Entrevistas

Falta de amor propio y miedo a la crítica alimentan violencia

0

Actualiza: 30/06/2020 a las 13:00 hrs, se agrega segunda parte de la entrevista

(Segunda parte)

Ante la ola de feminicidios, el psicólogo José María Velázquez dijo que no se trata de tener más leyes, sino educar para ser felices consigo mismo. “No basta con identificar la violencia, hay que huir”, dice

Jesús Peña

La falta de una educación que propicie el amor propio, así como el miedo al ‘¿qué dirán?’ hacen que la violencia intrafamiliar haya llegado a los niveles actuales, en especial en los casos de feminicidios y homicidios, indicó el psicólogo .

En entrevista con NG Noticias, precisó que genera más leyes o elevar las penas no solventa el problema, pues de hecho el gobierno no puede meterse en la vida familiar, ni las normativas rigen la intimidad de una casa.

Lo primero es la educación en la familia, debes enseñarles a los hijos a quererse tanto y ser felices consigo mismo que cuando estén con alguien estén contentos. Si de por sí se quieren, de adultos no permitirán ni una sola vez un acto de violencia, porque sabrán que eso no parará”, indicó.

Ello en relación con el aumento de asesinatos de mujeres durante los primeros tres meses de la pandemia de coronavirus, que originó un aislamiento en casa.

Asesinatos

De marzo a mayo fueron asesinadas 965 mujeres en el país, entre feminicidios

Foto: Ilustrativa

y homicidios dolosos, un promedio de 10.48 para cada uno de los 92 días de ese periodo, conforme datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En feminicidios, en marzo ocurrieron 76 casos, en abril fueron 71 y para mayo se registraron 64. Mientras que en homicidio doloso en marzo hubo 258, en abril 263 y en mayo 233. En tanto, las llamadas de emergencia por violencia familiar de marzo a mayo sumaron 185 mil 225.

El delito de feminicidio está contemplado en el artículo 338 del Código Penal del Estado de Puebla y en el artículo 325 del Código Penal Federal. El término fue causa de polémica en febrero, cuando el titular de la Fiscalía General de la República, Alejandro Gertz Manero, propuso reformarlo al considerarlo poco claro.

Ello fue considerado por diputadas de todos los partidos, tanto federales como locales, como un atentado a una lucha de varios años y exigieron al fiscal que, si no puede con el encargo, renunciara.

Justificación

Velázquez Giles indicó que la pandemia dejó expuesto un grave problema: la justificación de la violencia.

En muchos casos la mujer justifica al hombre, en lugar de salirse del lugar donde es violentada. ‘Pues es que tiene su genio, su arrebato, es que de chiquito sufrió mucho’… a ver, no eres su madre para justificarlo, para justificar la violencia que está teniendo contigo. Son adultos y están en una relación por gusto”.

-¿Qué se debe hacer?

-Huir, no enfrentar. Nada de que ‘voy a ver cómo le hago’. La mujer tiene que salir huyendo, debe salvar la vida antes de salvar la honra, dejar de preocuparse por el ‘¿qué dirán?’, eso es de las peores cosas que puede haber.

Está mal entendida la teoría del amor, se quiere ver como sacrificio y no, el amor es negociación. Si algo ya no me está gustando debo salirme de ahí, no importa que los demás critiquen o digan, porque hay que decir algo: un violentador es adorable delante de los demás, es la persona más linda, entonces la gente cercana a una mujer violentada dice: ‘tu marido o tu novio es tan lindo, quién se sacara la lotería’. Cuando ella huye entonces es la mala, hasta en su familia le recriminan con frases como: ‘Ya nos dejamos por tu culpa, por el pinche carácter que tienes’.

-¿Por qué las mujeres aguantan tanto maltrato?

-Ese es un tema con el que hago dudar a mis alumnas. Una mujer te elije como hombre, ella elije. La mentira más machista más grande es: yo conquisto. No, la mujer siempre va a elegir. Y siempre en la vida de una mujer hay alguien que le va a decir “ése no”.

Una parte importante de tomar el rol de ‘yo llevo la fiesta en paz, yo me calló, yo permito’ es porque la mujer también dice ‘yo elegí y ahora me friego. Cómo no voy a aguantarme si fue mi elección, ahora me chingo’.

La mujer sí se da cuenta de la violencia, pero muchas veces se aguanta por ser su elección y empieza a justificar: ‘Es que llegó borracho y yo no tenía la comida. Siempre hacemos el amor y ahora que él quería borracho y yo no pues sí me pego, pero es por su carácter’.

Entonces toman un rol como de mamá, justificándolos; ahí está la mamá permitiendo que el ‘príncipe’ obtenga las cosas para que no haga berrinche.

-¿Cuáles son las primeras manifestaciones a advertir?

-Algo que también les dijo a mis alumnas: si el tipo te critica tu forma de vestir, no tarda en darte un madrazo, no tarda. Una relación de pareja es para aceptar a la persona como es y ambos cambian para la pareja, para los dos. Si yo te digo: ‘Yo cambié por ti, yo dejé a mis amigos por ti’, eso es un chantaje; si yo digo: ‘Dejé de ver a mis amigos porque me gusta más estar contigo’, eso es cambiar para nosotros.

Las redes sociales es otro ejemplo. Si mi pareja dice ‘no tengas esos amigos’, ya empieza una forma de violencia y, también, no va a tarda en soltarme un madrazo.

Las personas pueden cambiar, pero en estos casos debe ser delante de un profesional.

-¿Cómo debe actuar la familia o los amigos de la víctima?

-Lo primero que hacen es meterse y criticar. No es así. Ellos deberían primero decir: “Yo no soy quién para darte una opinión, debes ir con un profesional que te diga qué está pasando”.

Y lo mejor sería que tuvieran dos opiniones profesionales, el de un hombre y una mujer. Porque muchas veces las mujeres se apoyan en otras mujeres y todo lo ven mal, cuando algunas veces no es así.

Por ejemplo, el violentómetro dice que “nombres y apodos son violencia”. Entonces si yo le digo “gorda” a mi mujer y ella está a gusto con eso, otra mujer puede llegar a decir: “Sabías que te está violentando, sabías que te dice gorda”, también eso es un problema, la mala comparación, porque lo que para algunos puede ser violencia visto desde fuera, para la pareja no lo es.

Por eso se debe decir con un profesional, no necesita ser particular, en el DIF se puede encontrar ayuda.

Feminicidios y violencia, consecuencia de educación que privilegió intolerancia

(Primera parte)

Las recientes muertes de Gardenia y Dulce, madre e hija calcinadas y que son investigadas como feminicidios, conmocionaron a la sociedad poblana en los últimos días. De hecho, en lo que va del año, Puebla es quinto lugar nacional en este delito con 28 de los 375 casos a nivel nacional.

¿Cómo se llegó a este punto? ¿Cuál es el perfil que lleva a una persona a asesinar a su pareja?

Para el psicólogo José María Velázquez Giles se trata de una consecuencia:

No es sólo hablar del perfil del feminicida, sino del intolerante. La ola de feminicidios, de las ‘ladies’ y los ‘lords’, son muestra que sus padres no los criaron con límites, tienen muy poca tolerancia a la frustración”.

“¿Qué quiere decir? Que cuando querían algo hacían un berrinche y se lo concedían, sin dejar que el menor aplazara su deseo, sin hacerle ver que a veces no se puede tener todo, sino tratando de complacerlo”.

“Por ello no tienen tolerancia a la frustración y cuando algo no les sale como quieren, entonces lo que hacen es enojarse y tratar de aniquilar a la persona que no les está dando lo que quieren. Así es como llegamos a los feminicidios y a la violencia que estamos padeciendo hoy, incluso así se explica por qué la gente no usa el cubrebocas en la calle”, dijo en entrevista con NG Noticias.

Situación actual

Puebla, con 28 casos, es quinto lugar nacional en feminicidios conforme al informe de enero a mayo del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), sólo debajo de Estado de México con 47, Veracruz con 35, Nuevo León con 30, Ciudad de México con 29.

Le sigue Jalisco con 22, Morelos con 16, Baja California y Oaxaca con 13, mientras que Chiapas y San Luis Potosí tienen 12 para complementar los primeros 11 lugares.

En tanto, Sinaloa reporta 11; Sonora, 10; Chihuahua, Coahuila e Hidalgo, nueve cada uno; Guanajuato y Guerrero, ocho cada uno; Durango y Michoacán, siete cada uno; Colima, Quintana Roo y Tabasco, seis cada uno; Nayarit y Tamaulipas, cinco cada uno; Yucatán y Tamaulipas, cinco cada uno; Yucatán y Zacatecas, tres cada uno; Baja California Sur y Campeche, dos cada uno; Aguascalientes y Querétaro, un caso cada uno; siendo Tlaxcala el único estado en cero.

Por municipios, Tijuana (Baja California) es primer lugar nacional con ocho, Monterrey (Nuevo León) tiene siete, en tercer, cuarto y quinto lugar están Ciudad Juárez (Chihuahua), Puebla (Puebla) y Culiacán (Sinaloa) con seis cada uno.

Un dato que destaca es que, de los 28 feminicidios en Puebla entre enero y mayo, 22 fueron contra mujeres menores de edad, cinco ya eran adultas y en un caso no se identificó la edad.

En el rubo de víctimas mujeres por homicidio doloso, Puebla es onceavo nacional con 36 casos, sólo debajo de: Guanajuato, con 217; Estado de México, 122; Chihuahua, 115; Baja California, 104; Michoacán, 103; Jalisco, 83; Guerrero, 64; Ciudad de México, 44; Oaxaca, 39; y Colima, 38.

El listado lo completan Veracruz y Zacatecas con 35 cada uno; Quintana Roo y Sonora, 27 cada uno; Tamaulipas, 22; Morelos, 20; Chiapas y Tabasco, 18 cada uno; Hidalgo y Nuevo León tienen 11 cada uno; Coahuila, San Luis Potosí y Sinaloa, seis cada uno; Querétaro y Tlaxcala, cinco cada uno; Nayarit, cuatro; Aguascalientes, Baja California Sur, Durango y Yucatán con tres cada uno; mientras que Campeche fue el único estado en no reportar casos.

Príncipes y princesas

El psicólogo José María Velázquez Giles insistió en que hoy hay una

Foto: Ilustrativa

generación educada como “príncipes y princesas”, que creen que todo capricho debe ser cumplido o de lo contrario vendrá un arrebato.

“Si unes a una mujer que en su berrinche se va a los golpes con un estúpido hombre que no teme golpearla, es letal. Ambas partes creen que con la violencia van a cambiar las cosas, que van a conseguir lo que quieren, algunas veces lo logren, pero es momentáneamente”.

– ¿Qué pasa en una situación así?

-Ambas partes buscan el placer y los beneficios inmediatos, sin ningún proceso, uno no le da al otro lo que quiere, inmediatamente se enoja. Imagina dos personas en el mismo canal, siendo pareja, diciéndose: ‘Yo no te doy lo que tú quieras, tú dame lo que yo quiero, porque yo me merezco todo’.

-Ahí va otra: la mal entendida igualdad. Nosotros entre género debemos tener equidad, pero no igualdad. Aquí viene lo peligroso: una mujer que cree que se puede agarrar a golpes con un hombre, que está enojada y frustrada, contra alguien que en promedio tiene 30 por ciento más masa muscular, se arriesga a un golpe que de entrada la sienta, pero un mal golpe la mata

Compartir ahora

Ventas por paquetería, un nuevo nicho para el fraude

Entrada anterior

Habrá diálogo para convencer a empresas de que no inicien actividades: Barbosa

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Entrevistas