Los RitualesPolíticaPrincipalesultimaÚltimas noticias

Los rituales del caos: el fantasma de Moreno Valle

0

Para bien o para mal, la figura de Rafael Moreno Valle no ha desaparecido de la esfera política aún después de su muerte, algunos de sus seguidores dejaron al PAN tras el intento desesperado del albiazul de no cargar con los pasivos del otrora gobernador, otros más cedieron y se quedaron reacomodandose en Acción Nacional de cara a las elecciones de 2021

Erick Almanza

Muchos apostaron porque el morenovallismo moriría a la par del deceso de su líder Rafael Moreno Valle Rosas, quien pereció el 24 de diciembre al caer el helicóptero en que viajaba. En estricto sentido ello tendría lógica, sin embargo, el grupo no ha desaparecido y sus  seguidores  buscan sobrevivir en diferentes frentes, tal cual fue la enseñanza del gran jerarca.

Es por ello que algunos morenovallistas como Marcelo García Almaguer dejaron el partido; otros más dejaron su encargo en el PAN pero no las filas del albiazul, como el caso de Salvador Escobedo que renunció a la Secretaría General del albiazul.

Unos más, como Antonio Gali Fayad y Luis Banck Serrato, a pesar de ser respaldados en el pasado por este instituto político, ahora emularon a Poncio Pilatos y simplemente se lavaron las manos. Bajo el argumento de que no eran militantes de Acción Nacional se fueron tras ser desplazados y no encontrar puestos de poder y control para sus grupos

Pero también hubo quienes se quedaron, como Jorge Aguilar Chedraui, Blanca Jiménez, Guillermo Velázquez o Mario Riestra, quienes ahora respaldan al candidato impuesto por el Comité Ejecutivo Nacional del PAN… a Enrique Cárdenas.

Aunque a ciencia cierta sólo los involucrados saben los motivos reales de su actuar, al interior del propio albiazul existen distintas voces que señalan que, en todos los casos, los morenovallistas se dividieron para ampliar su margen de supervivencia como grupo, de modo que algunos buscarán sumarse a Morena y otros más operarán desde Acción Nacional de cara al 2021, pues aunque aún se guarda una ligera esperanza de ganar en los comicios extraordinarios, saben que las tendencias favorecen al Instituto vino tinto y por ello la apuesta está hacia las próximas elecciones intermedias.

La figura del patriarca

Amén de lo que pase en el grupo morenovallista como tal, lo que es una realidad es que la imagen de Moreno Valle seguirá jugando para los comicios venideros, como activo y también como pasivo.

Por un lado es un pasivo porque se siguen cobrando facturas por el estilo autoritario del otrora gobernador, así como por las acusaciones en su contra de permitir la entrada de huachicol, de espionaje, así como de maniataron la ley y los poderes a conveniencia.

Es por eso que el albiazul optó por un candidato externo como Cárdenas, que, hasta donde se sabe, nunca tuvo un vínculo con el exmandatario . La idea es grabar en la gente la idea de que el PAN no es sinónimo de Moreno Valle. A la par, el acuerdo fue no utilizar la crítica al exgobernador como parte del discurso del candidato.

La estrategia busca tirar el mensaje de antaño de Luis Miguel Barbosa, de que Moreno Valle buscaba perpetuarse en el poder a través de su esposa, en una forma de reelección. Las críticas a las obras «fatuas» en el Estado, de igual forma pierden fuerza debido a que, como dijimos, no fueron apoyadas por Cárdenas, quien no representa al morenovallismo.

Irónicamente, de los tres candidatos al gobierno sólo Barbosa tuvo vínculos en el pasado con Moreno Valle.

Así, la apuesta de Morena va casi exclusivamente en la fuerza de la marca del Instituto político y en el vestir a Barbosa de víctima ante el «fraude», que asegura, se cometió en su contra.

Pero el nombre de Moreno Valle también juega a favor del albiazul bajo el pretexto de que el otrora mandatario pudo morir a causa de un atentado y no de un accidente.

El hecho es que el fantasma de Moreno Valle no se ha ido y jugará, en menor o mayor grado, para estas elecciones y tal vez para las venideras.

Recuerda un poco a la leyenda del Cid.

“El Cid ordenó que embalsamaran su cuerpo y que muerto cabalgara sobre su caballo Babieca en la siguiente batalla (…) salieron al galope todos los caballeros que había en la ciudad, con el Cid a la cabeza, pues sus hombres le habían vestido, ceñido sus armas, y montado sobre su caballo, sus hombres recobraron el vigor y la esperanza de vencer (…) así fue como el Cid Campeador había ganado su última batalla».

Compartir ahora

Nuevamente el Popocatépetl con intensa actividad

Entrada anterior

Morenovallismo estará comprometido con el PAN en la elección: Regordosa

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Los Rituales