Empresariado en orfandad

0
153
  • Al interior de los órganos empresariales se señala que Martha Erika Alonso sólo quiere reuniones masivas, de por lo menos 500 asistentes.

Erick Almanza Ferrer

Parte 2

Aunque muchos quisieron atribuir la cancelación del Encuentro con Candidatos que organizó la Iniciativa Privada, a un intento de los empresarios por proteger a la candidata al gobierno Martha Erika Alonso, la realidad es que éste es sólo uno más de los desplantes de la panista a los órganos empresariales, y dio el pretexto a la izquierda para tampoco acudir.

El coordinador de la campaña de Martha Erika Alonso (irónicamente expresidente del Consejo Coordinador Empresarial – CCE), Francisco Rodríguez Álvarez, aseguró que la candidata se ha reunido con empresarios como los de Ceagro o los del Club de Empresarios, y que si no lo ha hecho con otros grupos es porque su agenda está saturada y debe escuchar también a la sociedad en los municipios.

Sin embargo, al interior de los órganos empresariales se señala que la candidata sólo quiere reuniones masivas, de por lo menos 500 asistentes, es decir, que su cálculo es numérico y no por la importancia del sector. Atribuyen a ello el que no sólo cancelara su participación en el Encuentro convocado por la Iniciativa Privada, sino que antes hiciera lo mismo para el encuentro que tenía establecido con el sector de la construcción el 2 de mayo.

Al parecer de muchos empresarios, la candidata de la alianza Por Puebla al Frente, Martha Erika Alonso, trata a los organismos privados como lo hizo su esposo Rafael Moreno Valle… con un evidente dejo de exclusión.

Esta circunstancia comienza a dejar a la Iniciativa Privada sin opciones políticas pues la izquierda, encabezada por MORENA, anticipa una andanada en su contra de llegar a ser gobierno. De hecho su líder Andrés Manuel López Obrador ha evidenciado una ruptura en la relación con el CCE, cuya cúspide se dio por las diferencias en el tema de la construcción del nuevo aeropuerto en Ciudad de México.

El candidato de MORENA, Luis Miguel Barbosa, ha mostrado menor radicalismo con el empresariado local, reuniéndose con sectores en particular; sin embargo, en ninguno de los casos ha presentado proyectos que detonen la inversión o el crecimiento de las empresas.

Así, poco a poco, los organismos privados se van sumiendo en la orfandad pues la última opción que tendrían es el PRI (con el que ya han laborado), pero está sumido en el tercer lugar en la carrera gubernamental, sin que se observen posibilidades reales de que deje tal escaño.

Continuará

Deja un comentario