Los Conjurados

Los Conjurados – Marko Cortés mete en cintura al Pan poblano

0

Los Conjurados, la columna de Erika Rivero Almazán

Fue por zoom.

Como la Nueva Normalidad lo establece.

“A ver, no nos equivoquemos… el enemigo no está adentro… está afuera… y Advierte Marko Cortés un control y desmantelamiento de Poderes de la Unión y organismos autónomos por parte del gobierno de López Obrado necesitamos definiciones señores… es hora de definirnos… o logramos la unidad, o vamos a pagar las consecuencias de esa falta de definición… el enemigo está afuera, se llama Morena y hay que vencerlo…”.

Esta es la síntesis del mensaje que dio el presidente nacional del Pan, Marko Cortés, en una reunión convocada vía zoom a poco más de 50 liderazgos poblanos.

¿El objetivo oficial?

Convocar a la unidad panista.

¿El objetivo extraoficial?

Meter en cintura a los panistas que aspiran a una candidatura con las siglas de Acción Nacional, pero que en lo oscurito (y luego ni tan en lo oscurito por la cantidad de faroles impropios, testigos de esos encuentros) ya llevan las instrucciones del juego electoral de Morena bajo el brazo.

Qué tentación.

Por supuesto: jugar en el bando azul de la retórica contestataria al gobierno, que pudiera ser rentable por el desgaste de AMLO en estos tiempos de pandemia, y a la vez, disfrutar de la protección y los recursos del poder.

Y claro, muchas abejas o abejorros andan tras esas mieles.

Imposible resistirse.

De ahí que Marko tomara la punta del hilo de la unidad, para terminar en el extremo de “definiciones“.

No fue un regaño.

Ni una llamada de atención.

Fue algo peor.

Puebla, ese estado que tantos dolores de cabeza le ha causado al CEN, ahora vuelve aparecer en la lista de oportunidades, pero con riesgos tan altos, que esas ventajas pueden arder como el petate si no se establecen las reglas claras.

Definiciones“, les llama Cortés.

La respuesta de los zoomistas fue el silencio… la aprobación con la cabeza, los ojos muy abiertos, llenos de sospechosísimo, el rostro acongojado, muecas de molestia, de satisfacción… pero silencio al fin…

Y la aprobación unánime de quien no se atreve a retar al jefe.

No al menos en público.

Desde diputados, regidores, funcionarios de gobierno, del partido, consejeros, yunquistas, morenovallistas, exmorenovallistas, exyunquistas, neopanistas, traidores y quienes están tentados en serlo… más de 50 panistas en el liderazgo del Pan poblano… todos, casi todos estuvieron ahí.

Nadie desmintió a Marko esa tarde de jueves.

Y tal vez sea porque hay mucha agua bajo el puente corriendo: falta definir el género en candidaturas claves, las posibles alianzas o candidaturas comunes con el PRI, por poner ejemplos en donde aún no se transita por la prueba del ácido.

Sin mencionar los escándalos de su excandidato a la gubernatura en alianza, Enrique Cárdenas, que están surgiendo como cadáveres que salen a flote en el río de las equivocaciones y arrepentimientos.

Son tiempos de turbulencia.

Y definición.

Según Marko.

Compartir ahora

Seguirán sin actividad comisiones del Cabildo ‘no esenciales’

Entrada anterior

Emilio Lozoya, ¿regresa como el alfil sacrificado?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario