Crónica urbanaultimaÚltimas noticias

Crónicas urbanas: historia breve en Cinema Barbosa 

0

Una sui generis sala de proyección fílmica en la calle hace darse cuenta a un par de amigos que la cultura es uno de los tópicos ausentes en la contienda por Casa Puebla

Jaime López

Después de varios meses de no vernos, logramos hacer coincidir agendas. Pese a estudiar carreras diferentes, nos une la pasión por el séptimo arte, así como nuestra aversión hacia la política nacional.

Comenzamos a caminar en búsqueda de un café pequeño, con poco ruido, para poder echar la «chorcha» a gusto. Lo diremos de broma, pero en diferentes ocasiones sí somos un par de misántropos sin remedio.

Por azar, nos encontramos con una peculiar sala móvil, al aire libre, de proyección audiovisual, denominada «Cinema Barbosa».

En ese momento tratamos de recordar si el abanderado de Morena a la gubernatura llevó a cabo el año pasado una actividad cultural de ese tipo.

La película exhibida es «Aquaman». La pasan doblada al español, algo que nos repugna como cinéfilos de hueso colorado. Sin embargo, decidimos pasar por alto ese detalle, para ver unos 10 minutos del filme en cuestión. Nos comentan que cada día se proyectará una obra diferente.

Posteriormente, y una vez seleccionado nuestro lugar para relajarnos, mi amigo, que es más crítico que yo, comienza a despotricar en contra de todos los candidatos a la gubernatura.

-¿A poco no?- me pregunta esperando mi aval -La cultura es algo que les vale a todos los candidatos- suelta con sarcasmo.

Su señalamiento es interrumpido por la encargada de la cafetería a la que entramos. A él le sirven una soda italiana, y a mí me traen un bagel de tres quesos. Me había quedado con hambre ese día, y mis tripas lo sabían.

Inmediatamente, después de apartarse la muchacha que nos atiende, mi amigo prosigue con sus críticas sobre el tema ausente en la actual contienda por la gubernatura.

-Sí, es cierto. Barbosa ofreció hacer de Casa Puebla un centro cultural, pero, ¿qué más?- me dice con cierto tono de amargura -Y los otros ni se diga: Cárdenas muy académico, pero yo no sé alguna propuesta suya en ese aspecto, ya no digas de cine, sino de teatro o danza. Y el Merino sólo se ha quedado con sus casas de bambú.

Mientras mi amigo continúa con su incontenencia verbal, mi mente divaga por un instante.

Me pongo a pensar en que ninguno de los actuales candidatos ha hablado sobre cómo cambiar los objetivos del organismo público descentralizado Museos de Puebla, que percibe la cultura solamente como una medida para recaudar dinero.

Igual, me pongo a recordar una promesa de campaña que hizo la ahora alcadesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, la de regresar el Festival Héctor Azar, cuyo centro de atencion es la actividad teatral.

-Y hay que ver si no hacen lo de la Secretaría de Cultura sólo para poner a alguien como Anel Nochebuena- de ese modo, mi amigo pudo interrumpir mi divagación -Personajes que ven a la cultura únicamente para hacer carrera política o sacarse las fotos en lugares elitistas…

Sin quererlo, nuestra charla de reencuentro se convirtió en un coloquio con notables tintes políticos, eso que, supuestamente, odiamos a ultranza.

En nuestra conversación, mi «cuate» también se quejó de que no existe una buena cultura filmica en los connacionales, y dijo que se requieren públicos que sean críticos y conscientes, así como películas buenas que salgan de las aventuras de superhéroes.

-Menos «Avengers», más Arieles; menos Derbez, más ganadores en festivales extranjeros- pronuncia emocionado mi colega de hobbie. Al ver ello, le doy un sorbo a mi bebida, sé que debo tener energías para continuar con este debate de permanencia voluntaria…

Compartir ahora

Guillermo del Toro podría llevar «Los Demonios del Edén» a la pantalla grande

Entrada anterior

Asesinan a alcaldesa del centro de Veracruz

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario