuarias de 2018.

Una cifra más alta se logra al sumar los datos de los últimos 10 años: 86 linchamientos, de los cuales sólo fueron detenidas por las autoridades cuatro personas.

Los linchados fueron acusados por robo, secuestro o comportamiento inusual, lo que provocó que la gente los ejecutara.

El último caso ocurrió el pasado 7 de agosto, a escasos días de la toma de protesta de Miguel Barbosa como gobernador de Puebla. En los municipios de Tepexco y Cohuecan fueron asesinados siete personas, acusadas de estar involucradas con el secuestro de un empresario de la zona.

Los habitantes se organizaron para detener y matar a dos personas quienes habrían privado de la libertad a un hombre. Luego encontraron en actitud sospechosa a otros dos, a quienes acusaron de lo mismo, también a un tercero que llegó a preguntar por ellos y quien se identificaba como su patrón. Más tarde, agarraron a otros dos. Los siete murieron por los golpes o ahorcados.

Barbosa Huerta acudió el 11 de agosto a esas comunidades, para llamar a la paz y reconoce que el abandono de las autoridades durante varios años ha provocado estas acciones. Hasta la fecha no hay detenidos por estos actos.

Demandan resultados

La Canaco, la Upaep, la Ibero y el Arzobispado de Puebla coincidieron esta semana en que la seguridad es el gran reto de los tres niveles de gobierno y de los tres Poderes del Estado.

Ernesto Patrón Sánchez, rector de la Universidad Iberoamericana de Puebla, llamó al gobierno de Miguel Barbosa a inyectar recursos en las corporaciones policíacas, tanto en capacitación como en equipamiento, ya que 67 por ciento de los poblanos desconfían de las autoridades.

Incluso, dijo que la institución a su cargo invertirá 2.5 millones de pesos para reforzar la seguridad en la zona aledaña a sus instalaciones, tras el incremento de asaltos a sus estudiantes.

Por su parte, el rector de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, Emilio José Baños Ardavín, consideró fundamental trabajar en la profesionalización de los cuerpos policiacos, pues sólo así se podrá combatir eficientemente a la delincuencia y se promoverá la reconstrucción del tejido social.

Al igual que su homólogo de la Ibero, indicó que la UPAEP trabaja en reforzar la seguridad cerca de sus campus, pues sus estudiantes y docentes han sido asaltados.

“Esto se puede mejorar radicalmente si se implementan nuevos esquemas de procuración de justicia, mayor profesionalización de todos los eslabones en la prevención, en la seguridad, en la prevención, en la atención de los delitos y la procuración de la justicia”, sentenció.

Rafael Herrera Vélez, presidente de la Cámara Nacional del Comercio (Canaco), fue más allá y consideró que los poblanos ya viven en psicosis por la inseguridad, luego que el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) revelara que 2019 es el año más violento para Puebla con varios récords en feminicidios, lesiones dolosas, secuestro, corrupción de menores, trata de personas y robo de autopartes.

“Se está suscitando una psicosis de inseguridad, los ciudadanos deciden ya no salir en la noche, no salir al cine, a hacer compras, a tomar un café, porque tienen temor de que algo les pase. Es grave lo que está pasando”.

“Vemos cómo cada vez crece más la inseguridad, cómo le toca al de la tiendita de la esquina, al primo, al hermano, vemos la impunidad que hay vendiendo mercancía robada en el comercio informal”, indicó.

Incluso, el domingo pasado, el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa lamentó que ni la llegada de la Guardia Nacional a Puebla haya contribuido a disminuir los índices de inseguridad, lo cual se refleja en los recientes linchamientos y asesinatos de mujeres.

“Ni la Guardia Nacional ha calmado esto. Mis párrocos tienen la indicación de calmar un poquito a las comunidades, a lo pueblos que linchan, que se violentan ante tanta injusticia, son comunidades abandonadas a las que se les hablaba con medias verdades”, explicó.

Así es como Puebla, durante este 2019, se debate entre la criminalidad, los linchamientos y la psicosis.

(Primera parte)

Este año Puebla volvió a tener comicios para elegir gobernador; pero mientras la efervescencia política estaba a flor de piel, la delincuencia avanzaba en puntos muy específicos: homicidios de mujeres, secuestros y asesinatos de policías, lo que desembocó en 18 linchamientos.

¿Y la Alerta de Género?
Los recientes casos de Judith y Karla han impactado a la sociedad poblana, al convertirse en las víctimas fatales 53 y 54 en el transcurso del año, la primera era madre de dos y la segunda de cuatro, quienes deberán aprender a vivir con su ausencia.

Además, estos casos también destacan por ser los primeros que ocurren dentro de la administración del gobernador Miguel Barbosa, quien en el caso de Judith aseguró que el Estado fue puesto a prueba y que habrá resultados.

Mariel Guzmán Cortés, encargada del Programa de Igualdad y Justicia del Observatorio Ciudadano de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr), dijo este lunes a NG Noticias que los familiares de ninguna de las 54 mujeres víctimas de asesinato han recibido justicia.
Incluso, dijo que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública sólo ha reportado 29 casos como posibles feminicidios durante el primer semestre y que la diferencia es porque la Fiscalía General del Estado incumple con los protocolos de la Alerta de Violencia de Género (AVG) , que ordenan indagar como feminicidio toda muerte violenta de mujeres hasta descartar lo contrario.

Guzmán Cortés agregó que la AVG emitida para 50 municipios poblanos por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) no ha servido para disminuir los feminicidios, porque “el gobierno sólo ha simulado atenderla y está más preocupado por atender indicadores que en medir resultados”.

La capital encabeza los crímenes fatales contra féminas, los cuales se concentran en 30 municipios, siendo la capital el primer lugar con 17 casos (31 por ciento); con tres casos están Atlixco y Tepeaca. Con dos casos cada uno: Tecamachalco, Tlacotepec de Benito Juárez, Huauchinango, Huejotzingo y Zoquitlán.

Mientras que con un caso cada uno: Amozoc, Tehuitzingo, Cañada Morelos, Huitzilan de Serdán, Tepexco, Jalpan, Xiutetelco, Nicolás Bravo, Tehuacán, Chietla, Domingo Arenas, Zihuateutla, Tianguismanalco, Ajalpan, Xicotepec, San Salvador Huixcolotla, Zacatlán, San Martín Texmelucan, Ciudad Serdán, Acatzingo y San Andrés Cholula.

Un caso más. La madrugada de este jueves, en el municipio de Tlaloa, fue asesinada Liliana “N”, enfermera del Seguro Social en la Sierra Norte de Puebla. Su esposo Adán, alias “El Cachorro”, fue detenido acusado de atacarla con arma de fuego.

Compartir ahora

Confirmado: Juan Reynoso se pone la del Puebla

Entrada anterior

Año nuevo, nuevas comisiones en el congreso del Estado

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Estado