Entrevistas

Conmemoración de Pueblos Indígenas no solo debe ser un día: traductor totonaco

0

Pedro Pérez, encargado de traducir ‘El Principito’ en totonaco, narró que sus abuelos fueron despojados de sus tierras, ya que se acostumbraba que los caciques se aprovechaban de los imprevistos de salud de los habitantes originarios

Jaime López

A propósito de la conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, este reportero entrevistó a Pedro Pérez Luna, habitante de la Sierra Norte de la entidad, que tradujo ‘El Principito‘ al idioma totonaco.

El también docente expresó que el visibilizar y respetar a los habitantes originarios de este país no tiene que limitarse a una sola fecha, destacando que todavía existe mucha discriminación en la sociedad mexicana.

“Que no nada más sea esta fecha (…) Siento que faltan muchas cosas en donde nos encontramos, pues hay mucha discriminación todavía”, acotó.

Asimismo, por lo que respecta a los apoyos del gobierno federal dirigidos a los pueblos y comunidades indígenas, mencionó que aquellos han mostrado cierta mejoría durante la actual administración, pero varios de los potenciales beneficiarios y beneficiarias no acceden a ellos porque no los conocen o porque hace falta más difusión en sus lenguas. Un ejemplo de esto -dijo- sería el programa de las pensiones para adultos mayores.

Sobre su interés por traducir la obra emblemática de Antoine de Saint-Exupéry, Pérez Luna remarcó que su mayor motivación fue el acercarle ese tipo de textos a la niñez de su comunidad.

“Quise hacer esta traducción como una forma de expresar esa tradición del español al totonaco, para que también los niños puedan tener al alcance esa lectura en su lengua”, indicó.

Cabe recordar que, en su momento, el académico declaró que otra de las razones por las cuales decidió interpretar en su lengua materna esa novela icónica de las juventudes mundiales obedeció a que fue uno de los primeros textos que captaron su atención en su adolescencia, cuando comenzó a aprender el español.

Por último, platicó una anécdota familiar para evidenciar las diferentes injusticias que han padecido los pueblos indígenas y los integrantes de estos.

Así, narró que sus abuelos y progenitores fueron despojados de sus terrenos, ya que se acostumbraba que los caciques se aprovechaban de los imprevistos de salud de los habitantes originarios, pues cuando estos caían en enfermedad o en otro tipo de desgracia, recibían dinero de aquellos, pero a cambio de que les entregaran las escrituras públicas de sus propiedades.

“Mis padres, mis abuelos, tuvieron que perder sus tierras con base en un préstamo, una necesidad que tuvieron ellos, y de esta forma ya no pudieron recuperar sus tierras”, finalizó.

Compartir ahora

Mueren otros 695 mexicanos en un día por Coronavirus

Entrada anterior

Sólo 6.6% de la población habla una lengua indígena

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Entrevistas