Ciudad

Encapuchados vandalizaron Fiscalía y comercios en marcha del 68

0

Bajo la consigna “2 de octubre no se olvida, es día de lucha combativa, cerca de mil 500 estudiantes marcharon desde Ciudad Universitaria (CU), hasta el Zócalo capitalino.

Arturo Cravioto

A pesar del carácter pacífico que estudiantes de la BUAP dieron a la marcha conmemorativa del 50 aniversario de la matanza de Tlatelolco, un pequeño grupo de encapuchados realizó pintas en la sede de la Fiscalía y comercios del Centro Histórico.

Bajo la consigna “2 de octubre no se olvida, es día de lucha combativa, cerca de mil 500 estudiantes marcharon desde Ciudad Universitaria (CU), hasta el Zócalo capitalino.

Cerca de las 13:30 horas, el primer contingente partió del área de Computación para dirigirse a Ciencias Sociales, para salir en el acceso de la 18 Sur.

De CU, el primer contingente se unió a los estudiantes del Área de la Salud en el Parque Juárez, donde un grupo de entre cuatro y seis encapuchados, realizaron pintas en la sede de la Fiscalía General del Estsdo, con leyendas como,”Qué cosecha un país que siembra muertos”, “Ni perdón no olvido”, “Libertad a presos políticos” y no más desaparecidos”.

Del Bulevar 5 de mayo, el contingente de estudiantes entraron al Centro Histórico por la 2 Oriente hasta cruzar el primer cuadro en el Paseo Bravo y tomar de regreso Avenida Reforma, donde el mismo grupo de encapuchados realizó pintas similares en los distintos comercios del ambas vialidades.

“43/68 AYOTZI CONTRA EL CAPITAL” y “Peña Asesino”, fueron algunas de dichas pintas.
Incluso, en el Templo de la Santísima Trinidad, el mismo grupo pintó con aerosol negro leyendas como “Faltan 43” y “PEDERASTAS”.

Ya para las 16:00 horas la marcha arribó al Zócalo capitalino donde también se unieron contingentes de organismos sociales y laborales como el SUNTUAP la 28 de Octubre y el FOSSIPUE.


Ahí, frente a Palacio Municipal, se instaló un sistema de sonido sobre una camioneta donde Raquel Juárez Ojeda, una de las sobrevivientes del movimiento estudiantil de 1968, dio lectura al poema de su autoría “No bastarán mil años”, en el que condena la figura de traición al pueblo mexicano del Presidente de la Rapública poblano, Gustavo Díaz Ordaz, figura la cual sentenció, no debe ser borrada de la historia, sino recordar su responsabilidad en la matanza de Tlatelolco.

“No bastarán 50 años, no bastarán mil años, para la eternidad quedó el dolor, quedó el coraje, la impotencia de no poder castigar al culpable; Gustavo Díaz Ordaz, al escribir tu nombre en la historia, la propia historia te rechaza, pero es necesario que estés ahí, para que nadie te olvide”.

Al final de su participación, la mujer narró haber vivido la persecución como estudiante al haber sido objeto de asedio de las fuerzas policiales locales las cuales por instrucción federal la buscaron en su casa de Puebla, sin embargo dijo enorgullecía en entrevista, “no me pudieron agarrar”.

Finalmente, fuera de las pintas de dicho grupo, la movilización se registró sin ningún tipo de acto violento ni enfrentamiento.

Compartir ahora

Los Conjurados ¿Se repetirá la elección en Puebla?

Entrada anterior

Presenta rector de la BUAP libro “El 68 en Puebla y su Universidad”

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Ciudad