Crónica urbana

Crónicas urbanas: Miguel Ángel, entre la miseria y la divinidad

0

Jesús Peña

He soñado con el cielo, con verme cara a cara con mi creador, contemplarlo con paciencia, con amor, en cada detalle, al grado de poder dibujarlo en una bóveda pletórica.

Es más, contar con un pincel y mis pinturas su historia, mi historia, la de todos.

Foto: Jesús Peña

No lo niego, también tuve por un momento las ganas de enfrentarlo, de gritarle, de preguntarle: ‘¿Por qué yo? ¿Qué hice para ofenderte tanto? ¿Fue por culpa de mis padres, los del pecado original? ¿Es una prueba de fe?”

Él me miró con bondad. Mis manos no temblaban, mi garganta no tenía sed, ni mi estómago hambre. Me puse a pintar.

Al final contemplé mi obra. Él se acercó, la bondad me volvió a sonreír. No hubo palabras, pero entendí… tal vez no todo, pero entendí. Sabía que conoce mi nombre: Miguel Ángel.

Foto: Jesús Peña

Después él se fue y la oscuridad me absorbió un segundo, hasta que se hizo la luz dentro del ojo. Al pie de Catedral, al pie de la Sixtina… ¡vaya sueño!

‘¿Dónde perdí mi zapato?’, me dije a mí mismo. La verdadera pregunta se apoderó un segundo después: ‘¿Dónde consigo un ‘pegue’?’

Algo había soñado. Me rasco la cabeza, la golpeo un poco… es inútil. Espero que haya sido algo lindo.

Foto: Jesús Peña

Compartir ahora

#LosRitualesdelCaos – Política y algo más con Genoveva Huerta

Entrada anterior

Falta de fondos en el municipal, asunto entre Regordosa y Zaldívar: Genoveva

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario