Los Rituales

Los rituales del caos: el triste regreso a clases, 1 de cada 10 no volverá

0

Las condiciones de educación a distancia anticipan una deserción de hasta 200 mil estudiantes del sistema educativo público, más el impacto en las escuelas privadas 

Erick Almanza

El regreso a clases en la modalidad a distancia por la pandemia del coronavirus no ofrece las mismas oportunidades para todos los menores, principalmente por las condiciones de pobreza y marginación de distintas partes del Estado que implican que existan comunidades en donde no hay medios de comunicación, ni siquiera electricidad.

Fuentes al interior del magisterio estiman que esta circunstancia provoque una deserción del 10 por ciento del total de matrícula que actualmente es de 2 millones (2,049,979), es decir, que 200 mil menores dejarían de estudiar.

Existen comunidades en zonas serranas, principalmente de la Mixteca, en donde se carece de luz o hay apagones constantes en municipios como Chiautla.

Asimismo, en algunos casos (como en la región de Huauchinango) no pueden verse todos los canales de televisión por lo cual las clases a distancia llegarán fragmentadas y con ello, de igual forma la preparación de los alumnos.

Amén de ello, por la pandemia los papás de algunos niños perdieron el empleo y por tanto no tienen condiciones para que los infantes sigan estudiando pues viven “al día” para tener comida.

En algunos otros casos los educandos ayudan a sus papás en el negocio familiar o vendiendo cosas en la calle, representando un ingreso extra por lo que para los padres de familia ya no es esencial mandarlos a clases a distancia.

Según el Consejo Nacional de Población, en 731 localidades de Puebla el rango de pobreza va del 70 al 100 por ciento de su población y de éstas 566 presentan un nivel de pobreza extrema.

Amén de ello también hay dificultades de los docentes para el regreso a clases, principalmente para los maestros rurales que integran el 20 por ciento de los 99,467 profesores que existen en el Estado, es decir, aproximadamente 20 mil maestros que tampoco cuentan con todas las herramientas tecnológicas a su alcance para retroalimentar al alumnado.

El efecto en la educación privada

La crisis económica que está dejando la pandemia por el coronavirus también ha provocado que paterfamilias hayan dejado de pagar colegiaturas en escuelas privadas y apuesten por las públicas en Puebla, calculándose que hasta 600 instituciones privadas estén cerrando sus puertas definitivamente por tal motivo.

El propio gobernador, Luis Miguel Barbosa Huerta, indicó que Puebla tiene el mismo promedio nacional de cierre de planteles educativos privados de un 25 por ciento, es decir, aproximadamente 600. “En el gobierno del estado pues estamos preparados para recibir a los alumnos de privadas”, dijo.

A través de revisiones a distintas instituciones privadas que siguen abiertas, se tienen datos de que la matrícula ha caído desde un 10 hasta un 50 por ciento, lo que ha llevado a implementar medidas como la disminución de su planta docente o los salarios de éstos cuando laboran en el esquema hora-clase, hasta en un 30 por ciento.

Compartir ahora

Aumentó flujo de transeúntes en Centro Histórico: Sánchez Galindo

Entrada anterior

Busca Comuna de Puebla rescatar archivos históricos de Juntas Auxiliares

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Los Rituales