EntrevistasÚltimas noticias

Entrevista – Nuevas masculinidades, la derrota de la homofobia y misoginia

0

Implican desechar actitudes violentas interiorizadas, por ejemplo, llamar «feminazis» a las mujeres o desacreditar las opiniones de la pareja

Jaime López

Quienes han monitoreado las marchas feministas de los últimos meses, seguramente se han dado cuenta de que algunas de ellas van acompañadas por un minúsculo contingente de varones, el cual se coloca hasta el final de las protestas.

Dichos varones suelen asumirse como nuevas masculinidades u hombres tratando de abandonar el sistema machista en el que fueron educados.

Asimismo, la titular de la Secretaría estatal de Igualdad Sustantiva de Género, Mónica Díaz de Rivera, indicó recientemente que una de sus prioridades para 2020 es que la dependencia a su cargo abra un área para nuevas masculinidades.

En ese sentido, es oportuno ahondar sobre ese concepto, aparentemente inédito para la sociedad tricolor, que revela la manera en que en esta época han cambiado los modelos tradicionales de pensamiento respecto a los roles de género.

De ese modo, el docente y especialista en estudios de género, Cirilo Rivera García, señaló a Ng Noticias que las nuevas masculinidades es un tópico que se ha puesto en la agenda gubernamental contemporánea.

«Lo que se intenta es mostrar que hay otra formas de ser hombres. En América Latina se le conoce como hombres disidentes, masculinidades emergentes, masculinidades no violentas, etcétera», apuntó.

Precisó que el concepto en cuestión nada tiene que ver con los metrosexuales, una idea popularizada en el año 2000 por el futbolista británico David Beckham, consistente en el interés de algunos varones en su cuidado personal y un estilo de vida sofisticado.

Cuestionado sobre su iniciativa por estudiar el particular, el también licenciado en Psicología relató que a lo largo de su vida se percató que desarrollaba actitudes machistas de diferentes tipos.

«Con el tiempo me di cuenta que generaba prácticas machistas, que era violento emocionalmente, verbalmente, que con otros hombres me reía de la violencia, del acoso, del hostigamiento, así lo aprendí y me di cuenta que eso generalmente afectaba la vida de las mujeres, y me afectaba de manera personal», dijo.

Explicó que las masculinidades emergentes no implican solo desempeñar actividades tradicionalmente conferidas a las mujeres, por ejemplo, cocinar o cuidar a los hijos, sino que también conlleva trabajar las violencias normalizadas por muchos, entre ellas, desacreditar la opinión de las parejas, usar el término «feminazis» o enojarse porque en una conversación de WhatsApp los dejaron en visto y no les contestan de inmediato.

Sobre cómo percatarse de que un varón está reproduciendo actitudes machistas o misóginas, el especialista mencionó que el primer paso es concientizarse respecto a lo que está sucediendo a su alrededor, así como ver si la pareja le tiene miedo o ya no le platica nada nuevo, pues es señal de que no ha generado la confianza necesaria para lograr ello.

Agregó que la violencia masculina también conlleva reconocer la violencia ejercida contra otros hombres o contra uno mismo. Bajo este tenor, resaltó que los varones no suelen revisarse o hacerse chequeos que les ayudarían a prevenir el cáncer de próstata o de testículos.

Con relación a las complicaciones para impulsar las masculinidades emergentes en un país como México, respondió que se ha avanzado en materia teórica y legislativa, pero hay pendientes en la práctica.

Estuvo de acuerdo con que la ola de comentarios negativos generados por la pintura colocada en el Palacio de Bellas Artes, la que hace alusión al ídolo revolucionario Emiliano Zapata, es una muestra de la homofobia y desprecio a la feminidad, arraigados en la población nacional.

Finalmente, el entrevistado hizo énfasis en el papel que juegan los medios de comunicación para transmitir tópicos como el mencionado en este texto, pues indicó que ayudan a desmitificar muchas cosas, respecto a las cuales la gente tiene creencias erróneas o interpreta de manera sesgada.

Añadió que en Internet hay una manual para escribir con perspectiva de género, que sirve para dar visibilidad a sectores vulnerables o no incluidos en la redacción de algunos espacios informativos.

Compartir ahora

Los rituales del caos – los tamales de 90 mil pesos y la reunión patito

Entrada anterior

Udlap podría continuar con comodato si comprueba becas para infantes pobres: Barbosa

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Entrevistas