La prostitución 2.0 en Puebla

0
110

Sexoservidoras de Puebla usan redes sociales para promoverse; algunas ejercen la prostitución por necesidad, otras más por decisión.

Renata Vázquez García

La prostitución es uno de los oficios más antiguo del mundo, y como en todo, también ha ido evolucionando según el estilo de vida y las nuevas tecnologías que están invadiendo a la sociedad. Es ahí, donde entran las redes sociales como Facebook, Tinder, Whatsapp, que sirve de ventana para ofrecer sexoservico.

En México hay 500 mil personas que son explotadas sexualmente, el 90 por ciento son mujeres y niñas, de acuerdo con cifras de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina (CATWLAC, por sus siglas en inglés).

Aunque el sexoservicio suele relacionarse con problemas de trata y explotación, el Observatorio Ciudadano por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr) ha identificado a cerca de 170 poblanas que lo hacen de forma independiente.

La  dirección de Comunicación, Planeación y Capacitación del organismo, señaló que son mujeres con 34 años de edad en promedio, jefas de sus familias,  refiere que cada una de ellas tiene dos o tres hijos, y otras dos personas son sus dependientes económicos.

Detalló que algunas de estas trabajadoras sexuales lograron escapar de los tratantes y otras decidieron vender su sexualidad por un asunto totalmente económico; pero todas coinciden en que si se prostituyen, es por decisión.

Tal es el caso de Cony. Ella es madre y jefa de familia, una mujer de 1,60 metros de estatura y tez apiñoda. En su maquillaje resaltan los labios rojos y sus ojos color miel, con el cabello largo y castaño.

Ella platicó para NG Noticias, y dijo que consiguió este trabajo porque a los 17 años se embarazó, pero su pareja no se hizo responsable. Luego de dar a luz, al no contar con experiencia laboral, no le quedó de otra que recurrir a este oficio para ayudar a su familia y mantener a su hija.

 “Pues, empecé hace bastantes años, cuando tenía 17 años, casi para cumplir 18 (…) tuve que, porque fui madre soltera, me embarace; entonces el padre no se quiso hacer responsable y tuve que empezar a buscar trabajo, no encontraba por lo mismo que no tenía experiencia”, comentó

Mencionó que sus padres no saben a qué se dedica, debido a que les ha dicho que trabaja en una fábrica, durante el tercer turno, para poder salir de noche con sus clientes que contacta por la red social de facebook.

“Pero ya ahora con todas las redes sociales pues es más fácil introducirte, te pones otro nombre, te pones un seudónimo, fotos y ahí se corre la voz. Entonces yo elijo a las personas con las cuales quiero estar”, refirió.

Cony explicó que, en un inicio acudió a bares para buscar clientes y entre amigos se pasaron la voz, de boca a oído. Antes cobraba menos 200 pesos la hora, pero ahora con las redes sociales cobra 500 pesos por el servicio.

Ella es una sexoservidora independiente, que no ha tenido un “padrote” o “papi” que la regente y se quede con la mayor parte de sus ganancias. Indicó que siempre usa protección para evitar alguna enfermedad venérea, pues nunca se sabe con quién o que mañas tengan al tener relaciones sexuales.

Al cuestionarle  si ha pensado dejar de practicar el sexoservicio, nos reveló que sí lo ha intentado pero por su falta de experiencia laboral no la contratan.

Sobre el tema, la directora regional de la CATWLAC, Teresa Ulloa, reveló que el 75 por ciento de estas mujeres se inició en la prostitución cuando apenas contaban con 12 años de edad y lo que más anhelan es dejar esa actividad, que representa una forma de sobrevivencia.

Deja un comentario