Arte vida y estilo

Inviable la ‘Ley Batres’, industria del cine necesita apoyos distintos: creadores

0

Uno de ellos sostuvo que doblar todos los filmes al español podría traer problemas financieros para las pequeñas productoras

Jaime López

Algunos integrantes de la industria cinematogŕafica nacional, como el realizador poblano, Carlos Trujano, y la coordinadora de NAMI Studios (empresa dedicada a la sonorización y capacitación para el doblaje de voz), Denisse Ireri González Pérez, compartieron diversas observaciones respecto a lo que ya se conoce como ‘Ley Batres’, una propuesta de reforma presentada por el senador morenista Martí Batres Guadarrama, consistente en hacer obligatorio el doblaje al español de todos los filmes que se exhiban en el país (al menos, esa era su intención original).

En ese sentido, manifestaron no estar de acuerdo con la parte esencial de dicha propuesta, pues, señalaron, existen otras formas de apoyar a los actores de doblaje y al cine mexicano en general.

En entrevista, González Pérez indicó que se negaría el derecho del espectador a observar las obras en el idioma que desee y, además, implicaría cerrarse a la globalización, al no darse la oportunidad de conocer otras culturas mediante su lenguaje.

«Estoy en contra (de que todas las películas que lleguen a México sean dobladas al español), creo que, a pesar de ser yo una ferviente seguidora y admiradora de los actores de doblaje, creo que la industria cinematográfica en sí tiene mucho qué decir, y todas las personas que quieran ver las películas en su idioma original están en su derecho de verlas subtituladas (…) También es cerrarse a la globalización, a lo que es el mundo, escuchar otros sonidos», expresó.

Sobre si acceder a lo propuesto por la ‘Ley Batres’ es la única forma de apoyar a los intérpretes de doblaje mexicanos, respondió que no. Luego entonces, comentó que la gente también puede ayudarlos siguiéndolos en sus redes sociales, así como en sus presentaciones en convenciones.

Por su parte, Trujano comentó que aprobar sin modificaciones la iniciativa del senador morenista igualmente traería consigo problemas financieros, ya que las pequeñas productoras tendrían serios problemas para conseguir que sus obras tengan una copia subtitulada y otra doblada.

«Algunas películas extranjeras llegan a tener una sola función, a las 10 de la noche, en un cine, en toda la ciudad; evidentemente, no van a recuperar lo suficiente para que se invierta en un doblaje, por eso es que es complicado», acotó.

Precisó que el tema en cuestión va más allá de estar a favor o en contra del doblaje, pues remarcó que esto último genera o propicia posturas radicales o tajantes.

Agregó que se trata de crear una legislación que beneficie a todos los gremios inmersos en la industria fílmica del país, no solamente a uno.

Con relación a qué sucede en otros países del mundo, ambos citaron el caso de España, demarcación en la que todas las cintas son dobladas. En este sentido, dijeron que se trata de un contexto cultural diferente, que no puede ser replicado en México.

Asimismo, González Pérez recordó a los japoneses, a quienes alabó en materia de doblaje; resaltó que tener una vasta producción de animaciones les sirve para pulir esa técnica interpretativa.

Complementando lo anterior, Carlos Trujano se pronunció a favor de una ley que impulse ese género, pero también al resto de los otros géneros y de la industria nacional.

«Tendríamos que ver cómo producir más, y cómo lograr que todas las películas se estrenen y duren más de una semana en cartelera, eso es lo que debe de ocupar más a todos los gremios en este momento», sentenció.

En cuanto a la propuesta de doblar las películas en lenguas indígenas, el también ganador del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) destacó que, pese a sonar como una iniciativa positiva, ello podría dar cabida a que se extienda la ideología imperialista estadounidense en las comunidades originarias del territorio azteca.

«Eso tampoco sería positivo para la cultura nacional (…) Abriríamos más fisuras para que entre el veneno ideológico. Más bien deberíamos pensar en llevar el cine mexicano a todos los lugares y producir el cine en lenguas originarias, eso sí sería un logro, lo otro es muy tramposo», sostuvo.

Finalmente, los entrevistados expusieron que reconocer oportunamente la labor de los guionistas y descentralizar la industria nacional son algunas de las medidas que deben impulsarse para apoyar integralmente al séptimo arte mexicano.

De acuerdo con lo informado por algunos medios nacionales, la iniciativa presentada por el senador Martí Batres Guadarrama sobre la Ley de Doblaje ha modificado algunos de sus puntos originales, por ejemplo, que los distribuidores ya sólo doblen hasta un 30 por ciento del total de las obras a exhibirse en el país, no el 100 por ciento.

Mientras que el doblaje a lenguas indígenas tendrá la intervención del Instituto Mexicano del Cine, el cual está diseñando las propuestas pertinentes, que incluyen la capacitación a los actores de doblaje para desarrollar el particular.

Finalmente, indican que las obras serán exhibidas en idioma español en las regiones en donde el analfabetismo sea mayor a la media nacional.

Compartir ahora

Necedad y Soberbia – Pepe Hanan

Entrada anterior

Un decálogo vacío – Rocío García Olmedo

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario