Los Conjurados: PAN sin candidato; Derbez y Paredes la piensan

0
376

Érase una vez un partido llamado PAN que buscaba con desespero un candidato para su aldea… sin éxito.

Erika Rivero Almazán

Empecemos esta historia sin sosiego por el principio.

Érase un partido llamado Acción Nacional que buscaba con desespero un candidato para su aldea… sin éxito.

Tras el accidente (que ya no es accidente), Eduardo Rivera Pérez, se perfiló como el candidato a la medida ante la premura de las circunstancias, una vez que el morenovallismo optara por salir del escenario (como el ex alcalde Luis Banck) y Tony Gali rompiera con el Pan para que su grupo político buscara alianzas en otro lado.

Así, aunque el camino parecía despejado para Lalo, se encuentra con una funesta sorpresa: el gobernador interino no es panista, y todas las encuestas llevan al Pan a la lona: no hay posibilidad remota de que gane la elección extraordinaria del próximo 2 de julio.

Por eso, aunque Eduardo Rivera había pedido la candidatura ante el CEN, su dirigente nacional, Marko Cortés hizo un cambio de planes: pidió a Lalo cesar de su intentona y le adjudicó otra misión: recuperar al Pan.

La versión que narra Lalo es otra: que él mismo pensó mejor las cosas y prefirió recular y “guardarse” para la siguiente porque en esta sólo iría a perder (cosa que Lalo ya sabía de antemano, pero ¿quién puede resistirse a las suculentas perrogativas designadas al Pan para la campaña?).

La verdad es que Marko Cortés envió como delegado en Puebla a Hector Larios, su secretario general, para definir la estrategia de campaña de la extraordinaria.

Pero la empresa no está saliendo nada bien.

El Cen buscó a Luis Ernesto Derbez: el rector de la Udlap dijo que lo iba a pensar, con un tono que más invitaba al “no, gracias”.

También buscó al exalcalde Luis Paredes.

La respuesta fue similar, pero acompañado de un montón de requisitos y exigencias.

Ver para creer.

El Pan criticó, denostó y casi expulsó a Paredes y ahora lo busca para enviarlo a una guerra sin fusil.

Es más… expulsó con sendas unanimidades a Paredes y fue obligado por el Trife a reintegrarle sus derechos partidistas.

Con todo, la puerta se quedó entreabierta.

En esas andadas, se coló Francisco Fraile: alzo la mano por enésima vez para competir en una posición que ya jugó.

Y perdió, escandalosamente.

El Cen le respondió al Pastor con un “gracias por participar y por su entusiasmo”, que lo iban a tomar en cuenta.

Así que el Pan quiere un candidato.

Le urge uno.

Pero aún no tiene quién.

Por lo mientras, la presidenta estatal del PAN pasó de la tristeza a la furia: sus bonos bajaron con estruendo tras su enfrentamiento a tuitazos con el diputado Marcelo García Almaguer tras quitarle la coordinación de los diputados.

Sin lugar a dudas Marcelo ganó: supo contar bien su historia y le alcanzó hasta para justificar su renuncia del PAN.

En contra parte, Genoveva Huerta quedó como la mala del cuento, inoperante e ineficaz. El tiro de gracia se lo dio su propio secretario general, Salvador Escobedo, al apoyar a Marcelo en público.

Genoveva se quedó caminando en solitario.

Se va de la dirigencia.

Claro que se va.

Pero será después de la extraordinaria, con la derrota cantada a cuestas.

Para ése entonces, Eduardo Rivera o Rafael Micalco estarán listos para recoger los pedazos y recuperar en dos años para el yunque al partido perdido.

MÁS ENTREGAS DE LOS CONJURADOS:

Deja un comentario