Reporte NG

Alcalá, Zavala, Barahona y Lazcano, incursionan en el mundo zombie

0
Alcalá, Zavala, Barahona y Lazcano, incursionan en el mundo zombie
  • Sus viejas glorias son sólo eso: pudieron ser, estuvieron cerca, pero la muerte en la farándula política les llegó justo antes de que se dieran cuenta… por eso actualmente son… muertos vivientes.

Erika Rivero Almazán

(Parte 2)

El viento helado de los muertos vivientes se levanta y gira en esta temporada… ¡cuidado!.. se acercan… están por todos lados: ellos creen que están vivos, se pasean aún por los pasillos de su partido, hacen declaraciones a la prensa, su paso seguro va acompañado de cierto porte, incluso, confían en un futuro prometedor, lamiendo las mieles del poder. Pero sus viejas glorias son sólo eso: pudieron ser, estuvieron cerca, pero la muerte en la farándula política les llegó antes de que se dieran cuenta… por eso ahora son… muertos vivientes.

 

Blanca Alcalá Ruiz

Alcalá está recién atrapada en su nueva realidad de zombie. Aún se goza del senado, pero a raíz de su descalabro electoral en la búsqueda de la gubernatura el pasado 5 de junio, se le escapó el último aliento de poder. Como diría la clásica: la tuvo y la dejó ir.

La exalcaldesa de Puebla tuvo una carrera constante y muchas veces triunfante. Ganó la presidencia municipal aun cuando inició con 20 puntos abajo de su adversario panista Antonio Sánchez Díaz de Rivera, además de  contar con la animadversión del entonces gobernador Mario Marín Torres.

Sin embargo, en el pasado siempre brilló con luz propia y supo seleccionar a sus aliados (Bartlett, al principio, Miguel Ángel Osorio Chong y Emilio Gamboa, después). Inteligente y sutil, pisó cada escalón con seguridad y atino. Era la candidata con mayor nivel de aprobación para su partido, y contaba con muchas herramientas para gana la gubernatura.

Entonces llegó el acabose: exceso de confianza, falta de aliados locales, ineficacia política para negociar con sus iguales y adversarios, nula visión de los tiempos políticos, ineficiencia para sumar a los medios de comunicación, a la clase empresarial y sumar alianzas con otros partidos políticos, pero sobre todo, carencia de garra para atacar a su oponente Antonio Gali y al gobernador Rafael Moreno Valle cuando debió hacerlo, son la parte médica que reza en la morgue de la carrera política de Alcalá.

Foto: Especial

Foto: Especial

 

Javier López Zavala

Cierto aroma a zombie se despidió en aquel desangelado cierre de campaña en el estadio Cuauhtémoc, a pesar de que la prensa anunciaba sus 14 puntos arriba de su adversario, Rafael Moreno Valle, en la contienda por la gubernatura.

Pero la muerte política le tomó por sorpresa cuando la noche de la elección, ya con la derrota acuestas, salió a defender con su último aliento lo que él juraba era su triunfo. Pasaron muchos meses para que reconociera que lo derrotó en la urnas Rafael Moreno Valle.

Pero prefirió cometer parricidio en contra de Mario Marín antes de renunciar a su sueño de Casa Puebla, así que arrancó a la fuerza pequeños extractos de poder en una diputación. Ahora, aunque todos sepan que es un zombie de la política, López Zavala sigue arrastrando los pies, con la mirada fija en el vacío, solo, avanzando, hacia lo que según él, es la candidatura a la gubernatura para el 2018. Descanse en paz.

Foto: Especial

Foto: Especial

 

Román Lazcano Fernández

Su logro más grande fue figurar como síndico en el ayuntamiento de Blanca Alcalá y, según lo cuenta él mismo, en negociar con el entonces gobernador Mario Marín Torres de que él fuera el siguiente candidato a la presidencia municipal de Puebla.

Fue por eso de que a la par de que Alcalá lanzara su ‘campaña Blanca’, Lazcano la emulara con su propia propaganda denominada ‘La Ola Blanca’, con la idea de empezar lo antes posible su carrera a la alcaldía. Eso jamás pasó. Por el contrario, Alcalá se convirtió en su enemiga, por más que Lazcano solicitara la protección de sus mecenas, Mario Marín y Javier López Zavala.

Sin embargo, para el 2012, el escándalo en que se vio envuelto su hermano, Rodrigo Lazcano Fernández, ex subdirector de Prestaciones Económicas del ISSSTEP acusado de estar involucrado en el cobro indebido de las pensiones y jubilaciones de por lo menos 130 personas muertas, dañó tanto su imagen, que una vez culminada la administración de Alcalá mantuvo bajo perfil. No así sus ambiciones.

Ahora como delegado de la SEDATU, Román Lazcano asegura que cuenta con la venia del mismísimo presidente Enrique Peña para promover su candidatura a la gubernatura. Así como lo oyó. Pero la única evidencia real es que Román deambula con el típico paso de los zombies de la política, ya desde hace mucho tiempo. Pobre.

Foto: Especial

Foto: Especial

 

Vanessa Barahona de la Rosa

Desde que se la cogió el toro en plena fiesta de la Huamantlada (quién le manda a su edad, en horas de trabajo y con algunas cervezas encima, a ponerse a corretear toros), la delegada federal de la Secretaría del Trabajo en Puebla, terminó por convertirse en muerto viviente.

El video que capturó su hazaña que la llevó al hospital fue viral en las redes sociales. Quedó exhibida y ridiculizada. Lo único que ahora la salva de andar vagando sola en el inframundo es la delegación que le obsequió su mecenas. Pero nada más.

Tanto en entrevistas de radio, como televisión y prensa, ha quedado evidenciada su incapacidad profesional e intelectual para abordar los temas que debía dominar. Pero eso poco le ocupa: su tiempo, esfuerzo y dinero van a parar a la compra de espacios para promover su imagen, pues Barahona jura que se convertirá en la segunda mujer en llegar a la alcaldía de Puebla. Pobrecita. Es el vivo ejemplo de una zombie.

Foto: Especial

Foto: Especial

Compartir ahora

Gobierno de Moreno Valle ha dado resultados; debe replicarse en el país: Luis Maldonado

Entrada anterior

Descarta Anaya renunciar antes del 2017

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Reporte NG