Arte vida y estilo

La herencia, causa de la rinitis

0

Hasta un 40 por ciento de la población padece este mal

Augusto Tavera

Hasta un 40 por ciento de la población padece rinitis alérgica, causando congestión, inflamación, escurrimiento nasal, entre otros síntomas. A diferencia de un problema infeccioso agudo, la rinitis alérgica puede presentarse en cualquier momento de forma constante.

Los síntomas son similares a los de un problema de cuadro gripal, además de una comezón en la nariz y ojeras, presentándose en la mayoría de los casos que padecen de esta patología. Este problema principalmente es crónico y la frecuencia mayor es en niños.

La rinitis alérgica tiene un factor de herencia importante. Para que una mucosa nasal responda a algunas de las sustancias que respira en el ambiente con síntomas de congestión o estornudo, existe una causa de predisposición genética transmitida por los padres.

Los pacientes que tienen el problema de la predisposición a la alergia, con frecuencia también tienen más problemas de alergia a los medicamentos o analgésicos. En este tipo de población hay una mayor probabilidad a desarrollar otras patologías alérgicas como el asma, la dermatitis atópica, urticaria, entre otras.

Es frecuente que las infecciones de vías respiratorias sean mayormente presentables en este tipo de población. Existen dos tipos de linfocitos que protegen al organismo. Los linfocitos TH1 son los encargados de proteger al cuerpo contra infecciones, otros son los TH2 que se ven incrementados durante los eventos de tipo alérgico y son los responsables de la inflamación alérgica.

Cuando existe un predominio de TH2, existe una baja de defensas producidas por el TH1, ésto provoca que aquellos pacientes que tienen alergia respiratoria además se agregue con mucho mayor frecuencia a procesos infecciosos, que pueden acompañarse de síntomas como fiebre, dolor de boca, y otros síntomas nasales.

Es muy importante que el tratamiento fundamental que se haga para tratar la rinitis alérgica sea con base en la causa que está provocando el problema, todos los demás recursos son paliativos pero no atacan de fondo la patología, necesita corregirse básicamente el problema de la alergia. Es decir, hacer unas pruebas diagnósticas que permiten establecer cuáles son los alérgenos vinculados con la situación clínica de la enfermedad, ya que es la causa primaria que se debe corregir.

Las vacunas, que habitualmente se ponen como tratamiento a las alergias, funcionan a través del mismo causante de nuestra rinitis aguda, se analiza qué es lo que nos está causando dicha patología para después ponerla en dosis reducidas y diluidas para aplicarlas en el paciente de forma secuencial con tiempos diferentes dependiendo de las indicaciones del doctor.

A partir de estas vacunas, los pacientes van desarrollando cierta tolerancia a los alérgenos con los que está teniendo contacto. No se erradica la alergia como tal debido a que es un problema genético, sino que se modifica la respuesta del paciente al alérgeno, reduciendo la probabilidad o síntomas que pueden causar estas alergias.

Si deseas saber más acerca de las ventajas que tienen las vacunas sobre la rinitis alérgica, a continuación te proporcionamos el enlace del video de veinte minutos de Salud y Belleza con el Doctor Frank Cepeda.

Compartir ahora

Alumna BUAP, oro en kata por equipo en Campeonato Panamericano Juvenil

Entrada anterior

Entrevista – Evitaron pérdida de 10 mdp para el Centro Histórico

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario