México y el mundoÚltimas noticias

500 años del encuentro entre Cortés y Moctezuma

0
Foto: Getty Images

La historia de Ciudad de México se escribe (y se construye) sobre las ruinas de Tenochtitlan, la «Venecia azteca» que cautivó a Hernán Cortés hace cinco siglos.

Era un espectáculo maravilloso de lagos y canales; una de las mayores ciudades del mundo, casi mística, que Cortés y sus hombres pronunciaban como podían: Tenustitan, Tenochtitlan, Tenestecan o Temixtitan.

Pero lo que realmente hizo que el conquistador español «quedara prendado» de la capital del imperio azteca, le dice a BBC Mundo el doctor en Historia de América Esteban Mira Caballos, fue su aspecto de «urbe palaciega».

Así la describió el propio Cortés tras su primer encuentro con Moctezuma II, ocurrido el 8 de noviembre de 1519 y que fue un evento que marcaría para siempre la conquista del territorio del actual México.

Los descendientes de Moctezuma que viven en México y España (y la curiosa “farsa” de los Moctezuma catalanes)
Por qué 500 años después en México no le perdonan a Tlaxcala que se aliara con el conquistador español Hernán Cortés «Con admiración, describió sus calles que, según sus palabras, la mitad eran de tierra y la mitad de agua, por lo que debían transitarse en canoas», explica el historiador sevillano, especializado en las relaciones entre España y América en el siglo XVI.

«También habló de los puentes que atravesaban estas vías, que eran tan sólidos y anchos que podían pasar 10 caballos juntos a la par», continúa el académico.

«Tan impresionante le resultó al conquistador Tenochtitlan y la confederación mexica que en su Segunda Carta de Relación llegó a sugerir a Carlos V que se erigiese en emperador de aquellas tierras lo cual -decía- no sería menos meritorio que la Corona Imperial de Alemania».

Pero ¿qué sabemos realmente sobre como era Tenochtitlan y a través de qué fuentes?

«Conocemos el área urbana de México-Tenochtitlan gracias a estudios con representaciones cartográficas que se han venido haciendo desde la época virreinal», le cuenta a BBC Mundo el historiador mexicano Andrés Lira González.

Entre otros, dice él, la descripción y mapa de antiguos barrios indígenas que elaboró el sacerdote y cartógrafo mexicano Antonio Alzate en 1789, además de informes sobre testimonios, planos de la ciudad de siglos XVI y XVII e importantes estudios de los arqueólogos Eduardo Matos Moctezuma y Leonardo López Luján.

Esteban Mira añade que hay planos «bastante ajustados a la realidad», como el famoso mapa de Núremberg, el cual se editó en la ciudad alemana en 1524.

«Asimismo, disponemos de la fuente arqueológica que está rescatando y verificando muchos de los lugares que describieron esos cronistas, sacando a la luz complejos arqueológicos como el impresionante Templo Mayor, el edificio del juego de la pelota y el tzompantli o altar de los cráneos», añade Mira.

Además de los relatos de Cortés y del conquistador Bernal Díaz, los códices indígenas también nos permiten hacernos una idea de cómo era aquella imponente civilización.

«En la obra de Bernal Díaz del Castillo hallará el lector la impresión que causó a los conquistadores el panorama que contemplaron al asomarse al Valle de México», cuenta Lira González.

Fuente: BBC Mundo

Compartir ahora

Puebla y Tehuacán, entre los peores lugares para vivir: GCE

Entrada anterior

Seguiremos apoyando Ciudad de las Ideas: Miguel Barbosa

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario