Los Conjurados

Los Conjurados: Claudia Rivera y su verdadero amor

0
Claudia Rivera deberá comprobar que su afecto y lealtad no son para nadie más que para su partido, su dirigencia nacional, estatal y para Miguel Barbosa.
FOTO: Especial

Claudia Rivera deberá comprobar que su afecto y lealtad no son para nadie más que para su partido, su dirigencia nacional, estatal y para Miguel Barbosa.

La columna de Erika Rivero Almazán

A Claudia Rivera le llegó la hora de demostrar su amor.

Su verdadero amor.

Los plazos se cumplen y en menos de 2 meses deberá, en los hechos, comprobar que su afecto y lealtad no son para nadie más que para su partido, su dirigencia nacional, estatal y para el gobernador electo Luis Miguel Barbosa.

¿Podrá?

¿Estará dispuesta a aceptar la incapacidad de algunos de sus funcionarios y a relevarlos de sus puestos?

¿Aceptará la asesoría de Morena Nacional y del nuevo gobierno del estado?

La pregunta es válida si seguimos las huellas del pasado.

Claudia Rivera, en su incursión a la política, debía su lealtad y afecto a Gabriel Biestro Medinilla, entonces presidente estatal de Morena y mentor a quien debe su conquista de la candidatura a la presidencia municipal de Puebla en la interna.

Sin embargo, ya en plena batalla electoral del 2018, un viraje de intereses provocó la divergencia de sus caminos.

Es posible que la inercia del momento electoral, como la abeja a la miel, acercara a Claudia Rivera a la entonces candidata a la gubernatura Martha Erika Alonso y al todavía alcalde Luis Banck.

Este acercamiento, insólito por la vivencia política del momento, provocó la furia de su partido, pasando por Biestro, Barbosa, hasta llegar a dimensiones federales con la presidenta nacional Yeidckol Polevnsky, quien públicamente y hasta la fecha, le ha dado varios jalones de oreja (hasta el clásico empujón que se viralizó).

La desgracia del helicopterazo llevó a Rivera Vivanco a replantear sus alianzas afectivas y optó por apoyar al senador Alejandro Armenta en su confrontación contra Barbosa en la competencia por la candidatura a la gubernatura.

El gesto de la alcaldesa llevó al polo norte la relación Biestro-Barbosa-Yeidckol.

Los resultados electorales de la extraordinaria tampoco cuadran y dejan en supuesto el pacto de solidaridad entre la alcaldesa y Barbosa como candidato: quedó en evidencia que el ayuntamiento de Puebla no colaboró con los barbosistas.

Al contrario.

La baja votación de la zona metropolitana despertó la sospecha de traición, tal y como lo escribió en su columna Carlos Meza Viveros, vocero de Barbosa durante la campaña, incluso, el abogado llegó a considerar que Rivera Vivanco operó a favor del candidato del PAN, PRD y MC, Enrique Cárdenas.

Por supuesto que la alcaldesa desmintió estas versiones y de inmediato, el equipo de comunicación del ayuntamiento de Puebla, empezó a difundir en boletines y redes sociales reuniones y fotografías con Barbosa, ya como candidato ganador.

El abrazo y la selfie entre el próximo gobernador de Puebla y la alcaldesa no dejaba duda de que empezaba una nueva etapa en su relación.

Y borrón y cuenta nueva.

Pero…

Regresando a los resultados electorales, también quedó claro que los ciudadanos de la Ángelópolis que salieron a votar el 2 de junio están a disgusto con su gobierno municipal emanado de MORENA, y que los bonos de la alcaldesa ya bajaron sustancialmente.

Lo que significa, en términos reales, una piedra en el zapato tanto para MORENA como para el gobierno estatal que inicia.

Sobre todo, cuando muchos ya planean las elecciones del 2021.

De ahí que ya exista un primer planteamiento para la alcaldesa: el trabajo conjunto y el soporte de la estructura estatal requiere de una mejoría sustancial en la operación de la ciudad de Puebla, incluyendo el relevo de autoridades municipales que no sólo han demostrado su incapacidad e ineficiencia en el cargo, sino que han sido anclas que se están llevando en su trágico destino a su propia jefa.

Sin embargo, por causas no conocidas, son precisamente estos funcionarios con nombre y apellido a quienes la alcaldesa disculpa, apoya y mantiene.

A cualquier precio.

¿Motivo? Se comenta que los considera leales, y, por lo tanto, intocables.

¿A quién demostrará su amor y lealtad en esta ocasión?

Claudia Rivera tiene menos de dos meses… y contando.

MÁS ENTREGAS DE LOS CONJURADOS:

Los Conjurados: Lo bueno, lo malo, lo feo y la sorpresita electoral

Los Conjurados: Marko Cortés desenmascara a los liderazgos panistas aldeanos

 

 

Compartir ahora

Universidad de San Diego selecciona a comunidad BUAP para seminario internacional

Entrada anterior

Velázquez, López Badillo o Lourdes Rosales, ¿quién perdió la cabeza en ‘La Guillotina’?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario