Crónica urbana

Crónicas urbanas : Cora

0

Erick Almanza 

Empecé a escribir para no perderme y en la palabra logré encontrarte.

Aún no estoy seguro de tu realidad o de cuánto te produjo el anhelo y la imaginación. Escapabas y regresabas en esa perfección surrealista de la que te vestiste y te desnudaste desde un inicio, perfectamente imperfecta.

Cuando la ausencia se imponía, intentaba que mi pluma te obligara a volver por mi fátua necesidad de sentirte cerca, pero era imposible retenerte, tu espíritu era indomable, no cesabas en escapar miles de veces y yo ya estaba muy viejo para perseguirte.

Un día huiste de las hojas de mis libros y asumí que no volvería a hallarte. Simplemente me resigné y dejé mi espíritu morir poco a poco hasta que escuché a lo lejos una instrucción, “y entonces miró tras la desesperanza aquel anciano enamorado depresivo”. Eras tú la que escribía… quien trazaba el camino para volverme a ver.

Compartir ahora

(Relato corto) El espacio del lector : Blanco Azulado

Entrada anterior

Manzanilla denunciará espionaje en su contra por caso Tehuacán

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario