Los Conjurados

Los Conjurados – Esposas desesperadas 2 o la guerra de las castas

0

Los Conjurados, la columna de Erika Rivero Almazán

Doña Nineta Regordosa siempre fue exigente: lo quería todo bueno, bonito y barato, pero, ante todo, perfecto. «O haces bien las cosas o de plano no las hagas» era la frase que sus hijos contaban en el anecdotario de las prolijas enseñanzas de su madre.

Sobre todo Pablo y Heriberto Rodríguez Regordosa.

Doña Nineta era ama de casa, pero, sobre todo, política. Su opinión en la Organización, en la Upaep (fue integrante del patronato) era determinante, así como en su esposo, Don Heriberto Rodríguez Concha (q.e.p.d), en su hermano, Luis Regordosa Valenciana y en su hijo, Pablo, quien se metió de lleno desde muy joven a nadar en las corrientes de Acción Nacional.

En ese trajín diario, Doña Nineta convivía con una de sus trabajadoras más allegadas: su costurera, la señora Villegas, quien siempre le daba a su clienta lo que pedía; bueno, bonito y barato.

La señora Villegas, en ocasiones, se hacía acompañar de su pequeña hija, Genoveva, quien de cariño doña Nineta también la llamaba Geno.

Desde entonces, la pequeña Genoveva conocía al joven Pablo.

Dos planos más distintos no podrían haber.

Los años, las décadas pasaron, y la vida los presento en dos planos, qué más distintos, no podían ser.

Genoveva Huerta Villegas, presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN, en plena crisis del partido con la reciente muerte de los Moreno Valle tuvo que decidir: o quedarse sentada, escuchando y obedeciendo el mando absoluto que ejercía Pablo Rodríguez como líder natural (algunos le llaman de «sangre azul») y como entonces presidente del Comité Municipal, o asumir el lugar que el destino la había acomodado.

Optó por lo segundo.

Con más tropiezos que aciertos tomó y asumió la responsabilidad en un momento en que Acción Nacional, sin Rafael Moreno Valle y sin Martha Erika Alonso, parecía navegar sin veleta.

En una reunión a puerta cerrada, en la crisis más álgida, Genoveva le pidió a Pablo que se callara y se sentara, porque no dejaba hablar a los demás.
Impavido, Pablo no lo podía creer: «tú eres nueva en esto, no sabes nada», reviró el excandidato a la alcaldía, con las mejillas arreboladas por la ira.

«El que no sabe que la presidenta del partido soy yo, eres tú Pablo. Siéntate ya».

Fin de la historia.

El resto ya la conocemos.

El efecto Ana Tere

Del sonado caso de ‘Las esposas desesperadas’, como las apodaron en el CEN del PAN, se enteró Ana Teresa Aranda.

Mujer siempre inteligente, oportuna y experta en el manejo de las crisis, se ofreció a apoyar a las esposas en su guerra frontal contra Genoveva Huerta.

«Yo te apoyo Moni, esto no es justo»: les dijo la Doña a Mónica Rodríguez Della Vecchia y Amparo Acuña, quienes acusan a su presidenta del partido de despedirla de sus posiciones: a la esposa de Pablo Rodríguez, de la coordinación de la bancada de diputados, y la esposa de Chucho Zaldívar, de la secretaría de Promoción Política de la mujer.

Por supuesto, que la idea de la rueda de prensa fue de la Doña, a la que se sumó Augusta Díaz de Rivera.

Tanto la Doña como Tití abrazaron a sus ahora amigas.

De un plumazo Ana Tere borró sus agrias declaraciones sobre «los abusos, corrupción y robo por parte de Pablo Rodríguez» (como secretario en el gabinete morenovallista, por el caso Audi) y a Jesús Zaldívar por la ‘Estafa maestra’ al frente del CONALEP.

A Titi le pasó lo mismo: el olvido, de su furia cuando el propio Zaldívar, al llegar al Comité Municipal, la destituyó como coordinadora de regidores de la bancada panista.

En esa ocasión nadie denunció ‘violencia política de género’ cuando fue destituida por Enrique ‘El huevo’ Guevara.

¿Por qué fue tan corto el olvido y tan largo el amor?

Recordemos que esto es política.

Sólo eso.

Al finalizar la rueda de prensa de este domingo, la pregunta para la Doña era obvia: «¿va a buscar una candidatura para las próximas elecciones?

Ana Teresa no dijo si, ni no, sino todo lo contrario.

Los reflectores se fueron con ella.

Junto con los aplausos.

La Doña volvió a los escenarios.

Y fue bien recibida.

No es casualidad que en su reaparición en las filas de Acción Nacional aparezca en las actas de afiliación de San Andrés Cholula. Municipio del que busca ser candidata a la presidencia municipal.

El cambio fue apenas.

¿Y de Tití?

Los ganchos al hígado contra Genoveva Huerta dieron fruto: la prensa destacó sus declaraciones y nuevamente fue posicionada como un política fuerte y experimentada.

No fue casualidad.

Nada en política lo es.

Sobre todo, cuando se destaca el hecho de que ya no está registrada en el padrón de Atlixco, como siempre lo estuvo, sino en la ciudad de Puebla. El cambio fue reciente también.

¿Qué candidatura estará buscando?

Del resto del capítulo de ‘Esposas Desesperadas’ versión Puebla, podría ser complicado que se proceda conforme a estatutos del PAN en contra de Huerta, porque está demostrado que no fue despido; ambas renuncias están firmadas.

Dos semanas después, en rueda de prensa, modificaron su postura afirmando que fue despido. Aún con el documento de renuncia firmado y acordado por ellas.

Hay ahí un agujero negro que nadie explica.

Sobre la violencia política de género también se complica: independiente de que efectivamente son esposas del grupo político adversario de Huerta, existe un expediente sobre la ineficacia en la contribución al crecimiento del partido.

Ejemplo: a finales de 2018 había 13, 198 mujeres inscritas al padrón del PAN Estatal. Y a partir que Amparo Acuña estuvo al frente de la secretaría de Participación Política de la Mujer disminuyó a 10, 432. Esto significa 2, 766 mujeres menos en el padrón del PAN.

Y la lista es larga.

Y acongojada.

Por tanto, la pregunta sería ¿Marko Cortés estará interesado en servir de juez en el caso Esposas Desesperadas?

¿Habrá tercera temporada?

Ya veremos.

Compartir ahora

Diputados aprueban, modificaciones para sancionar la violencia de género mediática

Entrada anterior

Uruviel González tumba designación de Oswaldo Jiménez; niega acuerdo

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario