Los Rituales

Los rituales del caos: Marko Cortés divide al panismo y arriesga 2021

0

En su afán de reelección al frente de la dirigencia nacional del albiazul, ha optado por querer complacer a todos y con ello deja en la incertidumbre y la fractura a la militancia rumbo a 2021

Erick Almanza

Ironía“, no hay otro término para definir que el encargado de guiar a la victoria a su partido sea también quien esté arriesgando el futuro del mismo por no actuar justo como dirigente.

Marko Cortés debe llevar al PAN hacia buen destino, máxime ante la histórica oportunidad de que el próximo año pueda recuperarse mucho de lo perdido en 2018, sin embargo, su visión está puesta en el 21 de octubre para buscar su reelección al frente del albiazul, y para ello está intentando ser complaciente con todos (por lo menos en el discurso) a fin de ganar adeptos… craso error de cálculo, pues como dijera la frase popular “el que a muchos amos sirve con uno queda mal“.

Cortés busca hacer acuerdos cupulares entre grupos que puedan apoyarlo a cambio de repartir candidaturas desde la alta esfera. Ese de por sí es ya un problema, pero es peor cuando también, los acuerdos con líderes de grupos son sólo de dientes para afuera. Y es que del otro lado también hace promesas y con ello la especulación y el desorden crece.

Puebla es ejemplo claro de ello.

La negociación entre el Yunque y el grupo que encabeza Genoveva Huerta, se encuentra rota, pero Marko Cortés, lejos de conciliar deja que el conflicto crezca porque no quiere quedar mal con nadie.

Es por ello que el bloque que conforma el Yunque con sus anteriores verdugos como Mario Riestra, Jesús Zaldívar y Jorge Aguilar Chedraui, apuesta por tener la mayoría de candidaturas en 2021, pese a que no operaron para la elección extraordinaria a gobernador y a que hace casi un año estuvieron a punto de perder la dirigencia municipal del albiazul (proceso que aún se encuentra judicializado).

Del lado del grupo de Huerta aún no han puesto nombres sobre la mesa, pero la promesa de Cortés es que el reparto de candidaturas se hará equitativamente.

Lo cierto es que al final, de reelegirse como dirigente, Cortés no podrá dar gusto a todos y ahí es donde se anticipa una fractura más pronunciada, y ante un PAN dividido las posibilidades de victoria caen dramáticamente…buena noticia para Morena.

El reclamo de muchos panistas es claro: Cortés no los está escuchado. Pero eso no sólo sucede en Puebla.

Para muchos, la mayor muestra de estos oídos sordos es su rechazo a la consulta a los militantes para definir si se quieren alianzas y el perfil de los contendientes para la elección del próximo año, lo mismo que sucede en Guanajuato y Jalisco. Entre los tres estados son 52 mil militantes, el 20 por ciento del padrón que se está menospreciando.

Al final eso cobrará facturas. El enemigo parece estar en casa, aún sin querer serlo; la omisión también implica una falta de responsabilidad. El sueño de muchos parece comenzar a ser una pesadilla.

Compartir ahora

En medio de pandemia, cierra Chili’s de la Juárez

Entrada anterior

Preparatorianos BUAP, ganadores de Jóvenes en Acción, un programa del Departamento de Estado de USA

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Los Rituales