Los Conjurados

Divergencias en el PAN: ‘renuncian’ a esposa incómoda

0

Los Conjurados, la columna de Erika Rivero Almazán

«Renuncian» a la esposa de Jesús Zaldivar.

La secretaría de la Promoción de la Mujer del Comité Directivo Estatal del PAN,  permanece sin titular, hasta el momento.

El recuento de los daños:

1. Una líder de partido con la espada desenvainada.

2. Una esposa con aspiraciones políticas frustradas, (pero estrenando camioneta del año).

3. Un marido con sed de venganza.

4. Un Francisco Fraile y un delegado a punto del paro cardiaco.

Aquí la historia.

«No es personal».

«Se necesita fortalecer las estructuras, consolidar liderazgos, devolver los bríos a la militancia».

«Este año ya es electoral».

«El PAN va a volver».

«Y el que no haya trabajado ni dado resultados, se va».

«Sea quien sea y se apellide como se apellide: aquí no hay intocables».

Esa fue la advertencia velada por los eufemismos navideños de Genoveva Huerta en los festejos panistas de fin de año.

Y a juzgar por las acciones, la dirigente del Comité Estatal del PAN hablaba en serio.

Muy en serio.

Y escogió el Día de Reyes para cortar la primera cabeza.

La primera de algunas que rodarán.

Francisco Fraile García y el delegado Luis Aguilera Orta trataron de impedir la ejecución: es que la decisión se podría mal interpretar como una vendetta entre los dos muy definidos y divididos grupos que subsisten en Acción Nacional.

La negativa de Huerta fue tajante.

Como ya lo son sus decisiones.

«No voy a trabajar con quien muestre incapacidad o ineptitud: ella se va».

Palabras más o palabras menos, fue la última orden de la presidenta.

Y la ejecución se dio por la mañana, cuando los Reyes Magos regresaban a su morada en las estrellas, Amparo Acuña Figueroa sacaba sus pertenencias de su oficina en cajas de cartón.

Enojada.

Pero con el cuello estirado y la mirada altiva.

En cada paso dejó migajas de indignación.

¿No ubica a Amparo Acuña?

Le ayudo: es, mejor dicho, fue la directora de Promoción Política de la Mujer en el CDE del PAN.

Para la presidenta del Acción Nacional, el trabajo de Acuña no sirvió: no hubo promoción política de nada y mucho menos organizó a las mujeres panistas para algo más importante que tomar café.

Pero la «renuncia» de Amparo no fue cosa fácil.

La despedida se dio por ofendida y respondió altiva: «esto lo va a saber mi marido y la prensa», y para rematar reviró con una amenaza: «lo voy a someter a la Comisión Permanente del partido».

Pero Genoveva Huerta ni se inmutó.

En primera, parece que no le importó mucho despertar la enemistad del famoso «marido».

Esa ya la tiene: Jesús Zaldivar, presidente del Comité Minicipal del PAN (o hasta que los tribunales electorales digan lo contrario).

Segunda: por lo visto a Huerta no le preocupan mucho «los periodicazos».

Ya está curtida.

Y tercera: la Comisión Permanente puede tener voz y voto en los nombramientos de los integrantes de Comité Estatal, pero tiene nula facultad para designarlos o despedirlos: esa facultad sólo la tiene la presidenta.

Es así como desde hace una semana está vacante el área de Promoción Política de la Mujer.

Aún se desconoce quién ocupará el cargo, pero hay dos nombres: Leticia Tenorio y Carolina Beauregard.

Compartir ahora

Las 21 mejores películas de 2019 para ver este 2020

Entrada anterior

Urgencia feminista 2020: evitar normalización de la violencia contra mujeres

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario