EntrevistasÚltimas noticias

La agenda de las mujeres, un movimiento imparable

0

Genoveva Huerta, Paola Migoya, Celina Peña y Catalina Pérez coinciden en que se ha hecho visible lo que por mucho tiempo trató de hacerse pasar por invisible: la violencia de género

Jesús Peña

Tras la marcha del 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer, y tras el paro nacional convocado al día siguiente, quedó en claro el hartazgo que hay por la violencia de género y la exigencia a las autoridades para cumplir con la agenda femenil marcada.

Así lo indicaron Genoveva Huerta Villegas, presidenta estatal del PAN; Paola Migoya Velázquez, coordinadora estatal de Futuro 21; Catalina Pérez Osorio, secretaria para la Igualdad Sustantiva de Género del gobierno municipal de Puebla; y Celina Peña Guzmán, columnista de Contrarréplica; durante un conversatorio en el programa Los Conjurados, de NG Noticias.

En su participación, Paola Migoya destacó que las mexicanas mandaron un mensaje poderoso, primero alzando la voz en las marchas del 8 de marzo y luego con el silencio de un paro al día siguiente.

Destacó que en la manifestación en Ciudad de México, que rondó el millón de asistentes, un grupo de 80 mujeres las fueron a provocar.

“Las violentas no nos representan. Fue evidente el grupo de choque mandado por el gobierno. Ni (Enrique) Peña había mandado a reprimir una marcha de mujeres. Y lo que más enoja es cómo salió el presidente Andrés Manuel López Obrador a minimizar y condenar, en lugar de solidarizarse. Y dice que no va a cambiar su política sobre las mujeres”, apuntó.

En ese sentido, indicó que por actitudes así se entiende que la aprobación del Ejecutivo federal esté bajando y que hoy se encuentre en 47.8 por ciento.

Destacó que, como decía Marcela Lagarde, no se marcha contra la violencia, sino a favor de la paz, pero vaticinó que puede recrudecerse la violencia contra las mujeres debido a los recortes presupuestales para el sector.

“Empujar para ser la voz de quienes ya no están. Si no hay equidad, hay desigualdad y con ello violencia. En las comunidades más humildes está la desigualdad más grande. Debemos tener sororidad, vernos como iguales y luchar como iguales. Muchas veces por no denunciar las cosas somos cómplices por omisión”, apuntó Migoya Velázquez.

Genoveva Huerta, presidenta estatal del PAN, indicó que cada mujer desde su trinchera, debe seguir la lucha que se inició este 2020, aunque reconoció que falta que más mexicanas levanten la mano, que lleguen a puestos de decisión.

“No sólo se protestó por la inseguridad, también por falta de políticas públicas con perspectivas de género. Hubo empresas poco solidarias, pero el gran desdén vino de los diversos niveles de gobierno. Mínimamente hubiéramos querido que el gobernador (Miguel Barbosa) se pronunciara, pero no lo hizo”, declaró.

En ese sentido, Huerta Villegas dijo que el decálogo que presentaron el pasado domingo mujeres de diversos partidos políticos será enviado al Ejecutivo estatal, a fin de darle a conocer cuáles son las exigencias de las poblanas.

Catalina Pérez Osorio, secretaria para la Igualdad Sustantiva de Género del municipio de Puebla, destacó que el movimiento feminista es un parteaguas en la historia de México, pues se pasó de una utopía a la realidad: “Mujeres saliendo a reclamar sus derechos, visibilizando aquello que por siglos han querido que sea invisible. Somos visibles de aquí para adelante”.

Precisó que no basta con buscar la paridad política, pues hoy se tiene con las regidoras de las juntas auxiliares, pero son discriminadas por los presidentes auxiliares.

“Viva la diversidad, para diferir entre nosotras y podemos llegar a la negociación. No tenemos por qué llevar la misma agenda. El compromiso es porque la violencia pare en todos sus niveles, los gobiernos siendo responsables de su parte y sociedad de la suya. Hoy se le dice a los delincuentes que paren, porque estamos hartas de que nos violen, secuestren y maten”, dijo Pérez Osorio.

En tanto, Celina Peña Guzmán destacó que la marcha del 8 de marzo fue una apropiación del espacio público, para acabar con la idea de una ‘mujer guardada’.

“No importaba el credo o la clase social, había muchos feminismos reunidos. Hay que tener comprensión y deseducarnos de muchos micromachismos que vivimos y normalizamos, con el romanticismo con que se idealiza a la mujer y es educada así”, señaló.

Calificó al presidente López Obrador como un machista y anacrónico, que tal vez no esté dispuesto a cambiar, pero quienes ya cambiaron son las mexicanas quienes hoy tienen una lucha.

“Lo rebasamos por la derecha, la izquierda y el centro. Le robamos la agenda, pese a sus mañaneras. Hay una agenda y estamos armando redes ciudadanas. Hoy se necesita corresponsabilidad, pues si bien hay personas traficantes también hay quienes consumen. Las mujeres también son cómplices, unas con su silencio y otras con su actuar”, apuntó Peña Guzmán.

Compartir ahora

Recuperarán Comuna y gobierno estatal oficios antiguos de El Alto y Analco

Entrada anterior

Descarta salud probabilidad de contagio de coronavirus en Puebla

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Entrevistas