Los Conjurados

Los Conjurados – Marco Cortés tantea terreno, Barbosa responde y deja «libre» a Rivera

Los Conjurados, la columna de Erika Rivero Almazán

Marko Cortés abrió el abanico de candidaturas para Puebla: lo hizo público y a nivel nacional. No hubo sorpresas, ya sabe, los nombres que de por sí se barajan: José Antonio Gali Fayad, Eduardo Rivera Pérez, Jorge Aguilar Chedraui, Mario Riestra Piña, Oswaldo Jiménez López y hasta Mónica Rodríguez Della Vecchia entró en el ajo para Marko, cerrando con una frase tan típica ya de él «y los que se acumulen».

Hasta ahí, repito, no hay novedad.

Las encuestas, incluso, así lo marcan.

Es la tendencia.

Lo que sí podría ser un elemento determinante en el fiel de la balanza fue las declaraciones del gobernador Luis Miguel Barbosa sobre este tema en particular.

Cuestionado por la prensa poblana sobre el punto, el mandatario estatal puso los puntos sobre las íes: “No por darles candidaturas se crea un velo de impunidad. Las declaraciones del PAN no crean ninguna impunidad. Una cosa es la opinión del presidente nacional de ese partido y otra son las investigaciones que por casos de corrupción se sigan, son cosas diferentes”.

El gobernador no podría ser más claro en su referencia, ya que, hasta la fecha son dos personajes los que pudieran ser investigados por la actual administración: Jorge Aguilar, como entonces titular de Salud de Rafael Moreno Valle, así como a Tony Gali, por supuestos actos «sospechosos» en el manejo de recursos del sismo del 2017 durante sus funciones como gobernador.

Marko Cortés quería una señal; de ahí hacer pública su baraja poblana.

Y ya la tuvo.

La pregunta siguiente es ¿tomará en cuenta la advertencia del gobernador poblano?

La confrontación de la actual administración contra el morenovallismo no es simulada.

Porque lo que quedó claro como el agua es que el exalcalde de Puebla, Eduardo Rivera no está incluido en ese «ajo sospechoso«, en la óptica barbosista.

En pocas palabras, Luis Miguel Barbosa no tiene alguna crítica contra Eduardo Rivera.

Y ese podría ser un argumento para Rivera Pérez para defender sus aspiraciones: venderse como el candidato a la alcaldía que no polarizaría las elecciones del 2021.

Falta ver la respuesta de Tony Gali y Jorge Aguilar (si es que alguien encuentra a este último) ante este escenario.

Las piezas se siguen moviendo.

Y acomodando.

Compartir ahora

Rechazan diputados sumarse a campaña #PorUnaPueblaSegura

Entrada anterior

Claudia Rivera quiere ocultar el negocio de despensas: PAN

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario