Los Conjurados

Los Conjurados – Morena Puebla, sin pies ni cabeza

0

Los conjurados, la columna de Erika Rivero Almazán

Preocupa al gobernador de Puebla la situación de su partido que lo llevaría a conservar o perder parte de la gobernabilidad del estado para el 2021.

MORENA se agrega a la lista de preocupaciones del gobernador Luis Miguel Barbosa.

Para nadie es un secreto que su partido no está dando los resultados esperados: ni en el Congreso Local, ni en los ayuntamientos que gobierna (sobre todo, los de la zona conurbada) ni en la postura que toma ante los temas políticos, sociales y hasta económicos.

Morena-Puebla, se muestra débil, ambiguo y contradictorio.

En riesgo de ser una presa para enfrentar las elecciones locales del 2021.

Si no se compone el rumbo, y pronto, Barbosa perderá un amplio margen de su poder de maniobra en el estado, en el Congreso y en los ayuntamientos.

El gobernador lo sabe.

Y le preocupa.

Veamos:

1. Este partido no cuenta con una dirigencia estatal que represente un fiel de la balanza. El todavía delegado, con funciones de dirigente, Mario Bracamonte, se mantiene alejado de la vida política del estado, indiferente con la militancia (que apenas se está conformando en un padrón formal), con un desconocimiento de los grupos al interior del estado, y peor aún, en constante confrontación con el brazo derecho del gobernador: el diputado y exdirigente Gabriel Biestro Medinilla.

2. Los diputados de MORENA tampoco han podido consolidar un bloque ideológico definido. Su postura en temas sociales sumamente delicados no sólo es contradictoria sino que lesionan al sector social más desprotegido, ése que votó por ellos y al que juraron proteger: el aumento al transporte público de más del 40% fue una medida altamente impopular.

La gente no olvida, cuando se le da un golpe a su cartera.

3. Otros desaciertos de los diputados de MORENA fueron, sin lugar a dudas, la falta de definición, o incluso, de acción en temas que debieron impulsar, dada la agenda progresista que ofertaron en la pasada elección: los matrimonios igualitarios y la despenalización del aborto. La bancada morenista, al ser mayoría, se muestra débil y titubeante: prefiere lavarse las manos en la inercia que obedecer a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, instancia máxima que declaró legal y procedente el matrimonio igualitario. El Congreso poblano permanece en desacato a la ley.

4. El caso de la despenalización del aborto, la bancada morenista se muestra más conservadora que el PAN, partido al que le ahorraron la chamba.

Literal.

Con el enorme abismo de que no se trataba de “aprobar o prohibir el aborto”, sino de evitar la criminalización de las mujeres.

Puebla muestra un retroceso en este tema, a comparación de otros estados, como Oaxaca o Veracruz.

5. La falta de operatividad y eficacia en la impartición de servicio públicos en la zona conurbada del estado, que representa más del 40% de la votación, es una merma para MORENA que persiste, sin que hasta el momento existan vías de solución: carencia de bacheo, pavimentación, servicio de agua, alumbrado, pero sobre todo, seguridad pública, es lo que ahoga a las ciudades más importantes del estado.

6. Un partido sin cabeza, sin liderazgo, sin organización ni método, pero sobre todo, sin operación electoral eficiente, no tiene futuro en un proceso electoral. Las elecciones se ganan “el día D”. Y la falta de una estructura partidista eficiente deja vacíos en la cobertura para vigilar las casillas. La falta de representantes de casilla de MORENA ya le causó dolores de cabeza a Luis Miguel Barbosa en el pasado reciente.

7. Como si esto no fuera suficiente, poco ayuda el escándalo nacional que protagoniza su dirigente nacional, Yeidckol Polevnsky, quien a ojos vista, al parecer, comienza un descenso en su liderazgo: las asambleas estatales en todo el país se siguen celebrando entre balazos y cancelaciones.

8. Otra espantosa “X” se gana MORENA con las acusaciones de su fundador en Puebla y actual delegado federal Rodrigo Abdala Dartigues, por haber desviado recursos y apoyos ciudadanos en favor de Bertha Luján Uranga, aspirante a la dirigencia nacional de MORENA.  Se recuerda que Abdala Dartigues es uno de los 12 súper delegados que están siendo investigados por la Secretaría de la Función Pública por presuntamente desviar recursos de programas sociales de la Secretaría del Bienestar.

Cosa que le viene muy mal como carta de presentación a un gobierno cuyo eslogan es eliminar la corrupción.

Es claro que MORENA sufre de un paro cardiaco. Gabriel Biestro Medinilla es el médico cirujano y Eduardo Gandul, aspirante a la dirigencia estatal, es su  asistente en ese quirófano, que hasta el momento, no ha podido darle vida a un partido político estatal, al que urge revivir para el 2021.

Porque Acción Nacional ya está frotándose los manos.

Compartir ahora

Piden regidores del G5, baja de familiares de Romano

Entrada anterior

LIVH Institute abre sus puertas en Puebla

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario