Los Conjurados

Los Conjurados: Blanca Alcalá, el regreso

0
Los Conjurados, la columna de Érika Rivero

Los Conjurados, la columna de Érika Rivero

Blanca Alcalá Ruiz regresa al mapa político.

Y lo hará a lo grande, de la mano del mismísimo Alito.

Si, el candidato al CEN del PRI, palomeado por el expresidente Enrique Peña Nieto y hasta con el visto bueno de AMLO, tal como lo expresó públicamente en su reciente rueda de prensa matutina.

Nadie la vio venir.

La sorpresa fue desagradable, muy, para algunos personajes que se ven amenazados.

Y es que Blanca Alcalá cada día se hace más cercana a Alejandro Moreno Cárdenas, muy por encima del exsenador Ricardo Urzúa, su amigo personal dentro de la cofradía peñista, así como del diputado Javier Casique, actual coordinador de la campaña por la interna en Puebla.

Al parecer, Alito ignoró el veto que impusieron Urzúa y Casique y optó por escuchar el canto de las sirenas.

Bueno, de una sirena.

Blanca Alcalá se mantiene en gira permanente por todo el país ondeando el estandarte de Alito.

El cargo no pudo ser mejor: coordinadora nacional del voto de la mujer priistas, es decir, Alcalá toca los temas que domina bastante bien y que están en boga: sororidad, inseguridad, violencia contra las mujeres, desabasto de alimentos, empoderamiento de la mujer, empleos mejor remunerados, ausencia de guarderías, feminicidios.

Su labor excede por mucho los límites de Puebla.

Y su lucimiento, igual.

Lo que la convierte en una mujer empoderada, y en una competencia peligrosa para los grupos políticos aldeanos que siguen arrebatándose las migajas.

Porque para ser honestos, mientras MORENA no se afiance como partido político, la oferta del PAN no mejore y AMLO continúe deslizándose lentamente en la opinión pública, el PRI puede revivir.

Pero para eso necesita de líderes estatales que más allá de apoyar la cargada peñista para Alito, es indispensable recuperar el apoyo de las bases, recomponer la estructura de operación electoral (que siempre ha sido priista), escuchar a los presidentes municipales (la mayoría del PRI) y desempeñar una limpia ejecución como partido opositor.

Con voz clara, directa y creíble.

Que conozcan las bases.

Con trayectoria partidista.

Con presencia a nivel nacional y en la opinión pública.

Y eso en Puebla no lo tiene ni Casique ni Urzúa.

Ni soñando

Por eso, con todo y la estocada en el corazón del PRI, a la excandidata a Casa Puebla parece ser que le gusta apostarle al futuro.

Por lo mientras, ya camina cerca, muy cerca y justo a la derecha de Alito.

Pese a quién le pese.

MÁS ENTREGAS DE LOS CONJURADOS:

Los Conjurados – Barbosa y Rivera: el primer desencuentro

Los Conjurados: Claudia Rivera y su verdadero amor

 

Compartir ahora

Estrategia permitió reducir delitos de alto impacto en Puebla: SSP

Entrada anterior

Verificación vehicular sin pago de multa se extenderá todo 2019: Barbosa

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario