Nuestras plumas

Los Conjurados

0

El Yunque quiere volver a comer con manteca

Erika Rivero Almazán

Esta fue la semana de las ambiciones.
De las transformaciones.
De los deseos de volver a la nómina de la estructura gubernamental.
Así, del despostillado café con galletas del restaurancito Villa Rosa se cambió al sofisticado coffe breack del Hotel Quinta Real.
La radical transformación para impartir sus tradicionales ruedas de prensa llevó una intrínseca señal: el Yunque, o una parte de él (el freak) ansiaba volver a comer con manteca.
Y apenas se anunció el destape de Ricardo Anaya como el aspirante a candidato, rápidos, hambrientos, “El Tigre”, Humberto Aguilar Coronado, “Titi” Augusta Díaz de Rivera, Rafael Micalco, entre más pipitilla y hasta el colado de Juan Pablo Piña alzaron la voz para respaldar la candidatura de Anaya.
Faltaba más.
Su más encarecido sueño para que RMV no llegara se hizo realidad.
Incluso, ya en su alucine, hasta se están repartiendo entre ellos el pastel de las candidaturas.
Sin mácula de vergüenza, estos personajes que no son capaces de ensuciarse los zapatos, hacer un esfuerzo por contactar a la militancia, darse una vueltecita para escuchar al electorado, y sin presentar un trabajo real partidista, de plano anunciaron sus aspiraciones a una candidatura… a lo que sea.
Pero la ultraderecha se mostró mocha.
O sea, dividida.
¿Y los lalistas?
Eduardo Rivera, el ex alcalde rabiosamente antimorenovallista decidió guardar silencio.
Contrariamente a su conducta habitual, Lalo se ha mantenido al margen, en vez de brincar de gusto.
De igual forma su grupo optó por la cordura.
Por algo será.
Y es que quienes piensen que los morenovsllistas están cerca del desastre político podrían estar cometiendo un grave error.
Sobre todo por las declaraciones públicas a los medios en donde asegura que RMV tiene “todo mi respeto” y “estoy seguro que llegaremos a acuerdos”.
La bandera blanca se hondeo y llegó a todos los rincones del país.
Son momentos de negociar sobre la mesa de los apoyos, el poder y el dinero.
Y Anaya lo necesita.
Así como los morenovallistas mantener su voto de poder en Puebla y un escenario nacional vigente.
¿Se pondrán de acuerdo?

Compartir ahora

Tres meses después queda primera casa reconstruida en Izúcar

Entrada anterior

Cycloshare reducirá 25% tarifas en 2018

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario