Entrevistas

Entrevista – Asombro e interés por las artes circenses crece en Puebla: equilibrista

0

En Puebla, hay una escuela que ofrece una licenciatura especializada en ese rubro, que es la Universidad Mesoamericana

Jaime López

Su nombre es Hugo Isasmendi Vargas, integrante del Circo Ollin y un experto del equilibrio inestable, que es la manera como se le conoce a una de las ramificaciones de las artes circenses.

Minutos antes de concederle una entrevista a esta casa editorial, el también malabarista presentó un número que cautivó a propios y extraños, esto en el marco del 1er. Festival de Arte Escénico, en donde el cuerpo y la concentración jugaron un papel fundamental.

Con una tranquilidad contagiosa y una sonrisa en su rostro, Isasmendi Vargas señaló que el interés en Puebla por las disciplinas circenses cada vez es mayor, algo que se puede notar en el número de personas que se preparan para exhibir ese tipo de actos hoy en día.

Abundó que ese interés también puede deberse a que la tierra de la talavera y el camote fue una de las primeras entidades del país en tener una licenciatura en Artes Circenses, la cual fue promovida por el historiador de circo mexicano, Julio Rebolledo Cárdenas.

“Sí hay un interés, porque yo he visto que hay gente, que, sin estar en la licenciatura, se está aventando a hacer actos”, expuso.

Sobre las disciplinas que abarca el ámbito en cuestión, Isasmendi Vargas mencionó el clown, el malabarismo, los aéreos (que a su vez se pueden clasificar en trapecio, aros volantes, aros Washington y telas), así como los pulsadores o el equilibrismo.

Calificó el malabarismo como la actividad más complicada de ejercer en lo que se refiere a las artes circenses, mismas a las que se ha dedicado desde hace 15 años.

Respecto a si se puede vivir decorosamente en la entidad de las artes circenses, el creativo respondió que sí, siempre y cuando se le ponga mucho empeño.

“Sí se puede vivir echándole muchas ganas, nunca dejando de creer en esto; es difícil como todos los caminos, ningún camino es fácil”, expresó.

En otro orden de ideas, el también artista urbano dijo que su oficio requiere de ensayar, por lo menos, tres veces a la semana y alrededor de cuatro horas por cada ensayo, esto con el propósito de poder ejecutar su número sin riesgo.

Dijo, entre risas, que en su vida solo ha tenido un seguro, pero que no sabe si éste sigue vigente.

Finalmente, subrayó que el público que más disfruta los espectáculos circenses es el infantil, pues es el que siente curiosidad o pasión por ese tipo de actos; y señaló que la humanidad no debería perder su capacidad de asombro.

Es oportuno mencionar que el 1er. Festival de Arte Escénico, organizado por el Circo Ollin, tuvo lugar el pasado fin de semana en la Casa de la Cultura de Puebla; incluyó una serie de actividades diversas aptas para todas las edades.

Compartir ahora

Video – Se atrincheran en Mercado Unión para frenar centro de operación de policía municipal

Entrada anterior

Los rituales del caos: la cacería de brujas y la pérdida de Smart City

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Entrevistas