Los Conjurados

Eduardo Rivera, un alcalde solitario

0
Eduardo Rivera, un alcalde solitario
  • Corría el  1er semestre de gobierno municipal de Eduardo Rivera, y su distanciamiento con Rafael Moreno Valle, la bancada de diputados, regidores y la iniciativa privada era sólo el principio.

 Erika Rivero Almazán

 (Parte 2)

Corría agosto del 2011, y el alcalde Eduardo Rivera empezaba a mostrar los primeros  síntomas de lo que sería una constante en su gobierno: el aislamiento y sus consecuencias.

Es decir, problemas serios, tanto de liquidez como en el momento de ejecutar sus programas municipales. A casi seis meses de su gobierno, por fin Eduardo Rivera aceptó una dura realidad: su talón de Aquiles es la administración de los dineros, eso aunado a la falta de liquidez y de eficiencia para buscar recursos a nivel federal.

De ahí que su principal promesa de campaña, la pavimentación de mil calles, fuera afectado severamente y minimizado, tal y como tiempo después se advirtió.

Eso aunado a otro obstáculo: el rosario de malas decisiones y errores de eficiencia por parte de su gabinete, los cuales se multiplicaron cuando el edil hizo un llamado al gobernador Rafael Moreno Valle a través de los medios de comunicación para ‘sentarse a platicar’. El tema era evidente: enviar un S.O.S al gobierno estatal para apoyar el mantenimiento mínimo indispensable para obras de pavimentación, pintura y, a mediano largo plazo, activar su propuesta de las famosas mil calles.

La cita nunca se consumó.

Obvio, Rafael Moreno Valle contaba un plan de vida política y en su apretada agenda no hubo un espacio para el alcalde, ése mismo que a su vez tampoco le abrió un espacio en su agenda de campaña. “Yo gano sin Moreno Valle”, repetía sonriendo con seguridad Eduardo Rivera durante todo el proceso electoral.

Así que el alcalde, como para amarrarse el dedo, procedió a buscar la asistencia del Congreso local, empezando por la bancada de diputados de su mismo partido.

Crasso error.

Rivera buscó ayuda y soporte a sus proyectos básicos municipales en un grupo que sólo recibió menosprecio por parte del equipo cercano del alcalde.

El edil olvidó de pronto la ruptura de los acuerdos con los entonces candidatos a legisladores de su partido, simpatizantes ya del grupo morenovallista y a toda la gente que nunca contrató o recibió en su oficina recomendada por los ahora diputados.

Absolutamente todos los diputados panistas mantuvieron una relación del hielo con el alcalde. Claro que lo saludaban en los eventos públicos y hasta posan de vez en cuando para la foto, pero el afecto de los legisladores panistas es tan efusivo como la temperatura de un témpano de hielo.

Por eso, cuando el edil buscó a Mario Riestra Piña para que a través de su intervención pudiera solicitar que se etiqueten recursos extraordinarios para el municipio y poder continuar su programa de bacheo, lo que recibió fue una palmadita en la espalda con la promesa de un ‘ya veremos’.

Por supuesto que nadie creyó la cifra oficial que manejó Rivera en sus primeros seis años de gobierno: que el Ayuntamiento haya tapado 50 mil baches, cuando la ciudad está sumergida en la calamidad vial.

Si Rivera no tuvo la capacidad para continuar el programa básico de bacheo, era obvio que no podría arrancar con la pavimentación de cemento hidráulico en las principales arterias viales.

Por supuesto que no.

Pero el rosario de males siguió para Eduardo Rivera, quien recibió como un golpe en el estómago la queja de la iniciativa privada, cuando en voz del líder de la Coparmex, Francisco Rodríguez Álvarez, evidenció la ausencia de trabajo conjunto, es más, “se percibe un total distanciamiento”, entre los gobiernos estatal y municipal, por lo que exigieron resultados. Esto al tiempo de reconocer que el trabajo del gobernador Rafael Moreno Valle es ‘excelente’.

En pocas palabras, con apenas un semestre en acción, Eduardo Rivera enfrentó las quejas de los empresarios, la omisión del gobierno estatal y la ley del hielo del Congreso Local, además de presentar severas deficiencias en capacidad administrativa y financiera.

Y todo esto evidenciado ya ante los medios de comunicación con declaraciones tajantes por parte de los involucrados.

El alcalde estaba empezando a gobernar y presentaba serios problemas.

Pero lo peor.

Estaba solo.

Y era sólo el principio.

Compartir ahora

Acusa AMLO a PAN por censura de nuevo spot

Entrada anterior

Encabezan RMV y Salvador Cienfuegos ceremonia de graduación de sargentos

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario