Uncategorized

‘Econokafka’: política económica de AMLO es regreso al pasado

0

El analista Sergio Negrete señala que el presidente de México dista mucho de ser un comunista, pues evidencia que es un conservador fiscal y que aplica un “capitalismo de cuates”

Jesús Peña

Un conservador fiscal, que aplica un “capitalismo de cuates”, así definió Sergio Negrete Cárdenas, también conocido como “Econokafka”, la política económica de Andrés Manuel López Obrador.

Durante una videoconferencia organizada por Futuro 21 Puebla, con la conducción de Paola Migoya, el analista aseguró que el presidente de México está lejos de ser un comunista, como muchos podrían pensar, pues su política económica es de derecha, pero mal influenciada por el pasado que le tocó vivir.

Indicó que para él la riqueza están en la explotación de los recursos naturales, no en la transformación y menos en el desarrollo de la ciencia y tecnología, por ello es que sigue pensando que Pemex es la base del desarrollo, cuando es una empresa que desde 2014 prácticamente quebró, con pérdidas en todos sus ámbitos, por lo que “es como poner agua en una coladera”.

Además, lo calificó como un conservador fiscal que se aferra a no endeudarse, cuando en tiempo de una contracción como la actual, causada por el coronavirus, debería hacerlo para evitar más daños de los ya provocados.

Es un avorazado presupuestal. Aplica recortes al gasto público, incluyendo recursos para medicinas de niños con cáncer, porque los costos humanos no importan, todo sea por el bien de la cuarta transformación. Es un sociópata en la Presidencia, aunque no es que quiera hacer daño a otros, sólo quiere cumplir sus metas y ha caído en tener a un gobierno que se saquea a sí mismo”, indicó.

El economista precisó que en la visión de López Obrador el gasto público es déficit y endeudamiento. Puso como ejemplo el Fobaproa, pues él sólo quiere ver el rescate de ricos y la corrupción que hubo, que es innegable, pero no quiere ver la protección que se le dio a los ahorradores, que se salvaron empresas y con ello empleos.

Hoy -dijo-, endeudarse nunca había sido tan barato y da la oportunidad de capitalizar un país golpeado por una crisis económica fuerte, derivado de la pandemia de Covid-19, cuyo pronósticos es que el Producto Interno Bruto caerá, a final de año, arriba de 10 por ciento, lo cual no puede ser referido como una recesión, sino como una depresión, una no vista desde 1932 y con una recuperación muy lenta.

“Es un sexenio perdido en materia económica. Sólo por poner un ejemplo: En 2024 (fin del sexenio) el PIB per cápita estaría a nivel de 2013, es decir a como estábamos en el primer año de Enrique Peña Nieto”, apuntó Negrete Cárdenas.
Añadió que, además, Andrés López cree en una presidencia omnipotente, es decir, autoritaria y demagoga.

No requiere rodearse de gente que le aconseje, tampoco interactúa con intelectuales; él necesita ejecutores, porque él dice qué hacer, cuándo y cómo. Toma decisiones irracionales y costosas, como echar abajo contratos, pero recompensa a las empresas para evitar litigios”, apuntó.

“¿Qué es lo que pasa cuando choca con la realidad? Primero, hace decretos, como con el Insabi, que de un momento a otro lo crea y declara que ya hay servicios de salud para todos. Si la realidad lo golpea más fuerte, insiste en que las cosas sí funcionan y dice que tiene otros datos”.

“Pero si la realidad le sigue demostrando lo contrario, entonces puede aceptar el problema, pero culpa a corrutos y a regímenes pasado, busca chivos expiatorios, porque él nunca va atener culpa”.

“Su última estrategia para enfrentar la realidad puede ir en tres vertientes: Primero, acepta que no funcionó, pero pide tiempo y confianza; dos, cambia la narrativa, como cuando primero decía que ‘bajaría’ el precio de las gasolinas y después dijo que ‘no subía’ el precio; tres, simplemente declara la victoria y desaparece el problema, como cuando dijo que el huachicol ya no existe”, explicó.

Sergio Negrete fue más específico al señalar que la inflación no es el problema, sino la pérdida de empleos, ante el desinterés de un gobierno federal que no tiene un contrapeso.

Por eso es importante 2021. Sí temo que haya un fraude. Por eso vale la pena salir a votar, para dar un contrapeso en el Congreso, que ponga un freno, porque lo primero que debemos hacer es frenar y recomponer el camino”, indicó.

Compartir ahora

Gobierno de la ciudad abordará seguridad para niñas y adolecentes en confinamiento con edición virtual de “la calle es nuestra”

Entrada anterior

Los Conjurados – PAN tiembla: el Tribunal resuelve pugna Zaldívar- Montiel

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario