EntrevistasÚltimas noticias

Video – Actuación cinematográfica en México, ¿alcanza para vivir?

0

ACTUALIZA: 13/11/2019, 6:00 am. Se agrega tercera parte de entrevistas sobre el cine en tiempos de austeridad

Los talentosos intérpretes nacionales Nicolasa Ortiz Monasterio y Hoze Meléndez reflexionaron sobre esa pregunta

(tercera parte)

Jaime López

“¿Se puede vivir bien de hacer cine en México?” Fue una de las preguntas que este reportero hizo a los cada vez más reconocidos intérpretes mexicanos Nicolasa Ortiz Monasterio y Hoze Meléndez, ella nominada al Ariel, él ya ganador de éste premio en una ocasión.

Ambos estuvieron en Puebla para presentar la película más reciente de Ernesto Contreras, “Sueño en otro idioma”.

Esa interrogante es uno de los principales cuestionamientos que rodean al celuloide tricolor, respecto al cual varios tienen la creencia de que es bien remunerado, lleno de glamour, sobre todo en el área actoral, cuando muchas veces en verdad es, como otras labores culturales y artísticas, una ocupación con penurias económicas, cuyo motor fundamental es la pasión, el amor a lo que se hace.

“De que se puede vivir, se puede vivir. Estamos bien, pero no hay mucho dinero que digamos”, respondió la también protagonista de “Olimpia”, cinta dirigida por José Manuel Cravioto, la cual retrata el movimiento estudiantil de México en 1968, pero a través de la perspectiva de un trío de jóvenes.

De hecho, Ortiz Monasterio había revelado minutos antes que esa propuesta, realizada con una técnica de animación conocida como rotoscopia, fue un acto de colaboración o solidaridad, no una producción en la que abundaron los recursos financieros.

Por su parte, Hoze Meléndez indicó que obtener un buen salario en cine depende del proyecto en el que estés participando, y añadió que uno de sus propósitos en su carrera no es tener cuantiosos ingresos, sino crecer como persona mediante los diferentes roles que interpreta.

“Si haces una película comercial, creo que puedes vivir bien, si haces un cortometraje, también puedes vivir bien, porque es otra forma (…) Lo que a mí me gusta pensar es estar en proyectos que me alimenten de otra forma, obviamente, tengo que comer, obviamente tengo que pagar la renta, pero lo que yo más necesito en este momento de mi vida es crecer como persona”, apuntó.

El también estelar de los largometrajes “Noches de Julio” y “Mente revólver” destacó que la carrera de actor/actriz para cine es incierta, pues relató que existen trabajos que reciben recursos tres años después de haber firmado un contrato para ellos; asimismo, que existen otros en que todavía pasa más tiempo para ver retribuidas sus interpretaciones.

Consideró que, hoy en día, cualquier carrera en México es difícil de ejercer, recibiendo casi todas una recompensa económica insuficiente, sin inportar que se tenga una amplia preparación.

“Cualquier carreta ahorita también es muy difícil, si estudiaste un doctorado también está difícil poder ganar dinero, porque estás sobrecalificado y ya no te dan trabajo”, expuso.

Tanto Hoze como Nicolasa coincidieron en que las series son otra vía para obtener ingresos, pudiendo combinar los roles desempeñados en ellas con los de las películas.

Cabe agregar que Ng Noticias se dio a la tarea de indagar con realizadores independientes y directores de casting sobre los salarios o sueldos promedio que los intérpretes mexicanos perciben por un día de rodaje.

Las respuestas conseguidas indican que la cantidad es variable, que dependerá mucho del acuerdo entre la o el realizador y los histriones, siendo costumbre que, si es la primera vez que trabajan juntos, los actores cobren de 3 mil a 3 500 pesos por un día de grabación.

Sin embargo, en una nueva mancuerna audiovisual, que implique más tiempo de filmación, el sueldo por día puede ser menor, por ejemplo, 10 mil pesos por una semana.

Estuvieron de acuerdo con lo expresado por Nicolasa y Hoze, relativo a que puedes tener, en un año, uno o dos trabajos consecutivos, los cuales duren de tres a cuatro semanas de producción, pero que también hay largas malas rachas.

Asimismo, comentaron que el sueldo de los intérpretes también dependerá de otras variables, entre ellas, el perfil (si es famoso o no), su prestigio (ganador de premios o amplia trayectoria), o si la contratación se realizó o no mediante un gremio actoral.

La clave del éxito de “Sueño en otro idioma

Cuestionados sobre el principal mensaje de ‘Sueño en otro idioma’, cinta que ha cosechado muchos comentarios positivos entre las personas que la han visto, Hoze Meléndez comentó que aquella posee diversas lecturas, lo que complica dar una respuesta única.

En ese tenor, puso como ejemplo lo que les dijeron las y los cinéfilos de Pátzcuaro, Michoacán, quienes destacaron la importancia de conservar las lenguas originarias.

Por su parte, Nicolasa Ortiz Monasterio reveló que el filme dirigido por Ernesto Contreras le permitió sanar una herida del pasado, a la par de resaltar que el guion tiene como eje central el amor, pero no contado de una manera simple o lineal.

Ambos relataron que llegaron a la cinta en cuestión mediante un proceso habitual de casting, así como que el expresidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), el ya mencionado Ernesto Contreras, es un director lleno de sensibilidad y muy preciso para sacar de los actores el mejor diálogo o las interpretaciones más apropiadas para la historia que está contando.

Los jóvenes histriones manifestaron su deseo de seguir participando en propuestas interesantes, que los hagan crecer en diversos sentidos, y coincidieron que los festivales o circuitos alternativos deben preservarse para dar a conocer al público otro tipo de argumentos.

Entre ‘coperachas y fondeadoras’ se hace cine independiente en Puebla

(segunda parte)

Lleva más de una década produciendo cortometrajes en la entidad sin pedir algún apoyo del gobierno. Es Romy Quiroz, creadora de Klepka Producciones y directora de los cortometrajes ‘Aire’, ‘Emma’ y ‘Upper’, los cuales han cosechado diversos galardones alrededor del mundo.

Con una sonrisa en su rostro, la joven cineasta reveló a este reportero la manera cómo ha logrado sacar adelante sus proyectos sin acudir a los estímulos fiscales o fondos financieros otorgados por el Imcine: mediante fondeadoras o haciendo sinergia con sus colegas locales.

Las primeras son aquellas plataformas digitales que sirven para recaudar recursos vía el apoyo de personas físicas, quienes reciben una especie de incentivo a cambio de su apoyo, por ejemplo, el póster exclusivo del proyecto que están ayudando a financiar o aparecer en los créditos finales como productores ejecutivos, etcétera.

Respecto a lo segundo, Romy hizo énfasis en la solidaria comunidad fílmica poblana que existe hoy día, la cual se apoya con préstamo de equipo (lentes, cámaras, grabadoras de sonido) o mano de obra.

“Actualmente, se está haciendo un movimiento bastante bonito como comunidad, en donde la idea es que nos apoyemos entre todos colaborando con equipo o con contactos que tengamos cada uno de nosotros para poder incrementar la producción cinematográfica en Puebla”, apuntó.

Dijo que, a diferencia de hace 11 años, época en la que incursionó en el séptimo arte como realizadora, ya existen más escuelas de cine, así como más casas productoras, lo que coadyuva a fortalecer el quehacer fílmico en el estado.

Igualmente, comentó que las empresas afincadas en Puebla también están mostrando mayor voluntad para apoyar el séptimo arte ya sea mediante el préstamo de locaciones o catering (dar alimentación).

Es oportuno recordar que, en 2008, se podían contar apenas dos o tres compañías referentes en materia cinematográfica local, entre ellas, Perro Negro. Pero ahora hay otras como Azul cine, Voyeur films, Embryonic, la ya mencionada Klepka, Kraneo, Casa Quimera o la que tiene como titular a Erika Mercado, productora del documental ‘La danza del hipocampo’.

Sobre si hacer cine es más fácil que hace una década, Romy respondió que sí, pues destacó que las nuevas generaciones están impulsando a crear más cosas.

Añadió que también están surgiendo otras organizaciones en la entidad como la Canacine Puebla, las cuales pueden lograr proyectos interesantes para toda la región del país en la que se encuentra el estado.

Ante el nuevo recorte presupuestal que para el ámbito cultural tiene contemplado el gobierno federal, la cineasta manifestó su desacuerdo, pero dijo que no es algo poco habitual en su oficio, mismo en el que una película de corto aliento puede costar de 500 a 600 mil pesos.

“Acá en Puebla siempre hemos vivido sin recursos, entonces, ya nos acostumbramos a hacer las cosas entre nosotros, con apoyos de estas alianzas. Entonces, para nosotros, esté o no el apoyo gubernamental, sacamos los proyectos”, concluyó.


Filmar en tiempos de austeridad sin morir en el intento

(primera parte)

Con motivo del reciente video difundido en redes sociales, en el que la comunidad artística del país advirtió al gobierno federal hacer un paro de actividades si no se aumenta significativamente el presupuesto al rubro cultural, es oportuno sondear algunas voces de esa industria, con el objeto de tener un mejor termómetro al respecto.

Por lo anterior, este medio entrevistó a intérpretes y creadores del séptimo arte (independientes y consagrados) para descubrir cómo dedicarse al mismo en el territorio azteca sin morir en el intento.

¿Por qué ese ámbito? Pues por su aportación a la economía interna, ya que tan solo el año pasado generó 30 mil 357 puestos de trabajo, cifra similar a la registrada por la industria básica del hierro y del acero, con 30 mil 49. Esto último conforme a los números del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).

Carlos Carrera: Debemos ser necios y seguir contando historias

Sobre la labor de filmar en condiciones adversas, el multipremiado director, Carlos Carrera, recomendó a las nuevas generaciones ser muy necias y seguir desarrollando historias.

“Afortunadamente, ya existen tecnologías que hacen más accesible hacer aunque sea la primera parte (…) Nuestra responsabilidad como creadores es seguir adelante”, indicó.

Hay que destacar que el también ganador de la Palma de Oro, por el cortometraje ‘El héroe’ (1994), ha desarrollado su carrera a lo largo de diferentes épocas del celuloide tricolor, incluyendo la década de los noventa, en la cual se hicieron pocas películas.

Carrera remarcó que, pese a que la industria cultural contempóranea no goza de cuantiosos apoyos financieros como en otros años, no hay que claudicar.

Cuestionado sobre el estado de salud del celuloide hecho en el territorio azteca, el director de ‘El crimen del padre Amaro’ respondió que existen dos realidades: las películas que son estrenadas en salas comerciales y las que se proyectan en circuitos culturales o festivales culturales.

Respecto al primer grupo, explicó que se trata de un tipo específico de temática o género, es decir, la oferta de propuestas no es variada. Mientras que las obras exhibidas en festivales abarcan más géneros.

Consideró un error que las cadenas comerciales no les vean un potencial comercial al último tipo de cintas, pues argumentó que son muy buscadas en diferentes partes del mundo, lo que indica que la audiencia está ávida por conocer ese tipo de historias.

Abonando a lo expuesto por Carlos Carrera, es pertinente recordar las cifras anunciadas por el Imcine en su Anuario Estadístico del Cine Mexicano 2018.

En ese documento se subrayó que el año pasado se estrenaron en las salas comerciales 115 largometrajes nacionales, produciéndose 186, siendo “la cifra más alta en la historia de nuestro cine”.

Lo peculiar es que de esas 71 cintas no vistas en circuitos comerciales (al menos no en los habituales), una acaparó los premios y reflectores internacionales: ‘Roma’, de Alfonso Cuarón, que le otorgó a México su primera estatuilla dorada como mejor película extranjera.

Para nadie es un secreto el sistema de exhibición que siguió dicha propuesta, consistente en proyectarse en salas alternativas o teatros de diversas ciudades del país, para luego exhibirse en Netflix.

Compartir ahora

Video – Sexoservicio transgénero, entre el peligro y la discriminación

Entrada anterior

Los rituales del caos : El padrón chocolate y las amistades peligrosas

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Entrevistas