Los Rituales

Los rituales del caos : La vieja anormalidad y la mala comunicación

El 1 de junio inició la «nueva normalidad» aunque en realidad debería ser la «vieja anormalidad».

Erick Almanza

El error viene desde la cabeza pero son partícipes y también responsables los ciudadanos en general que no han entendido el impacto de sus decisiones.

Con una errónea frase de «se acaba la Jornada Nacional de Sana Distancia» todo esfuerzo anterior para frenar la ola de contagios se echó por la borda pues un gran cúmulo de personas lo tomó como sinónimo de «no pasa nada» o «ya se terminó el problema«; en resumen, como un permiso para salir de nuevo a la calle sin restricción alguna.

Los defensores de la 4t argumentan que sí se explicó que la conclusión de la Jornada Nacional de Sana Distancia sólo implicaba que ahora los Estados asumen la batuta (con la supervisión de la Federación) en las decisiones locales para frenar la pandemia, pero la realidad es que el mensaje estuvo mal estructurado, simplemente hay que ver la reacción de la gente.

¡Vaya! Hasta el gobernador Luis Miguel Barbosa, rey de las declaraciones controvertidas, dice que el mensaje es confuso para la gente.

No obstante, también es cierto que con este pretexto fue la misma sociedad la que demostró qué tan irresponsable puede ser. Y así será por los siglos de los siglos.

El desabasto para otras enfermedades, daño colateral

Como se mencionó desde hace semanas en este espacio, la crisis médica ante el coronavirus no es exclusivamente lo concerniente a los pacientes de Covid-19, sino que por la atención de ellos se ha dejado descuidado el abasto y atención de pacientes de otras enfermedades. Es el caso de los pacientes oncológicos.

Pacientes con cáncer del ISSSTEP exigen a las autoridades del Instituto y al gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, atienda el desabasto de medicamentos oncológicos, el cual ha ocasionado que existan personas con uno, dos o hasta tres meses sin recibir tratamiento.

Entre los medicamentos faltantes se encuentra ciclofosfamida, carboplatino, citarabina, fluradabina, entre otros relacionados a la atención de pacientes con algún tipo de cáncer.

En un primer momento se señaló que el desabasto se debía al cambio de empresa proveedora de la farmacia del instituto, sin embargo, a varios meses de haberse realizado el cambio la empresa DAROVI sigue sin dar respuesta o solución de cuándo podría llegar el medicamento.

Hasta el momento la dirección de ISSSTEP que era encabezada hasta hace algunos días por Karen Berlanga y ahora por Miguel Ángel García Martínez, no han dado solución al problema pues señalan que es de la empresa que tiene el contrato para proveer el medicamento.

En resumen, todos se echan la bolita pero nadie resuelve nada… otra vez.

Compartir ahora

IMSS La Margarita niega falta de capacidad para atender pacientes COVID-19

Entrada anterior

Mensajes Sicilianos : Ejidatarios de la Resurrección, ¿una nueva bomba de tiempo para la Comuna?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Los Rituales