Los rituales del caos: Crece ingobernabilidad, la Resurrección está por arder

0
803

Los problemas no han concluido en la renovación de las presidencias de juntas auxiliares. Nuevamente la comuna cometió errores, ahora en la designación de encargados de despacho. Un personaje que polariza llegó a La Resurrección y ante ello la advertencia es clara, “la Resurrección va a arder”.

Erick Almanza

HOLA INGOBERNABILIDAD… “La Resurrección está a punto de arder”. Tal es la amenaza que circula entre los pobladores de esta junta auxiliar ante un nuevo yerro de la administración municipal en la designación del encargado de despacho en esta demarcación de apoyo.

Orlando López Reyes, está temporalmente al frente de la citada junta auxiliar. Es un personaje que no es oriundo de la zona, pero eso es lo de menos, el señalado fue parte del sindicato del Ayuntamiento y es considerado por muchos como “traidor” pues, se dice, estuvo involucrado en los señalamientos que justificaron que el otrora líder del gremio, Israel Pacheco Velázquez, fuera encarcelado durante el gobierno del hoy finado Rafael Moreno Valle, y terminará siendo compañero de celda de Leonardo Báez, quien también fue apresado por órdenes del ex gobernador, al oponerse a que se le quitara el manejo del registro civil a las juntas auxiliares.

Leonardo Báez, hoy es un personaje simpatizante de Morena que abiertamente promueve el descontento con la llegada del nuevo encargado de despacho, y con él, una cantidad importante de gente comienza a organizarse para impedir que López Reyes asuma el poder.

Y mientras…la presidenta municipal viaja a Viena, Austria, por cuatro días para asistir a un Coloquio de Ciudades Patrimonio.
El viaje diplomático de la alcaldesa no tendría nada de malo si lo hiciera cuando la situación en la ciudad que gobierna no fuera tan delicada como lo es actualmente, pues la Resurrección no es la única papa caliente.

La gente de San Miguel Canoa y San Jerónimo Caleras no está contenta con la resolución del cabildo de no reponer el proceso a pesar de que la gente asegura haber presentado pruebas de la existencia de un presunto fraude que habría sido orquestado por gente cercana a la edil, lo que propició una votación dividida que estuvo a nada de echar abajo la decisión de la alcaldesa (ooootra vez), quien no ha sabido pactar acuerdos y ha optado por imponer una mayoría cada vez más endeble.

A ello se suma que en las ocho juntas auxiliares en que se repetirá la elección también se prolongó el período de descontento e incertidumbre por parte de los pobladores, en un capítulo que debió cerrarse el pasado viernes, de haber hecho un trabajo adecuado desde el gobierno.
Amén de ello es previsible el regreso de los ambulantes al Centro Histórico está semana por las ventas del 14 de febrero, pues aunque se presumió que habían partido, ello sólo obedece al “descanso” que los mismos informales se dan año con año tras la temporada alta de ventas decembrinas y del 6 de enero.

Claudia Rivera puede tener las mejores intenciones como presidenta municipal pero, por mucho que lo niegue, es una realidad que sus estrategias no han dado resultados adecuados, ni en materia de seguridad, ni en el tema de gobernabilidad. Hoy diferentes grupos, tanto políticos como sociales, han visto en la edil un blanco vulnerable; en resumen, un vacío de poder.

Y Rivera, lejos de ocuparse del tema, continúa tomando decisiones controvertidas que en nada abonan a fortalecer su presencia como autoridad.

La presidenta llegó al poder por el empuje de Andrés Manuel López Obrador, y aunque el bono democrático del tabasqueño se mantiene pese a sus pifias, se equivocan quienes creen que la misma fe ciega aplicará indefinidamente para todos los Morenistas que hoy son autoridad.

Más entregas de Los rituales del caos:

Deja un comentario