En entre dicho la unidad panista de Marko Cortés y Genoveva Huerta

0
158

Panistas con militancia de años en Acción Nacional, como Guadalupe Hinojosa, revelaron por qué renunciaron al PAN; otros, como Pablo Montiel, analizan quedarse si cambia el rumbo del albiazul. Por su parte, el regidor Enrique Guevara, aseguró no existe tal unidad.

Renata Vázquez García

En el Partido Acción Nacional (PAN) en Puebla queda en entre dicho el discurso del presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), Marko Cortés Mendoza, cuando visitó  la entidad poblana, donde su bandera fue la unidad, misma que se lograría con la inclusión de todos los grupos, pues con la llegada de Genoveva Huerta Villegas al Comité Directivo Estatal (CDE), algunos grupos no se sienten identificados ni integrados y empiezan a emigrar de este instituto político.

Hay que recordar que Marko Cortés, señaló que él cree en la democracia interna de su partido, por ello aseguró que como dirigente nacional, se regresará al modelo de asambleas para elegir dirigentes y convenciones para elegir a sus candidatos. Se comprometió a mantener la unidad albiazul para enfrentar como oposición, el nuevo modelo del país.

“Hemos logrado en el estado de Puebla darnos la mano, sumarnos, integrarnos, estar aquí el día de hoy los diferentes azules del PAN, el azul bajito, el azul marino, el azul cielo y el azul rey, pero finalmente amigos, todos azules, todos panistas, que es lo que hace grande y fuerte al partido acción nacional”, indicó.

Y es que hace unos días, Myriam Arabián Couttolenc, María Guadalupe Hinojosa Rivero, Graciela Domínguez Contreras y Paulina Arroyo Hinojosa renunciaron como militantes de este partido, debido a que el PAN ya no representa a un instrumento a favor o de los ciudadanos ya que está secuestrado por un grupo.

La decisión se dio a conocer a través de una carta firmada por 63 exmilitantes de los estados de Puebla, Ciudad de México, Zacatecas, Guerrero, Chiapas, Jalisco, Baja California, Sonora, Querétaro, Guanajuato, Nuevo León, Sinaloa y Morelos.

En el documento, los exintegrantes de Acción Nacional refieren que no hay condiciones para mantenerse en el partido, el cual es controlado por un grupo afín a Ricardo Anaya Cortés, quien se sirvió de su posición como líder nacional para obtener la candidatura presidencial.

Además, expresaron que al interior del albiazul lo que se practica es la traición y la celada, mientras que la arbitrariedad con la que se gobierna en Acción Nacional lo hacen no un partido en “descomposición”, sino muerto.

De las poblanas que renunciaron al partido, Arabián Couttolenc fue diputada federal, titular de la Secretaría de Desarrollo Social al inicio del morenovallismo y el último cargo que ocupó fue el de regidora del ayuntamiento de Puebla.

En la pasada elección presidencial, la también ex delegada de Sedesol apoyó activamente a Margarita Zavala Gómez del Campo como candidata independiente.

Y con la llegada a la presidencia del Comité Directivo Estatal (CDE) del PAN en Puebla, Genoveva Huerta Villegas, que la ubican con el grupo morenovallistas, algunos panistas del grupo del Yunque o de los Hinojosa, no se sienten identificados o representados por la nueva líder estatal.

Por lo anterior el exdiputado local, Mario Riestra Piña, a través de su cuenta del twitter, lamentó la renuncia de su militancia.

NG Noticias, entrevisto a la exdiputada local Denisse Ortiz Pérez, quien lamentó la salida de estas militantes por su gran  trayectoria, además de que el albiazul debe buscar la unidad del partido, hoy más que nunca, y a todos se les debe dar su lugar, debido a  que todos valen lo mismo. Sobre todo aquellos panistas que abrieron brechas, y se la jugaron en el PAN  cuando nadie se arriesgaba.

“Es un tema de convicción, de amor (…) y hoy más que nada tenemos que estar unidos para todo lo que viene, nos pueden gustar las decisiones o no, pero ahí tenemos que estar ahora. Abra que preguntarles a ellas por qué se salieron”, aseguró.

Denisse Ortiz, indicó que le agrada que sea una mujer la que llegó a la dirigencia estatal de Acción Nacional, aunque cree que fue complicado como se dieron las cosas al no existir una votación, debido a que albiazul siempre se ha privilegiado la vida democrática de este instituto político.

Cabe mencionar que, existió una impugnación que interpuso Rafael Micalco Méndez, debido a que no se le entregó con tiempo su carta de derechos a salvo para demostrar que no tenía un proceso en su contra y así poder contender para dirigir al PAN.

Y es que el albiazul desde 2010 dejó de hacer las asambleas, mismas que eran de carácter interno para elegir presidentes en los comités nacionales, estatales y municipales, así como para designar a sus  comités y consejos naciones y estatales. Además, se realizaban las convenciones para elegir a sus candidatos que los representarían en las elecciones por parte del PAN.

En dichas asambleas y convenciones sólo tenían derecho a votar los miembros activos que tenían la obligación de pagar sus cuotas, para tener este derecho. También estaban los militantes adherentes que sólo simpatizaban y apoyaban en campañas sin ninguna obligación o derecho a votar en las decisiones de este instituto político.

La ex legisladora local, reconoció que en ocasiones se han elegido e impuesto a los dirigentes, pero indicó que esto ha funcionado para uno o  para otro grupo,  o actores políticos, más no para la institución de partido.

Ortiz Pérez, dijo que en lugar de provocar deserciones “hay que invitar más personas al PAN, dándole a cada uno su lugar”,  verificando sus antecedentes cuidando a quien se invita a militar, “un partido de cuida a fondo siempre ya que se tiene una corresponsabilidad, así como cuidar sus cuadros” para que no roben o pertenezcan a grupos delictivos.

Por lo anterior, no hay que perder de vista que en el albiazul han existido grupos, que han tenido luchas internas, en ocasiones han llegado a acuerdos y en otras no, pero siempre los que se encuentran en la cúpula cierran espacios o domina con todo el poder que se le atribuyó.

Continuará…

Deja un comentario