EntrevistasÚltimas noticias

‘Estudiamos para salvarlos no para matar a la gente’ : enfermera Covid

0
Foto: Cuartoscuro

Desde las trincheras, sometida a la batalla ante la pandemia, una enfermera del Hospital General de Tehuacán, asignado a la atención de pacientes Covid, cuenta su experiencia laboral en medio de la pandemia

Mayra Flores

«Que no crean que esto no existe o que les hacemos cosas en el hospital o que los matamos. Nosotros estudiamos para salvarlos no para matar a la gente».

Así lo compartió a esta casa editorial una enfermera del Hospital General de Tehuacán, asignado a la atención de pacientes con Covid-19, al pedir a la ciudadanía que valore la labor de los trabajadores de la salud e ignore cualquier versión que desacredite el desempeño que están teniendo en medio de la pandemia.

«Mis hijos sí me han llegado a decir ‘no vayas a trabajar mamá’ . Obviamente trato de no contarles muchas cosas, de pintárselas un poco más bonito para que no tengan miedo», agrega.

Nuestra entrevistada, quien solicitó la gracia del anonimato y a quien para fines de esta entrevista llamaremos Laura, contó a NG noticias que la invade el temor de contagiarse, pero sobre todo de contagiar a su familia, sin embargo, es justo por ellos que no desiste y continúa trabajando.

«Mi misma familia me motiva y ver a los pacientes. No sabemos por qué se infectaron pero son seres humanos y tampoco es justo que sufran tanto, pienso… alguien tiene que cuidarlos, alguien tiene que ayudarlos, que darles una palabra de aliento», compartió.

Laura trabaja en el horario nocturno, así que hace uso de los taxis que el gobierno estatal puso a disposición de los trabajadores de la salud para trasladarse a su trabajo.

Contó que hasta ahora no ha sido víctima de ninguna agresión en la calle, de hecho de vez en cuando aborda el transporte público y no ha dejado de usar su uniforme a pesar de que le sugirieron salir a la calle vestida de civil.

Explicó que llegando al hospital se coloca el uniforme quirúrgico y el equipo de protección consistente en oberol, botas, googles herméticos y cubrebocas, que en conjunto se convierten en un atuendo incómodo, tomando en cuenta el clima caluroso de Tehuacán.

«Es asfixiante tener todo el equipo, no lo toleramos mucho tiempo por todo lo que conlleva (…) al final terminas respirando el dióxido de carbono que tú misma produces, pasan unas dos horas de que nos ponemos el equipo y ya empiezas a sentir dolor de cabeza», explicó.

Por lo anterior, Laura y sus compañeras enfermeras realizan guardias de cuatro o seis horas, dependiendo la cantidad de pacientes a atender, pues es el tiempo máximo que pueden aguantar trabajando con las medidas de protección que exige la pandemia.

Una vez concluida su guardia, sale del área Covid y se deshace del equipo de protección con los debidos protocolos para inmediatamente pasar a otra zona del hospital en donde se baña y se cambia de ropa antes de salir hacia su casa.

Sin embargo, las medidas de higiene no terminan en su trabajo, ya que antes de ingresar a su casa vuelve a realizar un protocolo de sanitización para evitar el riesgo de contagiar a su familia, integrada por sus padres, su esposo, su hijo e hija de 14 y ocho años respectivamente.

«En la puerta tengo una cubeta con agua jabonosa y clorada, me quito toda la ropa y la coloco ahí, a mis zapatos también les pongo agua clorada para desinfectarlos, me pongo una bata, entro y me baño otra vez para ya convivir con mi familia», narró.

Laura señaló que la situación por la que atraviesa sin duda está afectando a su familia, sobre todo a sus hijos, que ahora están más pendientes de las noticias pues es evidente que temen por su salud.

Sin embargo, al compartir cómo es su día a día en medio de esta contingencia sanitaria, llamó a la sociedad a comprender la situación y a cuidarse, pues con ello ayuda a trabajadores de la salud como ella.

Consideró que la gran cantidad de información sobre el coronavirus, parte de ella falsa, ha provocado que la gente no crea en la enfermedad y salga a la calle sin la más mínima medida de prevención.

«Es difícil la economía pero si tienen que salir a trabajar que lo hagan con las debidas precauciones, porque hay mucha gente que vemos sin siquiera un cubrebocas», concluyó.

 

Compartir ahora

Los viene – viene, los invisibles; los que no valen una moneda

Entrada anterior

Logran controlar fuga de gas en Amozoc

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Entrevistas