Arte vida y estiloEntrevistasultimaÚltimas noticias

ENTREVISTA : «Cómprame un revólver”, un tributo a la gente que resiste: Julio Hernández

0

El nuevo filme de Julio Hernández Cordón es una oda a la paternidad, así como un retrato de la infancia trastocada por el crimen organizado y las víctimas del narcotráfico. Se estrena con 60 copias y es el mejor estreno nacional en lo que va del año. 

Jaime López

El cine como un medio para reflexionar sobre las problemáticas que padece el país, generar un diálogo que sensibilice a la población tricolor, contar una historia que cala los huesos y el alma, y demostrar que el entretenimiento no está peleado con la función social.

Así se puede definir “Cómprame un revólver”, la nueva película de Julio Hernández Cordón, el realizador que en su momento dejó con la boca abierta a propios y extraños gracias a su filme intitulado “Te prometo anarquía”.

Entrevistado por este reportero, Hernández Cordón señaló que “Cómprame un revólver” es un tributo a la gente que resiste la ola de criminalidad imperante en la tierra del águila y el nopal, pero que sobre todo es una historia sobre la paternidad.

Bajo esa tesitura, es oportuno recordar la premisa del metraje en cuestión, la cual reza lo siguiente: “En un México atemporal, las mujeres están desapareciendo, y una niña que se llama ‘Huck’ usa una máscara para ocultar su sexo mientras ayuda a su padre adicto a cuidar un campamento de béisbol abandonado”.

De ese modo, el otrora director de “Las marimbas del infierno” explicó que el guión de su más reciente trabajo audiovisual tuvo diferentes inspiraciones, siendo una de las principales el temor o angustia frecuentes que siente por la posibilidad de que le ocurra algo malo a sus hijas.

“Soy papá, no vivo con mis hijas, y me da temor constantemente que les pueda pasar algo”.

Igualmente, mencionó que “Cómprame un revólver” es una manera de reflejar el México “rabioso” que conoce a través de las noticias, así como un modo de intentar ponerse en los zapatos de aquellos que han sido lacerados por el crimen organizado.

“Trato de ponerme en el lugar del otro, de la gente que padece eso, y hacer una especie de tributo a la gente que resiste, porque es una película sobre la resistencia, gente que resiste, que decide empoderarse, como lo que hace la niña (su protagonista)”, dijo.

Respecto a porqué no situar su historia en una época determinada, Hernández Cordón respondió que si hubiera planteado su argumento en el presente podría parecer algo alarmista. Asimismo, mencionó que la atemporalidad de su filme es una especie de homenaje a “Mad Max”, cinta distópica escrita y dirigida, hace cuatro décadas, por George Miller.

Sobre bautizar “Huck” a su estelar, el director destacó que se trata de una referencia a las “Las aventuras de Huckleberry Finn”, el texto creado por el célebre autor estadounidense, Mark Twain.

Un director comprometido con su realidad

Sin descalificar o minimizar a los directores que optan por filmar comedias, Hernández Cordón subrayó que él siente un compromiso por devolverle algo a la sociedad de la cual forma parte.

“En mi caso, tengo un compromiso por lo que estudié, porque soy consciente que mi educación fue pagada con el dinero de todos; estudié en una escuela pública y estuve en el Sistema Nacional de Creadores. Es como retribuir lo que me han dado, porque finalmente el cine y las becas son auspiciados con los impuestos de todos, entonces creo que de mi lado hay un compromiso con el trabajo que hago”, comentó.

Estuvo de acuerdo con que percibir el celuloide como una plataforma para entretener, así como un medio para reflexionar sobre diversos temas, son posturas válidas.

Por otra parte, el nominado al premio Ariel platicó que la protagonista de su cinta es Matilde Hernández, su hija en la vida real, mientras que el papel del progenitor de “Huck” recayó en Rogelio Sosa.

En ese sentido, señaló que seleccionar a su retoño obedeció a no querer meterse en problemas con los padres de quien hubiera sido el estelar de su nuevo metraje, pues el argumento de “Cómprame un revólver” tiene momentos de notable intensidad.

Finalmente, destacó que los matices con los que aderezó a sus personajes, incluyendo los antagonistas, dan cuenta de una historia más realista, ya que nadie es bondadoso o malo al cien por ciento.

El dato y una pequeña crítica a la cinta

“Cómprame un revólver” tuvo su estreno este viernes 10 de mayo en 60 salas del país. Se le puede ver en pantallas de Xalapa, Mérida, Cuernavaca, Querétaro, Guanajuato, Hermosillo, Guadalajara, Monterrey y Ciudad de México. En tanto que en Puebla se le puede disfrutar en Cinépolis Angelópolis y Cinemex El Triangulo.

Sin revelar datos importantes de la trama, se trata de una propuesta sólida y bellamente fotografiada (ojo a esos encuadres aéreos o las secuencias con tonos ocres orquestadas por Nicolás Wong), que confirman la capacidad de poder hacer una buena ciencia ficción en México sin abultados presupuestos.

Asimismo, “Cómprame un revólver” es el retrato sensible y punzante sobre la serie de maldiciones que han heredado las nuevas generaciones tricolores: machismo, misoginia y el narcotráfico como modo de vida. Todo eso sin caer en el amarillismo o los estereotipos a los que nos tienen acostumbrados las narco-series, las telenovelas o los medios de comunicación.

Sin temor a equivocarme, es la mejor película mexicana que se ha estrenado a lo largo de este año.

Compartir ahora

Por fin, Armenta acude a campaña de Barbosa

Entrada anterior

Promete Barbosa crear la Secretaría de Cultura 

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario