Los Rituales

Los rituales del caos : El yunque y el síndrome de estocolmo

0
Eduardo Rivera Pérez, líder moral del Yunque en Puebla, parece tropezar de nuevo y con la misma piedra, pues negocia con lo que queda del morenovallismo

Eduardo Rivera Pérez, líder moral del Yunque en Puebla, parece tropezar de nuevo y con la misma piedra, pues negocia con lo que queda del morenovallismo, el mismo que buscó inhabilitarlo.

Erick Almanza

Al interior de las filas del albiazul se siguen tejiendo historias dignas de melodramas de telenovela y una de ellas pondría como personaje al líder moral del Yunque en Puebla, Eduardo Rivera Pérez.

Primero el recuerdo de la precuela de esta narración.

En abril de 2017, el expresidente municipal recibió una sanción contundente por parte del poder legislativo, en ese entonces servil al ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, hoy finado. Se determinó inhabilitarlo por 12 años para ejercer cargos públicos, así como una multa por 25.5 millones de pesos derivado de las observaciones a su cuenta pública de 2013.

Lo más significativo fue que votaron a favor de tal medida personajes que antes fueron cercanos a él, como Francisco Rodríguez Álvarez, Pablo Rodríguez Regordosa y Carolina Beauregard, amén de la aplanadora morenovallista (liderada por Jorge Aguilar Chedraui).

Hasta ahí el recuerdo.

En el presente pareciera que la memoria tuvo amnesia o se sufre el síndrome de Estocolmo.

Cuentan al interior del albiazul que, en el afán por regresar al poder local, ha decidido realizar acuerdos con quienes antes lo persiguieron pues ha establecido un pacto con quienes ejecutaron la orden de embestirlo desde el congreso del Estado: Jorge Aguilar Chedraui y Pablo Rodríguez Regordosa.

Con la premisa de que el fin justifica los medios, Rivera negocia un pacto para que su grupo se quede con el control del Comité Directivo Municipal con alguno tres de sus alfiles: Jonathan Soriano, Miguel Ángel Dessavre o Juan Carlos Mondragón.

No es la primera vez que Rivera hace pactos con el morenovallismo con pésimos resultados. El ejemplo más cercano justo es el que se tuvo tras su intento de inhabilitación, pues aunque logró ganar los procesos para que no procedieran y tuviera la oportunidad de contender en 2018, aceptó un acuerdo para ser candidato a la presidencia municipal, en tanto que Martha Erika Alonso Hidalgo sería candidata al gobierno.

El hecho no fue bien visto por sus seguidores quienes le advirtieron: ‘nos van a traicionar’, y al final así fue, pues se crearon candidaturas para fragmentar el voto antilopezobradorista, que en un momento pudieron darle la victoria sobre Claudia Rivera Vivanco.

La decisión de El Yunque de volver a aceptar un acuerdo parece arriesgada y desesperada luego de que ha perdido espacios, máxime cuando Herberto Rodríguez Regordosa no pudo llegar a la dirigencia del Consejo Coordinador Empresarial.

¿Cómo reaccionarán ahora los fieles seguidores de Eduardo Rivera ante el pacto realizado con sus otrora peores enemigos?

El pacto con Chedraui y Rodríguez Regordosa le puede salir muy caro. Las traiciones parecen estar en puerta…a tropezar de nuevo y con la misma piedra.

TEMAS RELACIONADOS:

Los rituales del caos: historias negras tras la renovación del PAN

Los rituales del caos: morenovallistas buscan blindarse, CEN del PAN los deja solos

 

Compartir ahora

Barbosa aborda temas de utilidad con Olga Sánchez Cordero

Entrada anterior

Barbosa anuncia cambio en Economía, llega al cargo Olivia Salomón

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Los Rituales