Los RitualesNuestras plumasultima

Los Rituales del caos: El PRI, con la puerta abierta para regresar al poder

0

Erick Almanza

«Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí». Este texto que es conocido como el cuento más corto del mundo, de Augusto Monterroso, pareciera encerrar perfectamente la realidad de la política de México y, en particular, de Puebla.
El PRI ha sido un partido odiado por años, pero irónicamente, lejos de desaparecer, ha encontrado la forma de sobrevivir, infiltrando a sus militantes icónicos en otros partidos políticos. El mayor ejemplo de ello es el PAN durante el período de Rafael Moreno Valle Rosas, quien surgió del priismo y se llevó con él a diferentes cuadros del tricolor; no es fortuito que en su momento el exdirigente panista Juan Carlos Mondragón señalará que el partido fue infiltrado por el grupo Atlacomulco.

Recientemente sucedió lo mismo con Morena. Quienes fueron priistas importantes ingresaron al movimiento lopezobradorista, y dos de ellos se anticipan como fuertes aspirantes para obtener la candidatura de izquierda: la senadora Nancy de la Sierra (ex diputada por el tricolor) y el senador Alejandro Armenta Mier (exdirigente del PRI).
Es decir, el PRI no se ha ido, y la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polenvsky, pareciera confirmarlo con sus declaraciones de que suena mejor PRIMOR (PRI /MORENA) que PRIAN (PRI/PAN).
Pero esa no es el único camino del tricolor para regresar al poder, la verdadera posibilidad está en las urnas a pesar de que la marca PRI está desprestigiada y que, por el contrario, MORENA se encuentra con un alto nivel de posicionamiento, de hasta 60 por ciento de preferencias.
¿Una locura?
No, no es así, y en el círculo rojo lo saben.
Son diversos factores que pueden cambiar el rumbo de la historia y abrir las puertas al pasado.
A diferencia del resto de partidos, el PRI cuenta con el llamado voto duro, calculado originalmente en 850 mil sufragios, y aunque muchos de estos votos han emigrado, gran parte aún se mantiene fiel al Revolucionario Institucional. La mayor muestra de ello la dio el fin de semana la asistencia del dirigente del PRI en el Estado, Javier Casique, a la espartequeada de Antorcha Campesina (a donde también asistió la edil de Puebla Claudia Rivera Vivanco, un hecho a observar).
A ello se suma el reciente llamado a la unidad por parte del líder de la Confederación de Trabajadores de México capítulo Puebla, Leobardo Soto Martínez. Es decir, la agrupación sindical aún está con el tricolor, así como grandes bastiones como la Confederación Nacional de Organizaciones Populares
CNOP y la Confederación Nacional Campesina CNC.
El reciente evento de Antorcha Campesina también contó con la presencia de Jorge Estefan Chidiac, quien ya es secretario de Finanzas del gobierno interino en Puebla y quien, en su momento, manejó las finanzas del PRI a nivel nacional.
Este hecho lleva a la reflexión de otro punto que puede jugar a favor del tricolor, y es que el PRI actualmente se encuentra en el poder con Guillermo Pacheco Pulido como gobernador interino. El mandatario ha señalado que no meterá las manos en el proceso electoral pero es indudable que el simple hecho de que se encuentre al frente del ejecutivo estatal juega un papel fundamental en la intención de voto de la gente, lo mismo que sucede con Andrés Manuel López Obrador en la presidencia de la República.
Este tema también es importante para revisar, pues aunque la ola López Obrador aún es fuerte, la realidad es que el peje ya no aparecerá en las boletas y, por ende, difícilmente se repetirá el escenario de 2018, por lo menos no en la misma dimensión.
El hecho no es para menos cuando es una realidad que el nivel de votación será bajo en la elección extraordinaria, de aproximadamente 40 por ciento según los especialistas en el tema. La fórmula de una baja votación con un alto sufragio duro priista puede ser fatídica.
Otro punto a tomar en cuenta es que si bien la marca Morena es fuerte, al interior del Partido se han radicalizado las divisiones justo por el interés de tener la candidatura. Los últimos días José Juan Espinosa Torres ha sido enfático en llamar a que se frenen los adelantados y, en la misma línea, ha criticado los perfiles de la alianza Juntos Haremos Historia que llegaron al gabinete estatal pues asegura que «no son de izquierda».
Alejandro Armenta no ha sido agresivo para descalificar a sus posibles oponentes pero tampoco se ha mostrado sumiso y por ello, abiertamente ha mostrado su interés por ser gobernador.
El aspecto final a tomar en cuenta es el papel del PAN en la contienda, pues si bien numéricamente está fuera de competencia puede ser el fiel de la balanza si llega a un acuerdo con el priismo, el cacareado PRIAN.
Morena tiene altas posibilidades de ganar la elección para ocupar la gubernatura, es cierto, pero no tiene una victoria garantizada y, si se mantienen polarizados, corren un alto riesgo de perder la oportunidad de quedarse con la administración estatal ante un viejo lobo de mar.

Compartir ahora

Patriotas de Nueva Inglaterra ganan el Superbowl 53

Entrada anterior

¿Alistan película sobre David Bowie sin el permiso de su familia?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Los Rituales